El jefe del Ejecutivo ha explicado que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, será el mando único en este nuevo período de un mes

Diario Expansión - Madrid

El presidente del Gobierno pedirá la semana que viene al Congreso de los Diputados una nueva prórroga del estado de alarma, prórroga que durará "aproximadamente un mes" pero que se negociará con los grupos parlamentarios y que puede ser "asimétrica" y terminar antes en unos territorios que en otros.

El presidente del Gobierno ha anunciado que pedirá al Congreso la autorización para decretar una nueva prórroga del estado de alarma, "la quinta y última", con una duración de un mes en vez de quince días como hasta ahora. "El camino que estamos siguiendo es el único posible", ha indicado Sánchez a la vez que ha garantizado que "todos los derechos y libertades siguen intactos". El mandatario ha incidido en la necesidad de alcanzar al respecto "un gran consenso" en el debate y la votación de la nueva prórroga que acogerá la Cámara Baja el miércoles que viene.

El jefe del Ejecutivo ha explicado que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, será el mando único en este nuevo período de un mes, bajo el sistema de coordinación con las autonomías que se ha denominado cogobernanza. "En este estado de alarma se producirá una desescalada institucional. La única autoridad delegada del Gobierno será el ministro de Sanidad y decaerán las facultades especiales que se concedieron a los otros ministerios", ha indicado.

Sánchez ha recordado que los hechos han demostrado que no se podía confiar en la inmunidad comunitaria y defiende la necesidad de limitar la movilidad y los contactos sociales. "A esa lógica responde la desescalada". Destacó, además, que el índice de contagio de la Covid-19 en España es ahora "cien veces menos que al decretarse el estado de alarma", el pasado 14 de marzo. Subrayó que "esos avances, que son insuficientes, son enormes si tenemos en cuenta el punto de partida", todo por el "sacrificio enorme de toda la sociedad española". Hace dos meses, ha destacado, el virus se propagaba a un ritmo del 35% diario, lo que implica que cada persona contagiada transmitía la enfermedad a más de tres personas. "Es lo que los expertos llaman el índice de reproducción del virus, que hoy es inferior al 1, es del 0,24%", ha dicho.

Ha insistido en la importancia del estudio de seroprevalencia, uno de los más "ambiciosos" de Europa, y cuyos resultados preliminares concluyen que el 5% de los españoles ha tenido contacto con el coronavirus, y que la tasa de letalidad del mismo es del 1,15%.

El jefe del Ejecutivo ha mostrado su satisfacción por no seguir lo que han hecho otros países en busca de la inmunidad de grupo o de rebaño (consistente en que entre el 60 y 70 % de la sociedad se infecta, queda inmunizada y deja de circular el virus), algo que han seguido algunos países que luego tuvieron que echar "marcha atrás" por las consecuencias. "Hoy sabemos que si hubiéramos seguido ese camino la infección podría haber alcanzado a más de 30 millones de compatriotas, y que podría haber costado la vida de 300.000 personas, uno de cada cien infectados o posiblemente, más porque hubiera colapsado el sistema sanitario y hubiera aumentado la letalidad", ha advertido. Por eso, ha considerado que hay que limitar la circulación durante un tiempo prudencial para evitar perjudicar a quienes están en mejores condiciones y limitar los contactos personales para frenar los contagios que aun "son muy elevados".

El estado de alarma podría acabar antes en algunas CCAA
El presidente del Gobierno ha explicado que el hipotético nuevo estado de alarma que autorice el Congreso podría durar menos de un mes en aquellos territorios que controlen el coronavirus conforme a criterios epidemiológicos. Sánchez ha apuntado a esta posibilidad porque respnde a una de las principales características de las medidas de desescalada: la asimetría territorial. "El Gobierno de España, si ve que antes de ese mes se puede levantar -el estado de alarma- en todo el territorio o en una parte, lo haremos", ha recalcado. De la misma manera que no avanzan igual todas las comunidades "habrá territorios con un horizonte temporal que no sea de cuatro semanas".Eso sucederá siempre y cuando prevalezcan los criterios epidemiológicos, ha advertido el presidente.

Sánchez, además, ha aprovechado la comparecencia para solicitar a los grupos parlamentarios que debatirán y votarán el miércoles que viene la nueva prórroga de un mes que "arrimen el hombro" y apoyen la ampliación. Tras insistir en que espera que sea la última prórroga, Sánchez ha dejado claro que su Ejecutivo y su partido, el PSOE, hablarán con los grupos para definir con qué instrumentos legislativos "gobernar la epidemia" después del estado de alarma y con la opción abierta de seguir con "restricciones a la movilidad". La prioridad es, según sus palabras, "mantener a raya" al virus.

"Salvando vidas también se salvan empresas y empleo"
El presidente ha señalado que no existe ninguna contraposición entre prioridades sanitarias y prioridades económicas y laborales en el marco de la lucha contra la epidemia y ha asegurado que "salvando vidas, también se salvan empresas y empleos". "Todo el esfuerzo que hacemos en controlar la epidemia es un esfuerzo que nos acerca mucho más a la reactivación económica y a la reincorporación laboral", ha asegurado.

