.
Keir Starmer, primer ministro británico
REINO UNIDO

Los problemas con los que Starmer inicia su mandato como primer ministro británico

viernes, 5 de julio de 2024

Keir Starmer, primer ministro británico

Foto: Ruters

El líder laborista puso la creación de riqueza y la estabilidad política y económica en el centro de su discurso dirigido a los votantes

Reuters

Keir Starmer llega al poder con una de las listas de problemas más largas a las que se haya enfrentado nunca un primer ministro entrante y con pocos recursos para afrontarlos, una situación que podría cercenar cualquier "periodo de luna de miel" ofrecido por el pueblo británico.

Es una situación que no se le escapa al líder laborista y exabogado de 61 años, que pasó gran parte de la campaña electoral escuchando las preocupaciones de los votantes sobre la sanidad, la educación y el coste de la vida, pero prometiendo solo intentar mejorar un poco, y con el tiempo, la vida de los votantes británicos.

"No voy a presentarme aquí y decir que hay una varita mágica que puedo agitar el día después de las elecciones y encontrar el dinero que no hay", dijo en un debate cara a cara con su predecesor Rishi Sunak antes de las elecciones. "Se ha hecho un daño enorme a nuestra economía. Va a llevar tiempo". No es fácil.

A pesar de que va a contar con una amplia mayoría en las elecciones parlamentarias, muchos votantes están desencantados con los políticos tras años de un Gobierno conservador cada vez más caótico y plagado de escándalos, con una oposición laborista a menudo dividida y criticada por acusaciones de antisemitismo.

Aclamando la victoria de su partido en un discurso ante sus simpatizantes, Starmer dijo el viernes: "Lo hemos conseguido. El cambio empieza ahora y sienta bien. Tengo que ser sincero". "Hoy iniciamos el siguiente capítulo, comenzamos la labor del cambio, la misión de la renovación nacional y empezamos a reconstruir nuestro país".

Starmer dice que lidera un Partido Laborista cambiado, tras haber inculcado un sentido de disciplina después del largo desierto durante los años del Brexit bajo su predecesor, el veterano izquierdista Jeremy Corbyn.

Ese mensaje ha dominado las seis semanas de campaña, sin ninguna oferta política realmente nueva más allá de las que habían sido, según los laboristas, plenamente financiadas y presupuestadas. Starmer ha tratado de no aumentar demasiado las esperanzas de un cambio rápido, poniendo la creación de riqueza y la estabilidad política y económica en el centro de su discurso a los votantes.

Cauteloso y metódico, el perfil

La estrategia de Starmer, que comenzó en la política a los 50 años, está marcada por un enfoque prudente y metódico, basado en la competencia y el pragmatismo más que en una ideología predominante.

Starmer, que recibió su nombre en honor al fundador del Partido Laborista, Keir Hardie, creció en un hogar de izquierdas. Como abogado, a menudo defendió a personas desamparadas y trabajó para sacar a presos del corredor de la muerte en todo el mundo.

Se convirtió en diputado laborista en 2015, un año después de recibir el título de caballero por sus servicios a la abogacía y la justicia penal, y fue nombrado líder laborista en 2020 tras el peor resultado electoral del partido desde 1935.

Puso en marcha un plan para dar la vuelta al partido y centrarse en las prioridades. Una persona que trabajó con Starmer señaló: "(Starmer) piensa en la mejor manera de lograr que la gente se sume a él". Este enfoque ha provocado que se le acuse de ser aburrido. Ha suscitado comparaciones negativas con Tony Blair, que llevó al partido a la victoria con una aplastante mayoría en 1997.

"Creo que tiene buen corazón, pero no carisma. Y a la gente le atrae el carisma. Así es como entró Tony Blair", dijo Valerie Palmer, de 80 años, votante en la ciudad costera de Clacton-on-Sea.

Poca ilusión por los laboristas

Al no estar dispuesto a hacer promesas cuyo coste no pueda calcularse, su enfoque también ha llevado a los críticos a decir que el manifiesto del partido solo ofrece una visión parcial de lo que los laboristas harán en el Gobierno, algo que los conservadores intentaron aprovechar diciendo que Starmer subirían los impuestos.

Starmer lo negó, afirmando que no subiría los tipos del impuesto sobre la renta, las cotizaciones de los trabajadores a la seguridad social, el impuesto sobre el valor añadido ni el impuesto de sociedades.

Algunas empresas dicen que esperan un período de calma después de 14 años de turbulento Gobierno conservador, marcado por el referéndum de Reino Unido para abandonar la Unión Europea en 2016 y la crisis del coste de vida que siguió a la pandemia del covid 19 y la invasión rusa de Ucrania.

Uno de los ejecutivos del índice Ftse-100 dijo a Reuters que se había reunido varias veces con el equipo principal laborista y que el partido había hecho un planteamiento sólido a las empresas. Laura Foll, gestora de carteras de Janus Henderson Investors, dijo que parecía que Reino Unido estaba volviendo a una era en la que "lo aburrido es bueno".

Pero para los votantes, las dificultades de la vida real son una preocupación más acuciante y la gente pide a gritos que los laboristas se ocupen del maltrecho servicio sanitario, amplíen las oportunidades educativas y mejoren el nivel de vida.

Algunos votantes que quieren que los conservadores salgan del Gobierno no se han ilusionado con los laboristas, ni de Starmer. "Me entusiasma el cambio, pero no me encanta el Partido Laborista", dijo Ellie O'Connell, de 28 años, en el festival de música de Glastonbury.

Sentado en el patio de una consulta médica, Starmer tomó el té con los pacientes antes de las elecciones, escuchándoles quejarse de lo difícil que era conseguir cita. Su oferta de ayudar a formar más médicos, reducir la burocracia y controlar mejor los presupuestos omitió algo que podría ayudar: más dinero, algo de lo que su nuevo Gobierno no dispondrá en abundancia.

A la pregunta de Reuters de cómo retendría mejor a los médicos que dicen que sus salarios no son competitivos a nivel internacional, respondió: "No tengo una varita mágica que pueda agitar para arreglar todos los problemas en materia de salarios de la noche a la mañana si ganamos las elecciones".

Con solo 9.000 millones de libras (US$11.000 millones) del llamado margen fiscal, apenas un tercio de la media de los Gobiernos desde 2010, Starmer podría tener que seguir insistiendo en el mensaje de que el cambio llevará tiempo. Ello podría acortar el periodo de gracia que los votantes y los periódicos ofrecen a los Gobiernos entrantes frente a las críticas.

Este enfoque cauteloso también ha alienado a algunos miembros de la izquierda del partido. Cuando se le preguntó cómo pensaba que sería Starmer como primer ministro, James Schneider, exdirector de comunicación de Corbyn, dijo: "A la hora de la verdad, estará del lado de los empresarios frente a los trabajadores".

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Unión Europea 18/07/2024 Tal como se esperaba, el Banco Central Europeo no elevó las tasas de interés en julio

El BCE bajó en junio los tipos de interés, que estaban en máximos históricos, en un movimiento que incluso algunos dirigentes de la institución consideraron precipitado

Tecnología 19/07/2024 Colapso informático mundial pone a la ciberempresa CrowdStrike en la mira

Se ha convertido en el principal fabricante de un tipo relativamente nuevo de software de seguridad que se considera una de las mejores defensas contra el ransomware

México 17/07/2024 Santander descarta sobresaltos con cambio de gobierno; prevé transición ordenada

Banco Santander México no espera que haya algún sobresalto con el cambio de gobierno en el país y por el contrario, ve una transición ordenada