En promedio los países de la Ocde invirtieron 20% de su PIB, para las economías de ingresos bajos la cifra fue 15% para 2019

Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) presentó un nuevo reporte con las últimas cifras de inversión en Gasto Público Social de sus países miembros. En promedio, la cifra para 2019 fue de 20% del Producto Interno Bruto (PIB) para las economías avanzadas y 15% para las pequeñas o en desarrollo.

Los países de América Latina se ubicaron entre los de menor gasto; Colombia invirtió 13,1% de su PIB; Chile, 11,4% y México 7,5% lo que dejó a la economía nacional con más gastos. Mientras que Francia, Finlandia y Bélgica fueron los de mayor inversión público social con 31%; 29,1% y 28,9% respectivamente.

“El gasto público en Colombia y en los países en desarrollo es mucho menor que en los países desarrollados, pero sobre todo mucho más ineficiente e inequitativo”, comentó Martín Jaramillo, economista y consultor en Upside Consulting.

Al analizarlo por rubro, el gasto en pensiones fue el que más ocupó fondos en 2019, en promedio 7,8% del PIB; seguido del gasto en salud, 5,6%.

De los países de la región Chile es el que menos invirtió el año pasado con 2,8% en pensiones y 4,5% en salud; México, 3,1% y 2,8%; y Colombia 5,8% en pensiones y 4,8% en salud.

En Italia y Grecia el gasto de pensiones superó los 15% y en salud la cifra fue 6,4% y 4,8%. El país que más invirtió en salud fue Francia con 8,5% que también invirtió 13,6% en el rubro de pensiones.

Finalmente, la menor cifra la tuvo Países Bajos, en donde se invirtió 2,6% en salud. Según explica el informe las aseguradoras tienen un papel importante en garantizar el servicio de salud obligatorio.

Para la Ocde el impacto de la pandemia significará un mayor gasto público en los próximos años, que se vería reflejado en el reporte de 2022. El incremento se vería en medio del proceso de recuperación.

“El incremento en el gasto público efectivamente logra amortiguar la caída y hacer más rápida la recuperación, pero esto solo puede pasar en países que han sido responsables con sus finanzas y han mantenido una deuda relativamente baja. Los países que no tienen capacidad de endeudarse por derroches del pasado podrían terminar peor si suben el gasto más allá de sus capacidades”, concluyó Jaramillo, frente al panorama de inversión.