"Si usted no acepta nuestra propuesta le vuelvo a tender la mano: no lleve a España a elecciones, negocie con nosotros desde el respeto", dijo Iglesias

Expansión - Madrid

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha hecho una nueva propuesta desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados que el PSOE ha rechazado después de haber anunciado su abstención en la votación de hoy que con casi toda probabilidad deja en vía muerta la investidura del candidato socialista a la presidencia del Gobierno.

El pleno de investidura del Congreso de los Diputados en el que tendrá lugar la segunda y definitiva votación de la sesión de investidura de Pedro Sánchez ha comenzado a las 13:30 en el mismo momento en que se hacía pública la abstención de Unidas Podemos, cuyo voto favorable era necesario para que pueda salir adelante su elección por mayoría simple.

Un pleno en el que a última hora y por sorpresa, cuando ya Sánchez había certificado su fracaso, Iglesias le ha dicho que aún estamos a tiempo de "salvar esta sesión de investidura" y tener un gobierno de coalición si acepta su propuesta, y le ha rogado que, si no, negocie después desde el respeto y no vaya a elecciones.

"Si usted no acepta nuestra propuesta le vuelvo a tender la mano: no lleve a España a elecciones, negocie con nosotros desde el respeto", ha dicho Iglesias en su discurso antes de la segunda votación del debate de investidura tras ofrecer a Pedro Sánchez renunciar al Ministerio de Trabajo a cambio de competencias en empleo.

Adriana Lastra, encargada de cerrar el debate por parte del PSOE, ha contestado a Podemos reprochando su actitud y sus formas -"esta es la segunda vez que va a impedir un Gobierno de izquierdas en España"-, le ha dicho, y ha rechazado esta última propuesta argumentando que las políticas activas de empleo están transferidas a las comunidades autónomas. "Quiere conducir un coche sin saber siquiera dónde está el volante", le ha espetado. "¿Quieren ustedes dirigir el Ministerio de Trabajo sin saber cuáles son la competencias?"

En esta segunda votación que empieza ahora, a las 15:15 horas, al candidato le bastan para ser investido más síes que noes, ya que en estos momentos solo cuenta con el apoyo firme del único diputado del Partido Regionalista Cántabro (PRC), Miguel Ángel Revilla. Además de Podemos, los diputados de ERC, y EH Bildu e IU también han anunciado que se abstendrán. Los primeros han cambiado el sentido de su voto del no a la abstención, mientras que los segundos mantienen la abstención y el representante de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, también lo hará.

La Izquierda útil
La decisión de abstenerse anunciada por el grupo confederal diez minutos antes del inicio del Pleno hace imposible en principio que Sánchez salga triunfador de este segundo intento, salvo que en el último momento el PSOE acepte el órdago que Iglesias le ha hecho desde la tribuna de oradores y así la abstención de los morados girase hacia el sí y Sánchez pudiera ser investido.

El resultado final pues está pendiente de un hilo, ya que el primero en intervenir, Pedro Sánchez, ha certificado en su discurso el fracaso de su investidura, aunque ha sido antes de que él y toda su bancada escucharan la nueva propuesta de Iglesias desde la tribuna conminándole de nuevo a negociar.

Sánchez comenzó su discurso lamentando que persista el bloqueo parlamentario y ha recalcado que los resultados del 28 de abril dejaban claro que la investidura entre fuerzas de izquierda "debería haber estado garantizada".

El Señor Iglesias "sigue sin entender que hace falta un Gobierno coherente y cohesionado, no dos gobiernos en uno", señaló Sánchez desde la tribuna de oradores, y ha proseguido lamentando que las cosas "no hayan salido como usted quería imponerlas".

El líder del PSOE, que ha sido muy duro en su discurso contra Iglesias, se ha enarbolado como representante de la izquierda útil y ha echado en cara a Iglesias que de qué sirve "una izquierda que no lo es" y que "pierde incluso cuando gana".

Es más, le ha acusado de querer entrar al Gobierno "para controlarlo" y ha subrayado que la propuesta de esta formación, con el 25% de los escaños, es controlar el 80% del gasto social. Durante las conversaciones el problema "nunca fue el programa".

También ha señalado que no está dispuesto a formar gobierno "a cualquier precio" ni tampoco "cualquier Gobierno". Tras dejar claro que su oferta a Podemos no era "ninguna humillación", Sánchez ha argumentado su rechazo a ceder el Ministerio de Hacienda a Podemos alertando de que "no se puede dejar en manos la Hacienda Pública a alguien que nunca ha gestionado un presupuesto".

