La Guerra comercial y los problemas internos de los países están entre los factores que han afectado el valor de las divisas según señalan los analistas

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

Los sorpresivos anuncios de aranceles de Trump, las represalias comerciales del presidente chino Xi Jinping, las drásticas decisiones del primer ministro británico Boris Johnson, la resignación de un Mauricio Macri que pide más tiempo para cumplir el pago de deuda, la lucha de Bolsonaro por esquivar la recesión con una reforma y la visión “romántica” de Andrés López Obrador sobre el crecimiento económico de México tiene a las monedas en una verdadera montaña rusa. En una semana se deprecian frente al dólar, pero al final vuelven y se recuperan.

Una muestra de ello se dio el viernes pasado. Aunque la mayoría de las divisas latinoamericanas registraron una leve alza, el análisis de su comportamiento en el mes resultó con grandes pérdidas. La mayoría fueron generadas principalmente por las tensiones entre EE.UU. y China, así como por los problemas internos de cada economía.

Si habláramos de perdedores y ganadores, al que le ha ido peor este año es el peso argentino. En los últimos 12 meses (agosto 2018-agosto 2019) se ha devaluado 53,76% frente al dólar, y si se hace un corte de cómo le ha ido en lo corrido del año (enero-agosto 2019), la situación no mejora, pues la pérdida ha sido de 37,53% y solo en agosto la devaluación ya asciende a 25,45%, según cifras de Bloomberg.

Mario Acosta, gerente de estrategia de Ultraserfinco, explicó que “la guerra comercial y, en general, con el ambiente de aversión al riesgo que hay entre los inversionistas, se ha depreciado el valor de las monedas en los mercados emergentes”.

Acosta agregó que en este caso “hay un componente interno importante que son las elecciones primarias de Argentina, porque el mercado esperaba que se mantuviera el gobierno de Macri; además, la alianza de los Fernández asustó a los inversionistas y aumentó la probabilidad de impagos y una posible reestructuración de su deuda”.

Pero lo político no ha sido lo único que ha influido en la devaluación del peso argentino. Así lo aseguró Juan David Ballén, jefe de investigaciones de Casa de Bolsa: “Argentina es un país con déficit gemelo amplio, lo que genera que los inversionistas extranjeros retiren su inversión. Además, están viviendo algo que llamamos riesgo idiosincrásico, que son propios de cada país, pues la dupla Fernández no se caracteriza por ser tan promercado y esto asustó a los inversionistas generando la baja de su moneda y que el dólar estuviera a la alta”.

La segunda posición ene l ranking de las monedas emergente más devaluadas cambia un poco cuando se analizan los períodos. Si lo vemos en los últimos 12 meses, el peso colombiano es el que más ha perdido frente al dólar con -15,92%; pero si vemos en lo corrido del año es el real brasileño con -11,7%; y el tablero vuelve a cambiar si observamos solo el mes, pues en agosto la segunda moneda emergente más devaluada es el real brasileño con -7,36%.

Ante esta volatilidad, Trump ha denunciado en varios mensajes publicados en su cuenta de Twitter que hay una guerra de divisas, como una estrategia de los gobiernos para debilitar al dólar. Sobre esta tesis, Ballén precisó: “en un mundo ideal, las monedas deberían fluir y moverse con libertad, sin embargo en el caso de China, Estados Unidos ha sugerido que ellos han interviniendo en el mercado y que su devaluación ha sido intencional, pues ha sido su estrategia para no sentir un golpe tan fuerte por el dólar y los aranceles, pero si China hace eso no solo genera impacto en Estados Unidos, sino en todas las monedas a nivel mundial, y para defender sus economías puede que otras sigan el ejemplo y comiencen también a devaluar su moneda”.

Y agregó: “el motivo real por el que se está fortaleciendo el dólar es por la debilidad mundial, y no va a parar hasta que la desaceleración económica no toque fondo”.

Aunque el viernes pasado los medios de comunicación hicieron eco de que el yuan chino es una de las divisas más penalizadas por la guerra comercial, hasta el punto de que en la jornada del pasado 30 de agosto cerró su peor mes en 25 años, tras superar el -4%, es la séptima moneda emergente más devaluada en lo que va de año (-3,75%), en los últimos 12 meses (-4,22%) y la sexta tan solo en agosto (3,46%).

Acosta argumentó que además de la guerra comercial, también afectó “el ambiente de aversión al riesgo por parte de los inversionistas, lo que deprecia el valor de las monedas en mercados emergentes y puntualmente en China cuando salen las medidas de EE.UU. y se debe buscar una manera de proteger su economía para ser competitivos con sus exportaciones”.

Esta situación explica la volatilidad del yuan y el continuo afectamiento de la economía mundial pues “aunque Donald Trump diga que se va a sentar con los chinos para acordar algunas condiciones y precios, éstas son arandelas que no resolverán la situación de fondo”, dijo Ballén.

El caso de la libra

La libra ha sido otra de las monedas que han presentado grandes volatilidades. “Con el brexit y la salida de Theresa May llegó Boris Johnson a dirigir el proceso y él ya dejó claro que habrá un Brexit fuerte, lo que significa, sin negociaciones con la Unión Europea, factor que era importante porque ayudaba a que el impacto negativo no fuera tan grande. A nivel interno las cosas tampoco están bien, porque hay quienes se quieren separar”, explicó Ballén.

En lo que va del año, la libra esterlina se ha devaluado 4,12%, siendo la sexta que más ha perdido frente al dólar; mientras que en los últimos 12 meses esa devaluación es de 6,09%.

Acosta aclaró que “el comportamiento reciente del mercado es que casi todas las divisas se deprecian frente al dólar y quizá la única moneda segura ahora es el yen japonés y algunos commodities que han subido frente al dólar como el oro o algunos metales preciosos”. Precisó que casi todas las monedas se deprecian y las divisas que son consideradas como refugio, para los inversionistas, como son el dólar, el yen y el franco suizo.

Otro de los afectados con este conflicto ha sido el peso mexicano, que según Reuters, cerró su peor mes desde octubre de 2018, con un retroceso mensual de 4,8% a pesar de un alza intradía de 0,45%. El peso colombiano perdió el viernes 0,09%, sumando una caída de 3,9% en el mes.

Bancos en Argentina deberán tener autorización para distribuir resultados

Debido a la caída de la moneda argentina y de los golpes que han tenido los bonos, en medio de la calificación soberana de la deuda por parte de tres agencias crediticias, el Banco Central anunció una nueva medida con la que garantizará la liquidez del sistema financiero del país.

Por ello, desde el miércoles también ha utilizado cerca de US$1.000 millones en reservas, buscando que el peso no se siga debilitando y explicaron que por “incertidumbre, buscamos que la liquidez sea mayor para evitar cualquier tipo de falta de dinero”.