Tres empresas multinacionales ya están haciendo pruebas de fase dos y tres para poner en marcha la elaboración de una vacuna

Bloomberg

El impulso global para desarrollar vacunas contra el coronavirus se está acelerando, y compañías en Estados Unidos, Europa y China informan positivos avances en los ensayos.

Una vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford junto con AstraZeneca se unió a las vacunas de Moderna y una asociación de Pfizer y BioNTech SE para mostrar respuestas inmunes favorables. CanSino Biologics recibió autorización para un uso limitado de su vacuna entre militares chinos. El Gobierno de EE.UU. está trabajando con varios laboratorios farmacéuticos bajo su programa “Operation Warp Speed”, con el objetivo de lograr contar con vacunas para fin de año. Desde el Reino Unido hasta Japón, países de todo el mundo también están buscando acuerdos para asegurar su abastecimiento.

Mientras tanto, un medicamento antiinflamatorio de bajo costo y ampliamente utilizado se ha convertido en el primer tratamiento contra el covid-19 en mostrar resultados que pueden salvar vidas. En un estudio de la Universidad de Oxford, la dexametasona redujo las muertes entre pacientes enfermos en estado grave, incluso cuando fallaron los medicamentos antipalúdicos promocionados por el presidente Donald Trump.

El líder ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot, dijo que la compañía espera poder comenzar a suministrar una vacuna a fin de año.

Probablemente, la primera vacuna aprobada sea solo para adultos, ya que las pruebas para niños llevan más tiempo y parece que la enfermedad no afecta tan gravemente a los niños, manifestó Marco Cavaleri, responsable de vacunas y agentes antiinfecciosos de la Agencia Europea de Medicamentos. Se necesita más investigación sobre la tasa de transmisión de los niños, y el regulador tendrá que considerar los riesgos y los beneficios de administrarles cualquier vacuna, señaló.

Además, más de un millón de voluntarios solicitaron participar en estudios avanzados de vacunas realizados por Sinovac Biotech Ltd., de China, que comenzaron ayer en Brasil.

La fase tres de la prueba de CoronaVac inicia con 9.000 personas. La vacuna, producida en asociación con el centro de investigación biomédica de Brasil, el Instituto Butantan, tiene una ventaja sobre otros candidatos porque utiliza un coronavirus desactivado, una tecnología de vacuna probada y comprobada, dijo Dimas Covas, director del Instituto.