La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

Argentina acordó pagar unos US$500 millones a cinco empresas para que retiren demandas ante paneles arbitrales de organismos internacionales, en una medida que busca mejorar la imagen del país ante los inversores en medio de una dura batalla legal contra tenedores rebeldes de deuda.

Las empresas incluidas en el acuerdo son Azurix, Blue Ridge Investments, Vivendi, Continental Casualty Company y National Grid. Las cuatro primeras habían demandado a Argentina ante el Centro Internacional de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial, mientras que la restante ante un panel de las Naciones Unidas.

El arreglo incluye resarcir a las compañías con dos títulos públicos en dólares, el Bonar 2017 para el capital y el Boden 2015 para los intereses, a cambio de una quita del 25% en los US$677 millones que exigen como indemnización por las pérdidas acarreadas debido a medidas tomadas durante la crisis financiera argentina del 2001.

“La quita fijada en valor nominal a todos los acreedores por igual representa un 25% respecto del monto originalmente reclamado, equivalente a un ahorro fiscal de US$171 millones”, dijo el Ministerio de Economía del país sudamericano en un comunicado.

El Ministerio de Economía dijo que los bonos fueron entregados a valor nominal, lo cual supone una quita adicional teniendo en cuenta su valor de mercado, y que ingresaron al país unos US$68 millones por compromisos de las compañías de reinvertir en un título local el 10% del monto reclamado.

Varias empresas han demandado a Argentina ante el Ciadi y otros paneles de controversias comerciales por supuestos incumplimientos contractuales causados por medidas que incluyeron el congelamiento de las tarifas de compañías de servicios públicos y su conversión de dólares a pesos en medio de una fuerte devaluación. Hasta ahora, el Gobierno del país sudamericano se había negado a compensar a las empresas que han obtenido fallos arbitrales favorables con el argumento de que debían litigar en tribunales locales, lo que llevó a Washington el año pasado a cancelar una serie de beneficios comerciales al país.

Como parte de la campaña de presión, Estados Unidos además votó en contra del otorgamiento de nuevos préstamos a Argentina en el directorio del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo.

El país sudamericano también necesita el apoyo de Washington en su larga y multimillonaria batalla judicial con tenedores de deuda en cesación de pagos que se han negado a aceptar quitas a cambio de bonos que el país honra regularmente. Argentina aún enfrenta demandas en el Ciadi por casi US$20.000 millones , dijo la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales en un informe.

La mayor es la interpuesta por el grupo español Repsol debido a que no fue compensado por la expropiación de su 51% en la petrolera YPF el año pasado. Repsol valoró en unos US$10.000 millones la participación.

No habrá biodisel en UE hasta 2016

De acuerdo con el diario El Cronista, las ventas argentinas de biodiesel a la Unión Europea (UE) seguirán vedadas al menos hasta 2016 debido a los altos impuestos a la importación que el bloque aplicó este año. Así lo consideraron, las empresas agrupadas en la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio). Bruselas impuso un elevado arancel al biodiesel de Argentina e Indonesia, que ratificaría la semana próxima, como penalización por un supuesto dumping que las naciones productoras niegan. En el caso de Argentina, la tasa será de entre el 22% y 26%.

La opinión

Ángel Aciara

Ministro de Economía

“La quita fijada en valor nominal a todos los acreedores por igual representa un 25% respecto del monto originalmente reclamado”.