La OEA está llevando a cabo un recuento de votos tras las elecciones presidenciales.

Reuters

El líder opositor boliviano Luis Fernando Camacho dijo que el miércoles volverá a La Paz para exigir la renuncia del presidente Evo Morales, tras verse forzado a regresar a la ciudad de Santa Cruz ante las protestas de partidarios del gobierno.

Camacho había viajado desde Santa Cruz, donde está su sede de operaciones, con una carta de renuncia para Morales, tras haber urgido a los bolivianos a “paralizar” las instituciones del gobierno en un acto realizado el lunes.

La policía de Bolivia informó a un grupo de manifestantes, que se encontraban fuera de la terminal donde Camacho permaneció por horas, que el opositor ya había abandonado el aeropuerto de El Alto, una ciudad ubicada en las afueras de la capital.

“10.000 hombres estaban desplegados de un partido político para que un solo hombre no pueda entrar a La Paz. Eso es una muestra clara de miedo”, dijo Camacho a periodistas. “Por lo tanto, el día de mañana (miércoles) a las dos y media de la tarde yo retorno a la ciudad de La Paz y así va a ser todos los días hasta que yo llegue a entrar al palacio de Gobierno”, agregó.

El pedido de renuncia que llevaba el opositor es un nuevo capítulo de semanas de protestas y huelgas a lo largo del país, provocadas por la cuestionada victoria que obtuvo Morales en los comicios presidenciales de octubre.

El expresidente de Bolivia Jorge Quiroga condenó los actos de violencia que impidieron a Camacho llegar a La Paz y comparó el accionar de Morales con el de su par venezolano, Nicolás Maduro.