.
REINO UNIDO

El cambio climático alimenta un nuevo tipo de ansiedad, según los terapeutas

viernes, 16 de febrero de 2024
Foto: Bloomberg

La ansiedad climática es otra cosa, dice Hickman. "No sabemos al 100% cómo afrontarla. Y sería un gran error tratarla como otras ansiedades con las que estamos muy familiarizados y que existen desde hace décadas. Ésta es mucho, mucho peor".

Bloomberg

Cuando a la psicoterapeuta Caroline Hickman le pidieron que ayudara a un niño a superar el miedo a los perros, le presentó a su Labradoodle, Murphy.

"Consigues que el niño se sienta seguro en relación con el perro y le enseñas habilidades para manejar a un perro", dice. "Desarrollas las habilidades, la competencia y la confianza, y luego tienen menos miedo a los perros en general".

La ansiedad climática es otra cosa, dice Hickman. "No sabemos al 100% cómo afrontarla. Y sería un gran error tratarla como otras ansiedades con las que estamos muy familiarizados y que existen desde hace décadas. Ésta es mucho, mucho peor".

En los casos más críticos, la ansiedad climática altera la capacidad de funcionar día a día. Según la investigación de Hickman, los niños y jóvenes de esta categoría sienten distanciamiento de amigos y familiares, angustia al pensar en el futuro y pensamientos intrusivos sobre quién sobrevivirá. Los pacientes comprueban obsesivamente si hay condiciones meteorológicas extremas, leen estudios sobre el cambio climático y practican el activismo radical. Algunos, de forma devastadora, consideran el suicidio como única solución. Y Hickman no es el único experto que ve esto. En su libro A Field Guide to Climate Anxiety, Sarah Ray describe a una estudiante que tenía una "eco-culpabilidad autodestructiva" tan grave que dejó de consumir casi todo, incluida la comida.

La preocupación de la mayoría de la gente por el calentamiento global no es tan pronunciada. Puede resultar difícil determinar con exactitud qué es la ansiedad climática y, por tanto, qué hacer al respecto. Especialmente en el caso de los adultos, sigue existiendo un estigma a la hora de admitir que está afectando gravemente a tu vida. Pero los terapeutas informan de que están lidiando con un aumento de la demanda de clientes que dicen que el cambio climático está teniendo un profundo efecto en su salud mental, y los estudios sugieren que la angustia está cada vez más extendida. Los métodos profesionales existentes para tratar la ansiedad no siempre son adecuados en estas situaciones. Para la comunidad de asesores, la situación exige un nuevo manual.

En 2021, un estudio de 10.000 niños y jóvenes de 10 países, del que Hickman es coautora y que se publicó en The Lancet Planetary Health, reveló que el 59% estaba muy o extremadamente preocupado por el cambio climático y más del 45% afirmaba que tenía un efecto negativo en su vida cotidiana. Una encuesta entre profesionales de la salud mental del Reino Unido, publicada el año pasado en The Journal of Climate Change and Health, descubrió que percibían "significativamente más" pacientes que describían el cambio climático como un factor de su salud mental o malestar emocional, un aumento que los participantes esperaban que continuara. Lo frustrante es que la ansiedad climática también puede solaparse con problemas de salud mental ya existentes, lo que dificulta su análisis aislado.

Los terapeutas explicaron a Bloomberg Green que suelen observar un aumento de pacientes con ansiedad climática cuando el cambio climático es noticia, a menudo en torno a una conferencia de la ONU sobre el clima, un informe científico importante o un episodio de mal tiempo. Según los terapeutas, los científicos que trabajan en la lucha contra el cambio climático fueron uno de los primeros grupos que experimentaron este tipo de ansiedad. Entre las cerca de 300 personas que respondieron a una encuesta de los lectores de Bloomberg Green sobre la ansiedad climática, algo menos de una de cada cinco afirmó haber tratado el tema con un profesional de la salud mental.

Una de las encuestadas, Natalie Warren, británica expatriada de 42 años que vive en Sydney (Australia), nos dijo que, aunque no estaba en terapia, había sentido un fuerte impulso de actuar. La ansiedad climática le pareció diferente a un problema de salud mental anterior: es externa, en lugar de interna, afirma.

"No hay nada malo en alguien que sufre ansiedad climática", dice. "No es a ellos a quienes hay que curar".

Entonces, ¿qué hacen realmente los terapeutas en sus salas de tratamiento? Lo primero es que no hacen ningún diagnóstico, ya que la ansiedad por el cambio climático no es un trastorno. "La consideramos más bien como una respuesta comprensible a un peligro real y racional", afirma Patrick Kennedy-Williams, psicólogo clínico residente en Oxford (Reino Unido). Trabajar con alguien que padece ansiedad social o fobia consiste en parte en "recalibrar su sentido del riesgo y las amenazas", afirma, es decir, realinear el miedo con el nivel real de amenaza. Eso no suele ocurrir con el cambio climático, dice, porque "la amenaza es real".

Además, no existe un "caso clásico" de ansiedad climática o ecológica. Algunos pacientes pueden necesitar hablar de su experiencia directa con los efectos del clima, como una inundación o un incendio forestal que destruya una casa, mientras que otros pueden, por ejemplo, querer hablar de su culpa por ver sufrir a otros, o de sus luchas con amigos o familiares que se muestran desdeñosos u hostiles. Puede que la gente ni siquiera diga que siente "ansiedad", dice, y que en su lugar utilice palabras como trauma, dolor y depresión. "No encaja perfectamente en nuestra forma de pensar sobre la salud mental", afirma Kennedy-Williams, "probablemente porque la crisis climática y nuestra relación con ella es mucho más polifacética que eso".

