Pfizer está dispuesto a gastar US$1.000 millones en 2020 para desarrollar y fabricar la vacuna pese a las dificultades encontradas

María Carolina Ramírez Bonilla - mcramirez@larepublica.com.co

La carrera por encontrar una vacuna contra el coronavirus covid-19 no ha sido fácil para las empresas farmacéuticas y las universidades, cuyos investigadores han destinado su tiempo para el desarrollo de un antivirus. La realidad es que cada una de estas empresas y organización han tenido que pagar un costo alto para tener avances en la vacuna.

El caso de Pfizer es uno de los más representativos, pues desde su dirección ha habido una hoja de ruta clara en que la fin es encontrar la vacuna, masificarla y ayudar a la población que hoy padece de esta enfermedad. Para lograrlo su CEO Albert Bourla ha sido definitivo pues las decisiones que ha tomado hacen que la empresas se encuentre en una posición cercana a tener una prueba que sea efectiva.

Forbes realizó un artículo donde narra el proceso que ha llevado a cabo Pfizer en la búsqueda de la vacuna, en este texto, el editor Nathan Vardi comparte detalles de las decisiones tomadas por el directivo. Entre ella la de invertir US$1.000 millones en la investigación resulte o no exitosa para la humanidad.

Según el artículo, Bourla ha puesto las capacidades de fabricación de Pfizer a disposición de "las pequeñas empresas de biotecnología y también está en conversaciones para hacer grandes cantidades de candidatos a medicamentos covid-19 de otras compañías". Esto ha sido definitivo pues una de sus decisiones fue compartir con la competencia los avances que tenía de la vacuna con la intención de que todos aportaran y se lograra tener una fórmula eficiente para el otoño.

"El esfuerzo más destacado de Pfizer es su trabajo con BioNTech, con sede en Mainz, Alemania, un innovador equipo de US$120 millones (ventas de 2019) que se conoce principalmente por la fabricación de medicamentos contra el cáncer. Pfizer espera obtener la autorización de uso de emergencia del gobierno de EE.UU. para la vacuna en octubre. Su estrategia única es enfrentar rápidamente a cuatro candidatos diferentes de vacunas de ARNm uno contra el otro y duplicar al ganador más probable", cita el artículo de Forbes.

Tal como lo reseña el medio, BioNTech no está solo en la búsqueda de una vacuna de ARNm, en al competencia están laboratorios como Moderna Therapeutics, en Estados Unidos quienes ya tienen en marcha un ensayo en humanos para su vacuna de ARNm, respaldada por US$483 millones del gobierno federal. Moderna también tiene como objetivo producir millones de dosis por mes para fin de año.

En el convenio con la alemana BioNTech, Pfizer deberá pagarle US$563 millones adicionales si todo sale según lo planeado. “Un billón de dólares (US$1.000 millones) no nos va a quebrar. Y, por cierto, no planeo perderlo. Planeo asegurarme de que usemos este producto ”, dice Bourla en la entrevista con Forbos. “Nunca se sabe hasta que vea los datos. Entonces, sí, vamos a perder mil millones si la vacuna no funciona", concluyó.

Desde que la empresas decidió compartir sus avances con los demás ha tenido reportes de 340 compañías, los cuales le han brindado soporte técnico a algunos de ellos y está a punto de firmar grandes acuerdos de fabricación con otros.

"Lo que hace que el enfoque de Pfizer sea único es que está probando cuatro vacunas distintivas: diferentes plataformas de ARNm que se supone que inducen una respuesta inmune segura. La prueba compleja comenzará probando diferentes niveles de dosificación de las cuatro vacunas en 360 voluntarios de EE.UU. y 200 en Alemania, y finalmente se ampliará a alrededor de 8.000 participantes", concluye el editor de Forbes.