El Gobierno y las clínicas privadas de Perú llegaron a un acuerdo tras la advertencia de Vizcarra de intervenir en 48 horas esos centros

Reuters

El Gobierno y las clínicas privadas de Perú llegaron a un acuerdo sobre el costo de atención a pacientes COVID-19 tras la advertencia del presidente Martín Vizcarra de intervenir en 48 horas esos centros si no progresaban las negociaciones.

El ministro de Salud, Víctor Zamora, dijo el jueves que el acuerdo se concretó anoche tras una reunión con representantes de la Asociación de Clínicas Particulares del Perú, en momentos en que la pandemia ha llevado al país andino al colapso de su sistema de salud y a una profunda crisis económica.

"Lo importante acá es la salud de las personas, no podemos demorar en la atención", dijo Zamora a la radio local RPP. Los casos de coronavirus suman en Perú unos 265.000 con 8.600 fallecidos, según el Gobierno. El país tiene el segundo brote más alto en América Latina después de Brasil, y el séptimo a nivel mundial, según un recuento de Reuters.

Si bien el ritmo de aumento de contagios diario ha disminuido en los últimos días, expertos en salud temen un rebrote o una segunda ola de infectados, en medio de la reapertura esta semana de centros comerciales.

El presidente centrista Vizcarra lanzó el ultimátum de expropiar temporalmente a las clínicas privadas, invocando un artículo de la Constitución peruana sobre el uso de bienes privados en caso de necesidad pública nacional.

Las clínicas privadas venían negociando desde hacía tres semanas con el estatal Seguro Integral de Salud una tarifa de atención a pacientes del coronavirus, en medio de denuncias de cobros excesivos para los enfermos que en casos extremos requieren respiradores mecánicos con cuidados intensivos.

El ministro Zamora refirió que tras la reunión en la víspera se fijó una tarifa de US$15.580 por la atención de un paciente COVID mientras dure todo el tratamiento. El acuerdo será suscrito el viernes, agregó el funcionario.

Temen un rebrote 

El Gobierno había propuesto antes pagar hasta el equivalente de US$1.003 por día de atención y la clínicas solicitaban unos US$1.308, según fuentes del Ministerio de Salud.

"Cuando hay voluntad se puede solucionar los problemas", dijo Vizcarra a periodistas en el norte del país, tras inaugurar un centro de salud estatal. El mandatario dijo que la tarifa pactada fue en "función a un análisis técnico" de las partes.

Perú fue uno de los primeros en América Latina en imponer, a mediados de marzo, una cuarentena para intentar frenar la pandemia, pero desde mayo el Gobierno ha permitido el reinicio de actividades productivas para reactivar la economía.

"Se ha llegado a una meseta hace una semana calculamos y poco a poco se ha estabilizado a entre 3.000 y 4.000 casos nuevos (diarios) de los que era 6.000", dijo el infectólogo Ciro Maguiña en una conferencia con la prensa extranjera.

La cuarentena está prevista para que termine a fines de junio y el Gobierno aún no define si la ampliará o levantará algunas restricciones en el movimiento de las personas.

"Estas semanas que se vienen por la reactivación económica van a ser más duras y puede venir una segunda ola que puede ser mucho mas crítica", afirmó Maguiña, haciendo referencia además a la gente que se ha volcado a trabajar en las calles en un país con una gran informalidad. "El hambre paga factura", afirmó.