Su reemplazo podría frenar la investigación sobre la presencia de Rusia en las elecciones

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, renunció a su cargo hoy a solicitud del presidente Donald Trump. La razón por la que el mandatario le solicitó dejar el cargo se debe a la cesión de control de la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016 por parte del funcionario, según fuentes oficiales.

En una carta dirigida al presidente, Sessions mencionó que "desde el primer día que vine a trabajar a esta oficina, lo hice con la determinación de cumplir con mi deber y servir a mi país. He hecho mi mejor esfuerzo para apoyar los procesos fundamentales de la justicia", destacó.

En su reemplazo, Trump instaló a Matt Whitaker como fiscal general interino, poniéndolo también al frente de la investigación sobre la trama rusa, actualmente encabezada por el fiscal especial Robert Mueller.

Según detalló la agencia de noticias Bloomberg, Whitaker ha sido "crítico" de la investigación sobre la trama rusa, por lo que podría frenarla o incluso despedir a Mueller si así lo decide.

Aún no se conoce la fecha en la que Trump nombrará a un fiscal de planta.