La cifra de estadounidenses que han pedido la subvención por desempleo probablemente se haya elevado a un récord de 26 millones

Reuters

La cifra de estadounidenses que han pedido la subvención por desempleo probablemente se haya elevado a un récord de 26 millones de personas en las últimas cinco semanas, lo que confirma que todos los puestos de trabajo creados durante el mayor auge de empleo en la historia de Estados Unidos fueron suprimidos en aproximadamente un mes, ante el salvaje impacto del coronavirus en la economía.

El informe semanal de solicitudes de prestaciones por desempleo del Departamento de Trabajo del jueves se sumará a una creciente lista de datos económicos cada vez más desalentadores. Se publicará, además, en un clima de crecientes protestas contra los confinamientos nacionales para controlar la propagación de la COVID-19, la enfermedad respiratoria potencialmente letal causada por el virus.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que aspira a un segundo mandato en la Casa Blanca en las elecciones generales de noviembre, se ha mostrado impaciente por reactivar la paralizada economía nacional. Trump aplaudió el miércoles las medidas tomadas por un puñado de estados liderados por los republicanos para comenzar a reabrir sus economías, a pesar de las advertencias de los expertos en salud sobre una posible segunda oleada de infecciones.

La economía de los EEUU está perdiendo puestos de trabajo a un ritmo y a una escala nunca antes registrados”, dijo Scott Anderson, economista jefe del Bank of the West en San Francisco. “Es comparable a un desastre natural a escala nacional”.

Las solicitudes iniciales de prestaciones estatales de desempleo probablemente totalizaron 4,2 millones en la semana que terminó el 18 de abril, según una encuesta de economistas de Reuters. Pese a tratarse de una cifra que habría parecido inconcebible hace menos de dos meses, sería inferior a los 5,245 millones de la semana anterior. Las estimaciones de algunos analistas para la encuesta para los datos del jueves llegaban hasta los 5,50 millones.

Según la media de los pronósticos, los datos de las solicitudes de la semana pasada llevarían las solicitudes de prestaciones por desempleo acumuladas a unos 26,2 millones desde la semana que terminó el 21 de marzo, lo que representa alrededor del 16% de la población activa. La economía creó 22 millones de puestos de trabajo durante el auge del empleo que comenzó en septiembre de 2010 y terminó abruptamente en febrero de este año.

Los economistas prevén que en abril se hayan perdido hasta 25 millones de empleos después de que la economía eliminara 701.000 puestos de trabajo en marzo, lo que supuso el mayor descenso en 11 años.

“Esto borra todas las ganancias de empleo durante la larga expansión”, dijo Joseph Brusuelas, economista jefe de RSM en Nueva York. “Una vez que la economía empiece a reabrir, las demandas de prestaciones se ralentizarán, pero tenemos que ser sinceros, no todo el mundo va a recuperar su trabajo”.