La ansiedad climática suele acabar vinculada a muchos otros dilemas en el curso normal de la vida de una persona, incluidas grandes decisiones como tener o no hijos, dónde vivir o qué hacer en el trabajo. Muchas de estas cuestiones son ya de por sí muy estresantes y emocionales. El problema de tener o no hijos, en particular, es uno de los que Kennedy-Williams ha visto "enormes cantidades de angustia" en la sala de terapia, dice.

Kennedy-Williams compara su experiencia con pacientes que luchan contra la ansiedad climática con el trabajo con personas que se enfrentan a enfermedades que limitan su actividad o a dificultades médicas, en las que no suele haber soluciones claras. "No puedes decir simplemente: 'En realidad, estoy seguro de que no hay nada de qué preocuparse. Estoy seguro de que todo irá bien'", afirma. En lugar de eso, intenta ayudar a los pacientes a "prosperar y encontrar la alegría en circunstancias difíciles".

Algunas ansiedades están vinculadas a desencadenantes concretos, que pueden abordarse y resolverse directamente. Pero el cambio climático es más amplio. El calentamiento global tampoco puede resolverlo una sola persona, por lo que es imposible adquirir una sensación de confianza y control sobre el problema. "No puedes resolverlo personalmente", dice Hickman. "Puedes irte a reciclar y convertirte en activista, o hacer X, Y, Z, pero es un problema global. No es personal". Muchos pacientes también sienten que los que están en el poder están dormidos al volante, lo que se suma a la sensación de que nadie tiene el control, dice.

Quizá uno de los aspectos más sorprendentes de la ansiedad por el cambio climático: También puede estar vinculada a la negación del clima. Según los expertos, ambas pueden entenderse como manifestaciones diferentes de un mismo sentimiento. "Los teóricos de la conspiración son tranquilizadores", dice Hickman. "Si no toleras la ansiedad, entonces girarás para creer a alguien que te hace falsas promesas".

Superar todos estos sentimientos es clave para que realmente se tomen medidas para resolver la crisis climática. Según Louise Edgington, psicóloga educativa británica especializada en psicología climática que trabaja sobre todo en escuelas, el miedo y la falta de poder llevan a la gente a encerrarse en sí misma, centrándose en la autoconservación y la supervivencia, en lugar de en los medios más colectivos necesarios para abordar realmente el cambio climático como un problema.

"El bienestar no consiste sólo en abrazos agradables y sentirse bien", afirma. "Es una parte crucial para hacer realmente los cambios que necesitamos".

¿Cómo abordarlo? Leslie Davenport, terapeuta del estado de Washington, ha elaborado un curso para otros profesionales que buscan formas de tratar a pacientes con problemas de salud mental relacionados con el clima. Destaca dos grandes tipos de estrategias de afrontamiento: internas y externas.

Ella compara la ansiedad climática con sostener una pelota bajo el agua. Con el tiempo, el brazo se cansa y aparece: no puede reprimirse para siempre. Las estrategias internas pueden incluir aprender a calmar el sistema nervioso, hacer pausas conscientes y centrarse en las narrativas mentales. Las estrategias externas incluyen encontrar formas de actuar de la manera más apropiada, ya sea donando dinero o uniéndote a un grupo comunitario local por un aire limpio.

"Diría que hasta la mitad de nuestra ansiedad climática tiene que ver con la sensación de no ser eficaces para hacer algo al respecto", afirma Ray, que también es profesor y catedrático de estudios medioambientales en la Universidad Politécnica Estatal de California, Humboldt. Hacer algo en grupo y no en solitario puede ser útil. "Lo que reduce la ansiedad climática es formar parte de un colectivo... donde la gente se preocupa tanto como tú. No eres el único".

Canalizar la ansiedad de esta manera puede convertirse en una acción seria. La oposición al oleoducto Dakota Access y grupos como Pacific Climate Warriors se vieron motivados -en parte- por su ansiedad de hacer algo radical, afirma Ray. También puede motivar a otros a presentarse a cargos públicos. Warren, la encuestada de Sídney, que tiene dos hijos pequeños y trabaja en finanzas, se presentó y representó a los Verdes en su consejo local entre 2017 y 2021.

Warren, una de los muchos padres que respondieron a la encuesta de Bloomberg Green, dice que lo que la motiva ahora es la inevitable conversación que algún día tendrá con sus hijos. Cuando le pregunten: "¿Cómo dejaste que esto se pusiera tan mal?" y "¿Por qué la gente no hizo nada?", ella quiere tener algo real que contarles: "Necesito poder decirles que lo intenté".

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

EE.UU. 12/04/2024 Fink, CEO de BlackRock, espera que la Fed reduzca las tasas una o dos veces este año

Fink ha advertido durante aproximadamente dos años que la inflación resultará rígida, lo que supone retos para la Reserva Federal

El Vaticano 14/04/2024 Papa Francisco insta a finalizar "espiral de violencia" en Oriente Próximo tras ataques

El papa pidió un alto el fuego en Gaza y negociaciones que permitan proporcionar ayuda humanitaria a su población

Irán 13/04/2024 Irán y su poder extendido por la financiación y creación de grupos militantes aliados

Las milicias financiadas por Irán intensificaron sus acciones contra Israel desde el inicio de su guerra con el grupo palestino Hamas