Los bancos centrales anunciaron en las últimas semanas recortes de las tasas de interés con el fin de mantener la liquidez

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Recientemente, el Banco de México (Banxico) recortó la tasa de interés de referencia en 50 puntos básicos y la ubicó en 6%. Con esta medida, el país que dirige Andrés Manuel López Obrador se convirtió en la última nación de la Alianza del Pacífico en informar una baja de este tipo, que tiene como objetivo darles un empujón a las economías por la crisis.

A pesar de la decisión de Banxico, la tasa de interés de México (6%) quedó por encima de la del resto de países que conforman el grupo, ya que la de Colombia se ubicó en 3,75%, mientras que la de Perú en 1,25% y la de Chile en 0,50%. La reducción anunciada por el Banco Centrar chileno convirtió a la tasa de interés de ese país en la más baja de la Alianza.

Las reducciones anunciadas en las últimas semanas por cada uno de los bancos centrales de las cuatro naciones han sido denominadas por algunos analistas y medios internacionales como históricas, ya que, por ejemplo, la tasa de interés chilena es la más baja en 10 años y la de Colombia se encuentra por debajo de la inflación (3,86%), tal como ocurrió en 2015.

Los bancos centrales de estas naciones no solo han anunciado recortes en sus tasas de interés para proveer de liquidez y preservar el funcionamiento del sistema financiero, sino que también han informado otro tipo de estrategias como subastas, compra de TES, venta de divisas y demás planes que tienen como fin mitigar el choque en el bolsillo de los ciudadanos producto de las medidas que han adoptado los gobiernos para contener el virus.

En el caso de Chile, el Banco Central entre las disposiciones que anuncio se destacan “abrir un servicio de financiación condicional para que los bancos aumenten los préstamos (seis meses y para créditos de hasta cuatro años), aceptar bonos corporativos dentro de las garantías elegibles para todas las operaciones de liquidez actuales en pesos, extender el programa de venta de divisas hasta el 9 de enero de 2021 y la creación de un programa de compra de bonos bancarios por un monto equivalente en Unidad de fomento (UF) de hasta US$4,6 millones”, según datos de la Cepal.

Por su parte, el Banco Central de Reserva del Perú (Bcrp) anunció que autorizan crédito suplementario en el presupuesto del sector público para el año fiscal 2020 a favor del pliego Ministerio de Economía y Finanzas de US$29 millones para financiar el fortalecimiento de las acciones de prevención, control, vigilancia y respuesta sanitaria ante la introducción de la enfermedad causada por un nuevo coronavirus covid-19, según información de la Cepal.

Otras de las medidas anunciadas en el país vecino es que lanzaron las primeras subastas de ‘Reactiva Perú’ para créditos a empresas por US$1.166 millones e informaron que se cobrará tasa de interés de 0,5% a bancos para créditos a empresas. “La decisión del Bcrp de reducir la tasa de referencia fue correcta, debido a que los bancos ahora tienen un menor costo de fondeo y esto se traduce en menor costo financiero y mayor plazo para las empresas y familias que necesitan liquidez”, explicó Juan Carlos Ocampo, coordinador de economía de la Universidad Privada del Norte.

A nivel local, el Banco de la República hace subasta de US$1 millón, contempla la aceptación de bonos privados con buenas calificaciones (como complemento a las situaciones se requería un bono público), comprará $2.000 millones en TES en marzo, y otros $8.000 millones para el resto del año; y compra $500.000 millones en bonos privados y entre otras, según la información de la Cepal.

Sobre las medidas que se han anunciado en lo últimos días en el país, María Mercedes Cuéllar, economista y excodirectora del Banco de la República, comentó que “las tasas se podrían reducir más, pero eso depende de los análisis que haga el banco. Además de esto, hay que ver que se han adoptado medidas interesantes en diferentes frentes”.

A su vez, Cuéllar dijo que se debería pensar en estrategias que den tranquilidad sobre los recursos de largo plazo, porque en los de corto plazo hay disponibilidad en este momento y no son necesarios.

LOS CONTRASTES

  • María Mercedes CuéllarEconomista y excodirectora del Banco de La República

    “Se debería empezar a pensar en estrategias que den tranquilidad sobre los recursos de largo plazo, porque en los de corto plazo hay disponibilidad en este momento”.

  • Juan Carlos Ocampo Coord. de economía de la Universidad Privada del Norte

    “La decisión de reducir la tasa de referencia fue correcta, ya que los bancos tienen un menor costo de fondeo y esto se traduce en menor costo financiero y mayor plazo para empresas y familias”.

En México, el Banxico ha trazado una hoja de ruta que incluye medidas como “el incremento de liquidez durante los horarios de operación para facilitar el óptimo funcionamiento de los mercados financieros y los sistemas de pagos, ampliación de los títulos elegibles para la facilidad de liquidez adicional ordinaria, operaciones de coberturas cambiarías y operaciones de crédito en dólares, entre otras”, citó El Economista.

Pese a los esfuerzos que ha llevado a cabo Banxico y en general el gobierno mexicano para mitigar el choque de la pandemia en la economía, el Jefe de Investigación para América Latina en el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), Martín Castellano, le dijo a El Economista que “el país enfrenta importantes desafíos fiscales que ameritan que se envíen señales positivas a la inversión, sobre todo en este momento de choques externos exacerbados por el covid-19”.

Bancos centrales toman más medidas
Antes de que el presidente de Perú, Martín Vizcarra, anunciara que la cuarentena se extendía por dos semanas más hasta el domingo 10 de mayo, se informó que las tasas de interés real de créditos de ‘Reactiva Perú’ serán cercanas a cero, reseñó Gestión. Además, el Banxico anunció que la permuta de valores gubernamentales y coberturas cambiarías liquidables por diferencia en dólares de Estados Unidos con contrapartes no domiciliadas en el país para poder operar en los horarios en los que los mercados nacionales están cerrados, según datos de El Economista.