El territorio nacional se encuentra en medio de Brasil, donde el virus superó 411.821 casos; Perú, 135.905; y Ecuador, 38.471

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Cada día un nuevo récord. Esta parece ser la constante sobre las cifras del covid-19. Se alcanzan números nunca vistos en contagios, en muertes y en recuperados, y al cumplirse tres meses desde que se reveló el primer caso del coronavirus en América Latina, hoy Colombia está rodeada de los países que conforman el nuevo foco del virus que se niega a desaparecer.

¿Qué dicen los datos de los países frontera de Colombia? Si tomamos como referencia la información de la Universidad Johns Hopkins, Brasil es el segundo país con más casos de contagios en el mundo, según las pruebas realizadas, y alcanzó las 411.821 personas enfermas ayer jueves 28 de mayo.

La zona sur del país limita con Perú que tiene registrados 135.905 casos y es el segundo país en Latinoamérica con más contagios. También está Ecuador, que llega a 38.471 personas enfermas y altas tasas de mortalidad. Por el norte está Panamá con una población total de más de cuatro millones de personas (media Bogotá) y tiene 11.728 casos y está Venezuela, que según los datos del Gobierno se registran 1.245 contagios.

En suma, los cinco países frontera de Colombia tienen 599.170 casos de covid-19 lo que significa 70,6% del total de casos de Latinoamérica, región que hasta ayer contabilizaba 848.425 contagios en sus 25 países con pruebas covid.

El panorama no es alentador, pues en muertes, la región ya completa 45.416 personas y en recuperados la cifra llega a 361.048, es decir, menos de la mitad de los contagios.

La situación que enfrentan los países vecinos ha llevado a que el Gobierno Nacional anuncie que mantendrá el cierre de las fronteras mínimo hasta el 31 de agosto. La decisión que está en línea con el Estado de Emergencia se da cuando “el epicentro del virus está en Latinoamérica con una alta preocupación sobre la situación que afronta la Amazonía, Brasil, Chile y Perú”, aseguró Javier Camacho, ingeniero biomédico y docente-investigador de la Universidad EIA.

La angustia por parte de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud sobre el panorama actual, radica en que las políticas adoptadas no han sido estandarizadas y que las medidas podrían relajarse en las próximas semanas, lo que dispararía la curva, explicó Camacho quien también enfatizó en que en este momento los países del vecindario no están lo suficientemente preparados para afrontar el pico de la pandemia.

En línea con estas alarmas, los directivos de la OMS han enfatizado en que “el número de casos aumenta en varios países suramericanos. Hay mucha preocupación en torno a esas naciones, pero claramente el más afectado hasta el momento es Brasil (...) Los índices más elevados se hallan en la Amazonía, con alrededor de 450 personas infectadas por cada 100.000 habitantes”.

La situación que afronta el ‘gigante de Suramérica’, producto de la falta de coordinación por parte de la administración de Jair Bolsonaro para enfrentar al patógeno, hace que sea el primer país en contagios en la región, el segundo con más enfermos a nivel mundial (solo superado por Estados Unidos) y el sexto en número de muertes.

LOS CONTRASTES

  • Vicente Zanón Dir. del Máster en Epidemiología de VIU

    “Durante un tiempo el número de casos y defunciones va a seguir aumentando. Se debe controlar la situación cuanto antes para evitar mayores efectos”.

  • Javier CamachoDocente-investigador de la Universidad EIA

    “Hay que fortalecer las cadenas de suministros, garantizar la infraestructura y no se pueden flexibilizar las políticas adoptadas hasta el momento”.

Otro de los países que también afronta una difícil situación por el covid-19 es Perú. Los medios internacionales han señalado que hay varios factores que han llevado a que el número de casos en Perú aumenten y sean difíciles de controlar. Entre los desafíos se encuentran la informalidad que es de casi 70% y el hacinamiento en los hogares. En medio de esta problemática, “el presidente Martín Vizcarra dijo que la nación sudamericana se encuentra en “una meseta no plana” de contagios mientras espera un descenso en el brote de coronavirus”, reseñó el Diario Financiero.

Lo que está pasando en Brasil y Perú es un reflejo de la situación que afronta Latinoamérica por la pandemia y demuestran que “a pesar de que el virus tardó algo más en llegar en comparación con otros continentes, el número de casos y de fallecimientos se ha ido incrementando exponencialmente”, señaló Vicente Zanón Moreno, director del Máster Universitario en Epidemiología y Salud Pública de la Universidad Internacional de Valencia.

El tema se agrava con la situación que afronta Venezuela, ya que las autoridades de este país dicen que hay 1.300 casos y 11 muertos, lo cual para algunos expertos podría no responder a la realidad socioeconómica. No en vano Human Rights Watch y los Centros de Salud Pública y Derechos Humanos y de Salud Humanitaria de la Universidad Johns Hopkins señalaran ese país necesita de ayuda humanitaria.

Camacho aseguró que los gobiernos deben enfocarse en “fortalecer las cadenas de suministros, garantizar la infraestructura y no flexibilizar las políticas. Además, se deben tener políticas adecuadas y coherentes con la realidad de cada país”.

Así, Colombia con cerca de 25.000 casos no la tiene fácil y la expectativa es que los casos sigan en aumento.

Para combatir la pandemia es crucial el compromiso de los ciudadanos
En un momento en que la curva de contagios en América Latina se está disparando es crucial que los ciudadanos tengan claro su papel en esta lucha. Según Zanón Moreno, “es importante no colapsar el sistema sanitario, para lo cual se requiere la colaboración de los ciudadanos. El uso de mascarillas supone una barrera efectiva ante la diseminación del virus. Así como el mantenimiento de una distancia de seguridad y la adopción de medidas higiénicas”. Esto podría contener el virus, sin aislamientos, añadió.