En este sentido, el presidente del Gobierno ha incidido en que el "único camino hacia la reactivación económica y laboral pasa por superar de una vez por todas esta emergencia sanitaria". Ha incidido en el caso concreto del turismo, ya que sin este sector, "no se puede hablar de recuperación económica con rotundidad", pero también ha subrayado que es necesario que los turistas que venga a España tengan las garantías de seguridad y salud. "Debemos recuperar la normalidad sanitaria cuanto antes para poder relanzar nuestra actividad de oferta turística", ha incidido Sánchez, quien ha agregado que si hay precipitación y se da "un paso en falso", se podría "poner en riesgo" la confianza y la seguridad que ofrece España y que ha costado décadas lograr.

Ha dicho, además, que un 82 % de los afiliados del sector tienen algún tipo de protección, bien a través de la compensación por cese de actividad o por los expedientes de regulación temporal de empleo.

Nueva linea ICO de 20.000 millones para pymes y autónomos
Por otra parte, Sánchez ha anunciado este sábado una nueva línea ICO por 20.000 millones de euros para apoyar a pymes y autónomos afectados por el parón de actividad. Se trata de la cuarta que aprueba el Gobierno, con lo que el importe conjunto se eleva a 80.000 millones sobre el total de 100.000 millones que aprobó el Ejecutivo.

El mandatario aprovechó para volver a pedir al sector financiero que sea "suficientemente dinámico y ágil" para que los avales lleguen fundamentalmente a pymes y autónomos, "que son los que más lo necesitan". El Consejo de Ministros aprobó el pasado 5 de mayo el tercer tramo de avales para empresas por parte del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por un importe total de 20.000 millones de euros. Las líneas de avales están gestionada por el ICO, en colaboración con las entidades financieras, las cuales asumen el coste del aval, que se sitúa en un rango de entre 20 y 120 puntos básicos. El único requisito para acceder a esta garantía es que los solicitantes no estuvieran en situación de morosidad a 31 de diciembre de 2019 y en procedimiento concursal a 17 de marzo de 2020.

Enfría el impuesto a las rentas altas como lo defiende Podemos
En otro orden de cosas, el presidente del Gobierno enfrió el debate sobre el impuesto a las rentas altas tal y como lo promueve Unidas Podemos y remitió su discusión a la comisión parlamentaria que analiza y persigue avanzar en la reconstrucción económica tras la pandemia. Defendió que la reforma fiscal "está en el acuerdo" de coalición y ese es la "hoja de ruta del Gobierno en los próximos cuatro años".

Toda vez que se conocen los detalles que Unidas Podemos quiere grabar con esa figura impositiva, el presidente se remitió a la discusión en la comisión parlamentaria, "es ahí donde tendrá que debatirse y sustanciarse", apuntó. El programa de Gobierno de coalición es la hoja de ruta porque "en ese acuerdo están las medidas que vamos a poner en marcha", y ahora goza de "mayor vigencia y actualidad como consecuencia de la pandemia", defendió

Sánchez, que comentó que el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, es "absolutamente transparente" con su propuesta de subida impositiva a la rentas altas que defiende pero, aclaró, esta "es una medida que ha planteado Unidas Podemos en el seno de la comisión parlamentaria de reconstrucción y es ahí donde tendrá que debatirse y sustanciarse ante los grupos parlamentarios".

Fondo europeo contra el desempleo y Mede
Asimismo, Sánchez ha asegurado que España utilizará las distintos instrumentos aprobados en el seno de la Unión Europea para hacer frente a la crisis en caso de sea necesario y ha confirmado que recurrirá al fondo europeo contra el desempleo para financiar parte del coste de los Erte, al tiempo que no ha descartado acudir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede).

Ha adelantado que España tiene intención de acudir al fondo de reaseguro de desempleo por valor de 100.000 millones de euros que acordaron este viernes los gobiernos de la Unión Europea, bautizado con las siglas Sure, porque "lógicamente" quiere seguir financiando los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo en España. En este sentido, ha remarcado que España ha sido uno de los principales impulsores de esto fondo de reaseguro del desempleo, que ha defendido "desde el primer momento" y que podría "implicar miles de millones de euros para que España pueda seguir financiando y sosteniendo esos Erte".

Además, ha descartado que la línea precautoria del Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) acordada por los distintos países europeos sea definida como un rescate, porque se trata de una financiación "sin ningún tipo de condicionalidad macroeconómica", como sí hubo en el rescate para el sector financiero solicitado en anteriores legislaturas. A este respecto, ha remarcado que la única condicionalidad que tienen estas líneas precautorias es que los recursos económicos "se destinen a lo que se tiene que destinar, que es el gasto sanitario". "Estas líneas que se están poniendo en marcha afortunadamente, y bajo el impulso también del Gobierno de España, nada tienen que ver con rescates, tienen que ver con líneas precautorias con una condicionalidad vinculada a la crisis del Covid-19, que no solo es sanitaria, sino también social, laboral y económica", ha incidido. Por todo ello, Sánchez ha asegurado que, en consecuencia, "el Gobierno de España si tiene necesidad de utilizarlas, las utilizará".