RIPE:
GESTIÓN

Jorge Mogrovejo, de la SBS, expuso los riesgos de dotar de la posibilidad a las cajas municipales de la emisión de tarjetas de débito y crédito

Gestión - Lima

La SBS se mostró en contra de la posibilidad de que las cajas municipales de ahorro y crédito puedan emitir tarjetas de crédito y débito tal como lo propone el proyecto de ley 5771-2020-CR: fortalecimiento de la inclusión financiera a través de las CMAC.

Durante su participación en la Comisión de Defensa del Consumidor del parlamento, el superintendente adjunto de Banca y Microfinanzas de la SBS, Jorge Mogrovejo, detalló las tres razones por la que se opone a esta posibilidad:

La emisión de tarjetas de crédito expone a las CMAC y a sus clientes a riesgos operacionales como robo, clonación, uso indebido de información de las tarjetas, fraudes por suplantación de identidad, entre otros.

También las expone a pérdidas aprovechando la vulnerabilidad en sus sistemas, errores de parametrización, operaciones erradas de consumo por encima de la línea aprobada a sus clientes, entre otros.

Igualmente las expone -remarca- a la ocurrencia de pérdidas asociadas a sanciones por no cumplir con requerimientos normativos exigidos como la atención de reclamos y el cumplimiento del reglamento de tarjetas de crédito y débito de la SBS.

El representante de la SBS remarcó que la emisión de tarjetas de crédito requiere de una inversión significativa en infraestructura tecnológica y digital para mitigar los riesgos de fraude.

“Este tipo de servicio bancario requiere la importante inversión de sistemas informáticos y monitoreo que emitan alertar oportunas ante actividades inusuales; al igual que mecanismos para el manejo de fraudes y estrategias de continuidad del negocio en caso de interrupción en sus servicios o de sus proveedores”, dijo.

Añadió que la emisión de plástico demanda -además- medidas para la adecuada gestión de seguridad de la información, tales como cumplir con los estándares internacionales de PCI DSS relacionado con la protección de información del tarjeta habiente y EMV relacionado con la autenticación de las transacciones.

Pero no solo se requiere de inversión en infraestructura -dice la SBS- sino también inversión en capital humano lo que implica establecer un ambiente de gestión de los riesgos, diseñando políticas y procedimientos para el correcto funcionamiento del producto.

“Así como establecer una estructura organizativa mínima que brinde soporte a las nuevas operaciones y contar con personal con conocimientos necesarios para gestionar los riesgos tecnológicos y operacionales”.

“También demanda contar con la capacidad de atender los reclamos por operaciones no reconocidas por los usuarios, siendo este producto el de mayor número de reclamos en el sistema financiero”, anotó.

Mogrovejo dijo que a la fecha únicamente tres CMAC han solicitado autorización para expedir tarjetas de crédito, de las cuales solo una obtuvo autorización que es Caja Cusco.

“La segunda CMAC retiró su solicitud debido a que contaba con importantes debilidades vinculadas sobre todo al respaldo tecnológico y a la gestión de riesgos operacionales y créditos asociados a este; mientras que a la tercera CMAC se le devolvió el expediente debido a que a dicha fecha contaba con un patrimonio efectivo por debajo del mínimo regulatorio, indicándose que luego de cumplir con ello podría solicitar la autorización nuevamente”, mencionó.