La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC, el órgano de competencia español) impuso una sanción record de 120 millones de euros a Movistar (alrededor de 46,49 millones), Vodafone (43,52 millones) y Orange (29,95 millones), los tres grandes operadores móviles españoles.

La decisión (de unos US$ 158 millones) se basa en que ha considerado que los tres grupos han realizado prácticas comerciales que constituyen un abuso de posición dominante en los precios del mercado mayorista de los mensajes SMS y MMS, que apenas han descendido en los últimos años, frente a la fuerte caída de otras tarifas mayoristas del negocio móvil, como las de la terminación de las llamadas de voz.

Los tres operadores han señalado que recurrirán el fallo del órgano de competencia.

El expediente a los tres operadores, abierto a principios de 2011 considera las actuaciones de los operadores como "falta muy grave".

El expediente señalaba la existencia de una posible "conducta de aplicación de precios excesivos en los servicios mayoristas de originación y terminación de mensajes cortos SMS y MMS" (con contenidos multimedia) de ámbito nacional.

Fuentes cercanas al caso explicaban al respecto que, cuando se trata de empresas que tienen un gran dominio (en este caso cerca del 90% del mercado entre las tres) y existe, por tanto, una competencia restringida, no son admisibles márgenes excesivos, es decir, diferencias muy acusadas entre los costes de producción de un servicio y el precio que se cobra por él.

El ingreso medio de terminación de un SMS (lo que cada operadora cobra por recibir un mensaje en su red) sólo bajó un 4,8%, entre los 6,2 céntimos de 2003 y los 5,9 céntimos de septiembre de 2010. Esta cifra contrasta con la caída del 67% que experimentó, en el mismo lapso de tiempo, otro precio mayorista, el de la terminación de voz -entre 17,1 céntimos en 2003 y los 5,6 céntimos de 2010-, aunque, en este caso, había sido una bajada obligada por la propia CMT.

Con todo, los servicios españoles de defensa de la competencia ya abrieron un expediente en 2005 a los tres grandes operadores por posible colusión (acuerdo ilegal) en la fijación de precios minoristas en los SMS y finalmente archivaron el expediente sin sanción.

Igualmente, la CNC también investigó a Movistar, Vodafone y Orange por colusión en la fijación de precios cuando se eliminó el redondeo y también archivó el caso.

Diarquía regulatoria

Este será uno de los últimos expedientes sobre el sector de las telecomunicaciones de la CNC, ya que en 2013 será sustituida, previsiblemente, por la nueva Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), el órgano que aglutinará al regulador de la competencia y los reguladores sectoriales de telecomunicaciones (CMT), energía (CNE), transporte y ferrocarril. La ley que constituirá el nuevo regulador se encuentra actualmente en trámite parlamentario.

Una de las razones esgrimidas por el Gobierno para la creación del nuevo órgano integrado era acabar con la "diarquía regulatoria" que se ha producido en muchas ocasiones entre la CNC y los reguladores sectoriales, especialmente la CMT, y que ha llevado a que la CNC sancione conductas de las compañías que el regulador sectorial ha considerado aceptables, lo que ha producido una elevada inseguridad jurídica.

Declive del negocio

Además, el negocio de los SMS está reduciendo aceleradamente su importancia en el mercado móvil y va camino de ser irrelevante, aunque en su mejores años llegó a suponer hasta el 15% de los ingresos totales. La razón principal de este declive acelerado es la proliferación de aplicaciones de mensajería basadas en Internet, como WhatsApp, o los sistemas de mensajería de las redes sociales, que están sustituyendo el uso de los mensajes.

Además, para evitar el declive, los operadores han rebajado drásticamente el precio de los SMS y ofreciéndolos gratis, lo que está reduciendo aún más su peso en la facturación. De hecho, los ingresos por SMS han caído un 60% entre los 451 millones del cuarto trimestre de 2008 -su récord histórico- y los 183 millones del segundo trimestre de 2012.