Chile tiene le mejor sistema, Perú y Colombia se ubicaron a pocas décimas de distancia de la media global, Argentina es la peor

Sebastián Montes

Para determinar la sostenibilidad de un sistema de pensiones, los factores que se toman en cuenta por lo general son: el análisis de la cobertura a largo plazo, la deuda o pasivos que supone para el gobierno, la longevidad y su impacto en la tasa de la dependencia, aspectos demográficos de una nación, la edad de jubilación, entre otros.

Según el Índice Global de Pensiones elaborado por la consultora estadounidense Mercer, el país de la región que mejor cumple con dichos requisitos es Chile, al obtener una valoración de 62,7% y ser la única nación latinoamericana que superó la media global, cifrada en 59,3%. Le siguen Perú y Colombia, con 58,5% y 58,4% respectivamente, ubicándose así en la mitad del ranking global.

Las otras naciones de la región incluidas en el listado fueron Brasil con 55,9%, México con 45,3% y Argentina con 39,5%, señalada a su vez como la peor nación en materia de sostenibilidad de su sistema de pensiones.

“El hecho de que nos encontremos en la mitad es una muy buena noticia, pues generalmente el país queda rezagado en variables como informalidad y desempleo. Entonces, si bien es cierto que el camino aún es largo, vale la pena reconocer que en este tema tengamos avances importantes”, afirmó el presidente de Protección, Juan David Correa.

Entre ellos, el ejecutivo destacó la gestión que realizan las AFP en Colombia, especialmente en temas de administración de ahorro, que ya llega a $293 billones, lo que equivale a 30% del PIB y que, en términos de desarrollo, posibilita la construcción de “mejores niveles de ahorro que redunde en mejores condiciones para los ciudadanos al momento de la vejez”.

Precisamente este aspecto es uno de los más destacados por el profesor del EAE Business School, Juan Carlos Higueras, quien a su vez es autor del estudio ‘Los sistemas de pensiones a nivel mundial’, donde una de sus principales preocupaciones es la edad real de jubilación frente a la oficial, ya que “se producen jubilaciones anticipadas que penalizan el sistema”.

De acuerdo con el informe, los países con la edad efectiva de jubilación más baja son Luxemburgo y Francia con 60,8 años, seguidos de España con 62,1; mientras que los de mayor edad real de jubilación son Corea del Sur con 72,3, México con 71,3 y Portugal con 68,05.

Al mismo tiempo, Higueras destacó que la edad de jubilación varía en función de cada país desde los 47 años de Arabia Saudí hasta los 67 años de países como Italia o Noruega. Sin embargo, “en todos hay una clara tendencia hacia el aumento como forma de mantener las pensiones actuales”.

LOS CONTRASTES

  • Juan David CorreaPresidente de Protección

    “Las pensiones son un tema que generalmente se piensa cuando nos faltan 10 o menos años para retirarnos del trabajo, lo cual es un error, pues es nuestro futuro”.

  • Juan Carlos HiguerasProfesor del EAE Business School

    “Cada vez son más numerosos los países que reforman sus sistemas de pensiones basándose en esquemas mixtos público-privados donde el Estado tiene menor financiación”.

El experto también puntualizó que el ahorro previsional privado de los individuos durante su vida laboral tendrá mayor importancia en los próximos años para poder mantener un nivel de vida en la jubilación que sea similar al que tenían en los años previos a la misma. Para lograrlo, señaló la importancia de la diversificación de las fuentes de financiación de la pensión, destacando que “no se puede depender exclusivamente del sistema público”.

“Cada vez son más numerosos los países que reforman sus sistemas de pensiones basándose en esquemas mixtos público-privados donde el Estado tiene menor grado de financiación a costa del sector privado, que deberá ser quien marque la diferencia entre las pensiones cobradas por los jubilados de la misma generación, mientras que el Estado debe proporcionar una pensión básica a todos los ciudadanos que les permita tener un nivel de vida digno”, resaltó.

Unido a este debate, se debe tener en cuenta la coyuntura derivada de la pandemia de covid-19, pues los daños que ha ocasionado al crecimiento económico, el tejido productivo, el empleo y los saldos de las arcas públicas que están propiciando incrementos sustanciales de la deuda pública agotando la capacidad de financiación de los países en los mercados.

“Todo ello está acelerando el debate público sobre los sistemas de Seguridad Social en el mundo y las reformas necesarias que muchos políticos tenían aparcadas por el riesgo electoral que supone endurecer las condiciones de un colectivo, los pensionistas, que suman millones de votos”, señaló Higueras.

Uno de los focos principales del estudio de EAE Business School fue la Unión Europea, teniendo en cuenta que ha ido aumentando su gasto en pensiones en los últimos años de forma más acelerada hasta alcanzar un importe total de US$2,28 billones en 2017, mientras que para la zona euro fue de US$1,75 billones. En ambos casos, representa un incremento cercano a 27% en el periodo 2008-2017.

En cuanto a los países con mejor valoración de su sistema de pensiones, Holanda lidera el escalafón con 81%, seguido de Dinamarca con 80,3%, Australia con 75,3%, Finlandia con 73,6% y Suecia con 72,3%. Hoy en día en medio de las propuestas de reforma pensional toma mayor importancia estos estudios.