Las medidas están encaminadas a garantizar el bienestar de las familias, con ayudas para el cuidado de los menores, y de las empresas

Diario Expansión - Madrid

El Gobierno celebra hoy un Consejo de Ministros extraordinario en el que tiene previsto aprobar un paquete de medidas laborales y económicas para paliar los efectos que el plan de contención del coronavirus está generando en familias y empresas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recalcado este jueves que el Ejecutivo "hará lo que haga falta, cuando y donde haga falta" en coordinación con las comunidades autónomas para frenar la crisis provocada por el coronavirusm, ha señalado hoy en un mensaje en Twitter horas antes de la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros que tiene previsto aprobar un plan de choque ante la extensión del COVID-19, con medidas laborales y económicas para paliar los efectos que el plan de contención está generando en familias y empresas.

"El Gobierno, en coordinación con las comunidades autónomas, hará lo que haga falta, cuando y donde haga falta", ha insistido Sánchez aludiendo a un mensaje del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quien -tras conocer la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump de cancelar los vuelos procedentes de Europa durante 30 días- ha señalado que Europa está tomando las medidas necesarias para contener el coronavirus y limitar el número de afectados.

Las medidas están encaminadas a garantizar el bienestar de las familias, con ayudas para el cuidado de los menores, y de las empresas, con líneas de crédito para favorecer su liquidez o aplazamientos y moratorias tributarias, según explicó anteayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Esta última medida, la de facilitar liquidez a las pymes, fue una de las más destacadas por Sánchez en su comparecencia de hace dos días, porque según subrayó, el Gobierno no permitirá que "tensiones de liquidez temporal se vuelvan problemas de solvencia para las empresas".

Está previsto que el Consejo apruebe una moratoria de las cotizaciones a la Seguridad Social de empresas y autónomos de determinadas zonas y sectores durante tres meses, de forma que podrán ser abonadas en el plazo de un año a contar desde su devengo, sin recargos ni intereses de ningún tipo.

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha anunciado en una entrevista en Onda Cero que se aprobará una nueva prestación económica de la Seguridad Social para compensar la pérdida de ingresos a los progenitores que se vean obligados a trabajar menos horas para poder cuidar de sus hijos durante el tiempo en el que las escuelas permanezcan cerradas.

También está previsto que se apruebe una moratoria en el pago de cotizaciones para empresas y autónomos de las zonas más afectadas por el coronavirus (de momento Madrid, La Rioja y algunas zonas del País Vasco). En concreto, se ofrecería el plazo de un año para pagar las cuotas, pero sin intereses ni recargos.

Estas medidas persiguen descargar de costes a empresas y autónomos y se suman a otra iniciativa aprobada ayer por el Gobierno: la de considerar como una baja por contingencias profesionales a los trabajadores en cuarentena, de forma que la prestación a percibir por estos pasa a ser más alta (del 75% frente al 60% de una enfermedad común) y asumida desde el primer día por la Seguridad Social, con lo que se evita que el trabajador pierda los tres primeros días de su sueldo y que la empresa costee la baja del cuarto al decimoquinto día.

El plan de choque en el que trabaja el Gobierno está "muy avanzado", según las fuentes consultadas, sobre todo en lo que concierne a las medidas en materia de Seguridad Social y de liquidez para las empresas. En este sentido, Sánchez avanzó ayer que el plan incluirá medidas para facilitar liquidez a las empresas, como líneas de créditos y aplazamientos en el pago de impuestos.

En lo que respecta a las medidas laborales, fuentes de Trabajo han informado a Europa Press de que ya se han celebrado varias reuniones con los agentes sociales y de que existe un "amplio consenso" sobre las medidas que se adopten.

Una de ellas, tal y como adelantó el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, será la de reponer a los trabajadores afectados por suspensiones temporales de empleo el tiempo de la prestación de desempleo que consuman durante el ERTE.

El presidente del Gobierno dijo ayer que se intentará proteger el empleo en sectores que sufran caídas temporales de la demanda, con procedimientos de flexibilidad laboral (reducciones de jornada, ajustes temporales) para que las empresas no tengan que despedir.

El plan contemplará también medidas específicas en el sector del turismo y en el del transporte por ser muy sensibles al brote de coronavirus.

Pedro Sánchez se reúne hoy los con agentes sociales
Aunque estaba previsto que Sánchez explicaría a los agentes sociales estas medidas antes de que las aprobara el Consejo, finalmente la reunión del Ejecutivo se celebrará antes del encuentro del presidente con patronal y sindicatos. En cualquier caso, el propio Sánchez explicó el martes que ya han estado hablando estos días con los agentes sociales para ir explicándoles las actuaciones previstas.

Después del Consejo de Ministros, Sánchez se reunirá con los presidentes de las patronales CEOE y Cepyme, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva, y los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, para comentar estas medidas y valorar otras que serían adoptadas la semana que viene. Este encuentro tiene la intención de impulsar el diálogo social y establecer su estructuración para los próximos meses, con diferentes calendarios y mesas de actuación.

Las medidas de apoyo económico, que previsiblemente se aprobarán mañana por la mañana, ya han sido dialogadas en las distintas mesas del diálogo social durante estas semanas entre el Gobierno, los sindicatos y la patronal.

No obstante, durante el encuentro que se celebrará a las 17.00 horas, presidencia presentará un plan de choque por el coronavirus y no se descarta que se debatan medidas adicionales desde e punto de vista laboral.

A la reunión asistirán los cuatro vicepresidentes del Gobierno -Carmen Calvo, Pablo Iglesias, Nadia Calviño y Teresa Ribera-, así como los ministros de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, de Turismo y Comercio, Reyes Maroto, y de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá.