De acuerdo con estos datos, el PP lograría entre 85 y y 90 escaños, frente a los 66 de las elecciones de hace seis meses

Expansión - Madrid

La repetición electoral ha presentado una fotografía algo diferente a la de abril, aunque también llena de dificultades para los pactos. El Psoe ganaría las elecciones generales del 10 de noviembre, con un apoyo del 28,09% y 120 escaños (tres menos que en abril), con el 94,18% de los votos escrutados.

El partido de Pedro Sánchez pierde apoyos y de nuevo tendría que pactar para gobernar. Además, esta vez con menos ventaja respecto a las otras formaciones y menos fuerza en comparación con las pasadas elecciones. El bloque de izquierda supera al de derechas, pero no logra mayoría absoluta.

Además, el PP sería la segunda fuerza política, con el 20,79% de los votos y 88 escaños, frente a los 66 que obtuvo en la contienda de hace seis meses. Por lo que Pablo Casado saldría reforzado de la repetición electoral.

Por su parte, Vox daría la sorpresa al casi duplicar los resultados de abril, cuando obtuvo 24 escaños y convertirse en la tercera fuerza política en el Congreso. Con más del 87% de los votos escrutados, el partido de Santiago Abascal lograría un apoyo del 15,12% y 52 escaños.

En gran batacazo lo protagonizaría el partido de Albert Rivera. Ciudadanos se hundiría hasta un apoyo del 6,79%, que se traducirían en 10 diputados, desde los 57 que consiguió en abril.

Por su parte, Unidas Podemos tendría 35 escaños, siete menos que en abril, y Más País (el partido de Íñigo Errejón) irrumpiría en el Congreso con tres escaños. El partido de Pablo Iglesias sería así uno de los damnificados de la repetición electoral.

ERC sufre la irrupción de la CUP, que entra en el Congreso con 2 diputados. El partido de Oriol Junquerasobtiene 13 escaños, justo dos menos que en abril. Además, Junt obtiene 8, uno más que en los pasados comicios.