RIPE:
EXPANSIÓN

Para el director general de la OMS, "no hay respuestas fáciles", pero algunas naciones "han puesto el virus bajo control"

Expansión - Madrid

El coronavirus "no está bajo control" y la pandemia continúa "acelerándose y empeorando" hasta el punto de que en las últimas seis semanas se ha duplicado el número total de casos, alcanzando un total de 11,8 millones de contagiados en todo el mundo y más de 544.000 fallecidos.

Así lo advirtió este jueves el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una sesión informativa con los Estados miembro en la que anunció que la exprimera ministra de Nueva Zelanda Helen Clark y la expresidenta de Liberia Ellen Johnson-Sirleaf presidirán el panel que desarrollará la evaluación "independiente e integral" de la respuesta internacional a esta crisis sanitaria.

Tras precisar que la pandemia no ha dejado a ningún país "intacto" y ha "humillado" al mundo, el responsable de la OMS insistió en que el virus "no conoce fronteras ni diferencias" y, muy al contrario, ha "explotado" las desigualdades en el seno de los sistemas de salud y las divisiones presentes en las diferentes sociedades, "ampliando y profundizando las grietas" que ya existían.

"Todos luchan duro contra el virus, pero se han perdido muchas vidas", lamentó, para, a continuación, advertir de que los refugiados se encuentran entre los colectivos "más vulnerables" a la pandemia, que, a su juicio, "podría llevarlos al límite".

Para el director general de la OMS, "no hay respuestas fáciles", pero algunas naciones "han puesto el virus bajo control y debemos aprender de su experiencia y seguir su ejemplo". "Como comunidad global, debemos aprender tanto de los esfuerzos positivos realizados para suprimir el virus como de los desafíos que han surgido de esta dificultad global", abundó, consciente de que la "mejor defensa" ante una emergencia de este tipo es contar con un sistema sanitario "sólido y resistente" y de que la cobertura sanitaria universal resulta "esencial" para garantizar la seguridad sanitaria colectiva.

Tedros Adhanom Ghebreyesus recordó que, "durante años", la organización alertó de que una pandemia de tipo respiratorio "era inevitable". "No se trataba de si, sino de cuándo", subrayó, al tiempo que admitió que todavía el planeta "no estaba listo" para afrontarla, por lo que instó a la "reflexión" dado que esta clase de amenazas no solo "no se detendrán" sino que, a su entender, "con toda probabilidad, empeorarán".

"Debemos unirnos para tomar estas lecciones duramente aprendidas y convertirlas en acción ", apostilló, para puntualizar que esta crisis sanitaria es "una prueba de solidaridad y liderazgo global".