Un artículo publicado en el periódico británico Independent asegura que el coronavirus llevará a muchas personas a la bancarrota

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Si usted no puede ir a trabajar, no puede salir de su casa, los comercios y las oficinas no abren,  pueden pasar dos cosas: su empleador se verá obligado a despedirlo o pueden quebrar los negocios. Bajo esta tesis extremista inicia un artículo del periódico británico Independent, que está siendo viral en redes sociales y que asegura que "el coronavirus llevará a la bancarrota a más personas de las que mata, y esa es la verdadera emergencia global".

"Tan importante como combatir el virus, si no más importante, es vacunar nuestras economías contra la pandemia de pánico que se avecina. El sufrimiento humano puede venir en forma de enfermedad y muerte. Pero también se puede experimentar como no poder pagar las facturas o perder su hogar", explica Omar Hassan, el autor del artículo en el Independent, cofundador de UK MENA Hub y quien fue jefe de la inversión interna del Medio Oriente durante el mandato de Boris Johnson cuando fue alcalde de Londres.

Una de las advertencias que hace Hassan en su artículo es que el mundo debería estar preocupado por el hecho de que "los gobiernos sigan viendo esto como una crisis de salud y no económica". Y explicó el por qué: "Es hora de que los economistas se hagan cargo de los médicos, antes de que se propague la verdadera pandemia. Es difícil imaginar que Italia no esté entrando en una recesión (la novena economía más grande del mundo ahora está bloqueada). También es difícil imaginar que no afecte a Europa y a su mayor socio comercial, Estados Unidos. Y es imposible ver cómo nada de esto se sumará a una recesión mundial, a menos que los gobiernos intervengan más rápido y más duro que hace 12 años durante la última crisis financiera".

Hassan asegura en su columna que "el problema de China es el problema de todos" y en medio de eso destacó que aunque la gente crea que los más perjudicados son los de Beijing, uno de los perdedores (si no reacciona a tiempo) será el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien no podrá evitar el debilitamiento de la economía de su país.

"Casi perfectamente sincronizado con el coronavirus, estalló una guerra petrolera entre Rusia y Arabia Saudita. A corto plazo, tanto Moscú como Riad pueden permitirse la caída del 30% durante la noche en el precio del petróleo. Pero el negocio de gas de esquisto de Estados Unidos no puede: el proceso más costoso de fracking significa que gran parte del sector petrolero estadounidense simplemente no existirá si los precios del petróleo se mantienen en mínimos históricos, lo que lleva a cierres, pérdidas de empleos e incluso recesiones a nivel estatal", reza parte de la nota.

Y finaliza con una tesis mucho más amplia. Hassan asegura que más allá de los efectos del coronavirus, esto se trata del equilibrio de poder entre Oriente y Occidente.  "Las superpotencias emergentes de Rusia y China fueron testigos de lo que muchos vieron como la irrelevancia estadounidense en Siria. Y ahora están tratando de consolidar su visión de un mundo verdaderamente multipolar. En lugar de permitir que Arabia Saudita, aliada de EE.UU., lidere los mercados petroleros a través del cártel de la OPEP, Rusia y China quieren remodelar los mercados globales, y los equilibrios de poder, en su beneficio", indicó.

Es por eso que al final del artículo asegura que tanto Estados Unidos como Reino Unido deben inventar estrategias para proteger el futuro de los negocios. Además, asegura que la clave está en "buscar oportunidades para beneficiarse del nuevo orden económico mundial, no negarlo. Ignorar estos cambios será aún más perjudicial que cualquier pandemia de gripe".

Haga clic aquí para leer el artículo original.