Última oferta, un mensaje de alguien relevante
Después de Sánchez, Iglesias en su turno de intervención ha sido igualmente duro con Sánchez, ha insistido en que ellos no pedían sillones, sino competencias, y le ha echado en cara que en ningún momento les haya tratado con respeto "como se trata a un socio de Gobierno".

Pero después de la cadena de reproches, Iglesias por sorpresa ha hecho una propuesta final: durante su discurso ha renunciado, a propuesta de un integrante del PSOE, según ha asegurado, a las competencias del Ministerio de Trabajo -lo que parece ser el último escollo de las negociaciones- a cambio de las políticas activas de empleo. Si no acepta la propuesta, ha proseguido Iglesias, "le tiendo la mano para negociar con Unidos Podemos desde el respeto" en los próximos meses: Le pido que "no lleve a los españoles a elecciones".

Alguien del PSOE "muy relevante" y con "mucha autoridad moral" me ha escrito un mensaje sugiriéndome: "Pídele que os ceda las competencias en políticas activas de empleo". Y a continuación ha anunciado: "Renunciamos al Ministerio de Trabajo si nos ceden las competencias para dirigir las políticas activas de empleo".

Hoy a media mañana, apenas dos horas antes de que diera comienzo el pleno, Unidas Podemos publicó una penúltima oferta después de esta en redes sociales para desencallar la investidura en la que pedía una vicepresidencia social y las competencias de Sanidad, Trabajo y Ciencia y Universidades, que los socialistas rechazaron inmediatamente. Ya anoche habían descartado discutir nuevas propuestas.

La formación morada definía su contraoferta como "modesta" y con ella aspiraban a una vicepresidencia y las competencias ministeriales de Sanidad, Trabajo y Ciencia y Universidades, una oferta que el PSOE apenas tardó unos minutos en rechazar.

Entre las competencias de la vicepresidencia, los morados pedían reformar el sistema de cuidados (educación 0-3) y dependencia, asegurar la igualdad retributiva entre hombres y mujeres y los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles, además de los temas de memoria democrática.

En las competencias sanitarias, aspiraban a "asegurar una sanidad universal real y frenar las privatizaciones del sistema sanitario, así como garantizar el derecho a la eutanasia".

De Trabajo querían las competencias para subir el SMI y derogar la reforma laboral del PP en el marco de diálogo social.

Por último, en Ciencia y Universidades habían solicitado competencias para aumentar la financiación en ciencia e innovación al 2% del PIB, articular una carrera investigadoradigna y converger en la ratio de investigadores por habitante en la media europea, además de bajar las tasas universitarias y aumentar las becas.

El PSOE: "Más de lo mismo", y cierra filas
Desde el PSOE, cuya Ejecutiva se ha reunido hoy en Ferraz, la negativa fue rotunda: "más de lo mismo" aunque se plantee de "forma distinta", dijeron a Servimedia fuentes socialistas.

La reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE en la que intervinieron la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, y el secretario de Organización, José Luis Ábalos, además de Sánchez, duró apenas 40 minutos y en ella los socialistas cerraron filas en la oferta que ya mandaron a Podemos -y que estos tildaron de "decorativa"-.

"No hay carteras de primera ni de segunda": todas las carteras ministeriales contribuyen a mejorar la vida de los ciudadanos y forman parte del Consejo de Ministros, insistían fuentes de Ferraz, que se remitían en todo momento a su propuesta de ayer por ser "buena" para un gobierno de coalición.

Calvo ha reprochado a UP que no haya querido negociar y se haya situado en una "posición absolutamente imposible y fuera de la realidad, y no se haya movido de ella" y les ha reprochado que presente a los medios de comunicación como una "contraoferta" para negociar lo que ya planteó la noche anterior y ya había sido rechazado.

A lo largo de la mañana los encargados de las negociaciones hasta ayer por la tarde han dado hoy entrevistas a la Cadena Ser en la que defienden la postura de sus respectivas formaciones cruzándose mutuamente acusaciones y reproches.

Si Sánchez sale investido in extremis dará paso la nueva legislatura; si no, desde hoy se activará un plazo de dos meses para que haya otra candidatura que acabaría el 23 de septiembre, y si no se presenta una alternativa se convocarán nuevas elecciones generales el 10 de noviembre.