La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co

El conflicto que vive Egipto, tras las protestas de los islamistas por su salida del poder, preocupa a los analistas de mercado por la posibilidad de un cese de actividades en el Canal del Suez y otros puertos egipcios por se transporta el petróleo.

Si bien, es por este canal por donde se transporta la mayor parte del crudo de Medio Oriente, más de 8 millones de barriles diarios. Por lo tanto, un eventual bloqueo afecta de manera directa el precio del crudo, hasta el momento opera con normalidad.

Sin embargo, los analistas están no están confiados. Tanto así, que el barril de Bent, referencia para el continete europeo, se ha situado por encima del de umbral de los US$108, las cuotas más elevadas desde el comienzo de abril de este año; ayer cerró en US$110,32.

El precio del barril West Texas (WTI), referente estadounidense, en su escalada alcanzó a llegar a US$106,32.

De esta manera, se acrecienta la habitual diferencial del WTI respecto al Brent, alentado además por los datos macroeconómicos que miran a una reactivación del crecimiento en EEUU.

La vía crucial del crudo
Una fuente egipcia de la industria del transporte marítimo dijo que podrían producirse retrasos en los embarcaderos de los puertos, debido a la imposición del toque de queda nocturno.

Los disturbios, que se intensificaron tras un violento operativo militar para desalojar campamentos de protesta, se extendieron más allá de la capital, en las ciudades de Minya y Asiut y en Alejandría, en la costa norte.

Al menos 35 personas murieron en la provincia de Fayoum, al sur de El Cairo, y cinco más en Suez, y la suma deja más de 150 muertos sólo en el día de ayer.

Mohamed El-Beltagi, el líder del movimiento de los Hermanos Musulmanes de Mursi que encabezó las protestas, advirtió de un conflicto mayor y apuntó contra el jefe de las fuerzas armadas que depusieron a Mursi el 3 de julio después de protestas masivas que pedían su renuncia.

“Juro por Dios que si se quedan en sus casas, Abdel Fattah al-Sisi llevará este país a convertirse en Siria. Abdel Fattah al-Sisi empujará a este país a una guerra civil para escapar de la horca”, dijo.

Varias horas después del comienzo del operativo militar, grupos de manifestantes seguían bloqueando calles, cantando y ondeando banderas mientras las fuerzas de seguridad trataban de impedir su reagrupamiento.

Crisis económica y humana
“Llegaron a las 7 a.m. helicópteros por aire y buldóceres por tierra. Arrasaron nuestros muros. Policías y soldados dispararon gases lacrimógenos a niños”, dijo el profesor de 39 años Saleh Abdulaziz, que sujetaba una venda contra su cabeza ensangrentada.

“Siguieron disparando sobre los manifestantes incluso cuando les suplicamos que pararan”, añadió.

Occidente, principalmente EEUU que entrega al Ejército egipcio US$1.300 millones de dólares por año, expresó alarma por la violencia en su estratégico aliado árabe que tiene un tratado de paz con Israel y controla el vital Canal de Suez. La Casa Blanca condenó la declaración de estado de emergencia.

La opinión

Diego Franco
Analista Asesores e Inversores

“El mercado se ha acostumbrado a una tensión en la zona y viene trabajando con una turbulencia en términos políticos”.