.
AUTOMOTOR

Desastres climáticos corren el riesgo de frenar la fabricación de automóviles eléctricos

lunes, 22 de agosto de 2022

Volkswagen dijo que su fábrica en la región se vio afectada por la escasez de energía y que esperaba un ligero retraso en las entregas

Bloomberg

Los fabricantes de automóviles que compiten para fabricar más vehículos eléctricos tienen un problema: el cambio climático se está poniendo al día con la industria.

El lunes, las autoridades de la provincia china de Sichuan, fuente de aproximadamente una quinta parte de la producción de litio del país, extendieron los cortes de electricidad a algunos usuarios industriales, ya que la ola de calor más intensa en más de 60 años agota los depósitos utilizados para la energía hidroeléctrica.

Volkswagen dijo la semana pasada que su fábrica en la región se vio afectada por la escasez de energía y que esperaba un ligero retraso en las entregas a los clientes. Toyota y el fabricante de baterías CATL han cerrado fábricas temporalmente. Tesla y SAIC Motor de China dijeron a las autoridades en Shanghai, aproximadamente a 2.000 kilómetros (1.240 millas) al este de Chengdu, la capital de Sichuan, que podrían tener dificultades para mantener la producción si la escasez de energía continúa afectando a los proveedores.

En Europa, una sequía ha amenazado con hacer que el río Rin, una vía fluvial crucial para el comercio alemán, holandés y suizo durante siglos, sea intransitable en un punto clave. Si bien las lluvias del fin de semana aliviaron el riesgo de interrupción de los envíos de diésel y carbón a las centrales eléctricas y plantas industriales, Shell ya redujo la producción en el complejo de procesamiento de petróleo más grande de Alemania debido al problema. Y en los estados alemanes de Brandeburgo y Sajonia, donde Tesla y BMW operan fábricas de automóviles, las autoridades tuvieron que pedir ayuda a los militares para combatir varios incendios forestales este verano.

Muchos fabricantes de automóviles enumeran el cambio climático como factores de riesgo empresarial. Tesla, por ejemplo, advierte que si ocurren desastres relacionados con el clima, su sede y sus instalaciones de producción “pueden sufrir daños graves, o es posible que tengamos que detener o retrasar la producción y el envío de nuestros productos”.

Si bien los fabricantes se dan cuenta claramente de que el cambio climático puede afectar sus redes de producción, sus acciones no siempre se alinean con la gravedad de las amenazas. Las empresas continúan instalando sitios de fabricación que consumen mucha agua en regiones donde el suministro es cada vez más escaso.

Tesla se topó con la oposición en Alemania al construir su fábrica en una región que enfrenta la caída de los niveles de agua subterránea y sequías prolongadas. Fremont, California, donde Tesla ha estado produciendo autos eléctricos durante más de una década, recibe alrededor de 16 pulgadas de lluvia por año, menos de la mitad del promedio de EE.UU. La planta de baterías que opera Tesla con Panasonic en Reno, Nevada, y la fábrica de Lucid Motors al sur de Phoenix están ubicadas en regiones aún más secas.

Lucid, que es propiedad parcial del fondo soberano de riqueza de Arabia Saudita, planea construir una fábrica de vehículos eléctricos en el reino cerca de la ciudad de Jeddah, donde las temperaturas pueden superar los 120 grados Fahrenheit (49 grados Celsius) en el verano.

Varios fabricantes de automóviles, incluido Tesla, están equipando fábricas con generadores de energía renovable y dicen que están trabajando para hacer que sus sitios sean más eficientes en cuanto a recursos, incluso mediante la reducción del consumo de agua. En su planta de Chennai, India, BMW recolecta agua de lluvia en estanques durante la estación del monzón, cubriendo de 60% a 90% del requerimiento anual de agua de la planta. Para aumentar aún más esta participación, se están construyendo más embalses para la retención de agua de lluvia, dijo un portavoz de BMW.

Si bien el aumento en la demanda de vehículos eléctricos está a punto de reducir las emisiones de carbono del transporte, ha provocado un auge en la minería de metales para baterías, incluido el litio. El metal blanco plateado generalmente proviene de minas a cielo abierto en Australia o América del Sur, donde existen preocupaciones sobre el desperdicio de agua y los materiales tóxicos liberados de las piscinas de evaporación masiva. Luego, las materias primas se envían a Asia para su procesamiento. Para cuando el litio termina en los vehículos eléctricos europeos o estadounidenses, se ha liberado una gran cantidad de CO2 a la atmósfera. Hay esfuerzos en marcha para extraer litio sin emitir gases de efecto invernadero , pero aún están en pañales.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Estados Unidos 23/09/2022 Wall Street cierra una semana de fuertes caídas; Dow Jones se salva del bear market

El índice Dow Jones, compuesto por las acciones de 30 gigantes industriales, cayó 1.62% hasta 29,590.41 unidades

Industria 21/09/2022 Los crecientes costos de operar un negocio en Singapur superan a los de Hong Kong

Los gastos que incluyen la contratación de talento, el espacio de oficinas y los servicios públicos aumentan de forma vertiginosa

Hacienda 24/09/2022 La FAO estima que entre 75 y 95 millones de personas entrarán en la pobreza extrema

Un nuevo informa de las Naciones Unidas alerta los impactos que tendrán las diferentes crisis de inflación, covid-19 y la guerra en Ucrania

MÁS GLOBOECONOMÍA