.
GLOBOECONOMÍA ¿Está viviendo el mercado global otra burbuja tecnológica o la llamada puntocom?
lunes, 31 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Si el mercado vive una nueva burbuja tecnológica ya no es la pregunta del millón. Ahora es la cuestión de los 1.000 millones, que es la ingente pérdida de capitalización que registró el miércoles King, el padre de Candy Crush Saga, en su estreno en Wall Street.

Sus acciones, protagonistas de la peor salida a Bolsa en lo que va de año, cayeron un 15,6%, pasando de US$22,5 a apenas 19 y reduciendo su valoración a menos de 6.000 millones. ¿Qué ha pasado? ¿Aqué se debe el desplome de King? ¿El pesimismo se limita a un caso concreto o se extiende a todo el sector? En otras palabras, ¿estamos ante una nueva burbuja puntocom? 

División de pareceres 
Las opiniones de los expertos están más divididas que nunca y cada nueva noticia no hace más que avivar el debate. King es sólo la punta del iceberg de una ristra de anuncios que están revolucionando el mercado. La reina es Facebook, cuya compra de WhatsApp por US$19.000 millones en febrero marcó un récord en Silicon Valley.

¿Pagó demasiado la red social?, se preguntaban todos. ¿O es justa la valoración en una nueva era digital que nada tiene que ver con la del año 2000? Por si esas dudas fueran pocas, a la red social le han seguido otras noticias en los últimos días, como las nuevas estimaciones de las firmas en rampa de salida a bolsa. Por ejemplo, el valor de Airbnb ha pasado en sólo año y medio de US$2.500 millones a US$10.000 millones.

¿Vale eso un portal de vacaciones?, se preguntan los expertos ahora. También siembra dudas el reciente anuncio del posible debut de Box, un servicio de almacenamiento de información en la nube que aún no es rentable.

Este último punto lleva a la gran cuestión: ¿Es necesario tener una buena situación financiera para saltar a Wall Street? Las respuestas también están divididas, pues hay ejemplos para todos los gustos. En un lado del ring, destaca el caso de Twitter, que se disparó un 73% en una exitosa oferta de venta de acciones (OPV) en noviembre de 2013 sin tener siquiera ingresos. 

En el otro lado del ring, está King, que se ha desplomado en su estreno pese a que genera ingentes ventas, está libre de deuda y presume de flujo de caja positivo desde 2005. ¿En qué punto nos deja esto? ¿Hay acaso alguna respuesta al debate sobre la posibilidad de que se estén inflando las valoraciones de las firmas puntocom? No la hay.

El problema con las burbujas en los mercados de valores es precisamente que son muy difíciles de detectar. Pero si hay un indicador que puede servir de referencia, es el número de empresas que no tienen apenas facturación pero que están mirando a Wall Street.

«Y en los últimos seis meses hemos visto una proliferación de este tipo de compañías», advierte Ian D’Souza, profesor de la Universidad de Nueva York, que avisa de que la tendencia de las OPV empieza a parecerse a la que hubo antes de la burbuja del año 2000.

Entonces, casi el 80% de los debuts en Bolsa previos al pinchazo puntocom era de empresas deficitarias. Ahora, en lo que va de año, el porcentaje es ya del 75%, en un escenario en el que «los inversores no van a hacer caso omiso de los fundamentos económicos», advierte Arvind Bhatia, analista de Sterne Agee. 

Ratios 
King es uno de esos casos. 

Puede que sus finanzas estén prácticamente saneadas pero, a día de hoy, ese éxito parece efímero, pues cerca del 80% de los ingresos de la firma proceden de los caramelos de Candy Crush. Ahora mismo, no hay ninguna aplicación que releve al popular juego de King, que nació hace una década. Además, diez años es una vida muy corta si se compara con los titanes del sector, como Microsoft (fundada en 1975), Apple (en 1976) o la centenaria IBM, cuyos orígenes se remontan a 1911.

Otros expertos comparten esta opinión. «Es oficial: estamos en una burbuja tecnológica», alerta Steve Tobak, consultor de Silicon Valley. Pone sobre la mesa las valoraciones de las empresas de Internet, que ve «injustificadamente altas». En LinkedIn, por ejemplo, la ratio precio-ganancias (el valor de la acción expresado en número de veces de sus beneficios) es de 942.

En Amazon, de 632. En Netflix, de 245. En Facebook, de 116, y en Twitter de 44. Vistos estos datos en conjunto, cerca del 40% de las acciones tecnológicas están operando cinco veces por encima de sus ventas, un nivel sólo comparable al de finales de la década de los años 90, según Morgan Stanley. 

En contra 
Pero, en el otro lado de la balanza también hay diferencias respecto a aquella situación previa al año 2000: la mayoría de las acciones tecnológicas con un precio quizá demasiado alto no son las que tienen grandes capitalizaciones de mercado.

Y un estallido de la hipotética burbuja a base de empresas pequeñas y de rápido crecimiento parece menos problemático que posibles liquidaciones de megacompañías con mayor peso en las bolsas de valores.

Otro argumento en contra de la posible burbuja es que las nuevas compañías han construido bases de usuarios importantes y, si llegan a monetizar esa popularidad, podrían empezar a obtener importantes ganancias.

Aunque esa posibilidad se conjuga solamente en futuro, algo que asusta hoy al mercado por la virulencia de la caída bursátil de King, cuyos caramelos han dejado muy mal sabor de boca a los inversores de Wall Street.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Energía 23/09/2021 BP cierra gasolineras en Reino Unido por escasez de conductores de camiones

Es síntoma de un empeoramiento de la crisis de la cadena de suministros, que ha golpeado incluso la industria alimentaria.

Industria 22/09/2021 Rappi en Chile pone presión a su competencia y repartirá productos frescos

Plataforma lanzó servicio de despacho ultra rápido Turbo Fresh, se planea la apertura de más 40 dark stores para abastecer demanda.

Bolsas 24/09/2021 Dólar cotiza cerca de mínimo de una semana ante incertidumbre por Evergrande

La moneda se vio perjudicada después de que Pekín inyectó liquidez en su sistema financiero el jueves, tras el anuncio de Evergrande

MÁS GLOBOECONOMÍA