RIPE:

La reestructuración por u$s 66.137 millones podría activar todas las CAC, se entusiasman en el Gobierno, aunque son cautos. La participación superó largamente el 90%

Cronista - Buenos Aires

El presidente Alberto Fernández anunciará hoy a las 04:00 p.m. que el canje de 21 bonos de la deuda externa por US$66.137 millones fue exitoso y la adhesión, casi total.

Incluso, fuentes oficiales se entusiasmaban el fin de semana con que la participación alcanzará para activarlas Cláusulas de Acción Colectiva (CAC) y que no queden holdouts o "fondos buitre" litigando durante años contra la Argentina en la Justicia de Nueva York, Estados Unidos, donde tienen jurisdicción los títulos que este viernes se convertirán en 5 nuevos bonos en euros y dólares.

El anuncio de los resultados, anunció el Gobierno, se desarrollará en el Museo del Bicentenario, y estará también el ministro de Economía, Martín Guzmán. Es posible que también se sume la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner. "El resultado fue muy bueno. Hay confianza en que todo estará en orden", se limitaron a decir fuentes oficiales.

Con extrema cautela, Guzmán y sus coequiperos nunca informaron números parciales en lo que va del proceso, que arrancó el 21 de abril.

Hasta el viernes a la noche se contabilizaba una aceptación mayor al 90%. Al menos un 35% correspondía a los convencidos aún cuando la oferta oficial era menor; otro mínimo de 50% a los fondos que enviaron en conjunto una carta a Economía el 27 de julio para forzar mejoras; y el resto serían minoristas que entendieron que esta era la última oportunidad de cobrar antes y más que lo que podrían tener tras años de reclamos judiciales.

Con esto, el país saldrá de su noveno default, que se concretó formalmente el 22 de mayo al vencer el período de gracia para el pago de intereses de tres bonos Globales (los BIRAD 2021, 2026 y 2046) por US$503 millones.

No obstante, el kirchnerismo está convencido de que la cesación de pagos arrancó mucho antes; concretamente, en abril de 2018, cuando la Argentina se quedó sin acceso a los mercados voluntarios de crédito internacional para refinanciar sus compromisos y arrancaron las incesantes corridas cambiarias.

El préstamo récord del Fondo Monetario Internacional (FMI) no hizo más que maquillar esa situación, creen tanto el jefe de Estado como sus colaboradores.

La salida del default ocurre un año después del "reperlamiento" o incumplimiento en el pago a término de deuda del Tesoro Nacional en pesos.

Mañana, además,se cumplirá el primer aniversario de la restauración de los controles de capitales o "cepo".

Este viernes 4 de septiembre se emitirán nuevos bonos que cotizarán en el mercado secundario a unos US$54,8 por cada u$s 100 de Valor Nominal, en caso de que el cálculo de la exit yield (tasa de salida) de estos títulos al 10% hubiera sido el correcto. Tanto los bonistas como los analistas económicos creen que la tasa en realidad será de entre el 11% y el 12%, con lo que la cotización será algo menor.

El Gobierno, en tanto, considera que esas cifras son excesivas y que el rendimiento real sería de entre 6% y 8%, con ganancias mayores para los acreedores.

Los tenedores de los nuevos bonos serán BlackRock, Ashmore, Monarch, Autonomy Capital, GMO, T. Rowe Price, Ayres, AllianceBernstein, Amundi y Contrarian, entre más de 30 fondos que recién aceptaron tras la presentación de la segunda enmienda (tercera oficial), Fintech, Gramercy y Greylock Capital, que habían adherido con la anterior oferta, y otros que no revelaron sus acreencias durante el proceso.

A modo de premio (sweetener), aquellos que hayan aceptado formalmente la propuesta de la Argentina empezarán a cobrar a partir del 9 de julio de 2021, cada seis meses, los intereses devengados hasta el 4 de septiembre por los bonos anteriores, a una tasa del 1% anual hasta 2030.

Los que sean arrastrados por las CAC, en cambio,solo percibirán lo adeudado hasta abril.

Lea la nota original aquí.