.
Comportamiento de la tasa de pobreza en África.
MARRUECOS

África se convierte en el centro de atención en reuniones del FMI y el Banco Mundial

lunes, 9 de octubre de 2023

Aunque los índices de pobreza en África se han reducido, las cifras, según el FMI, siguen siendo altas.

Foto: Gráfico LR

Los encuentros también se dan en medio de las rivalidades que protagonizan Estados Unidos y China. Las reuniones se cumplen en Marruecos

Bloomberg

La última vez que África fue sede de las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial en 1973, el entonces presidente del Banco, Robert McNamara, instó a las naciones ricas a mostrar más generosidad hacia los pobres.

Mucho ha cambiado desde aquella reunión en Nairobi, pero la región todavía necesita desesperadamente inversiones para derrotar la pobreza y enfrentar la crisis climática. La renovada rivalidad entre grandes potencias que enfrenta a Occidente liderado por Estados Unidos con China y Rusia está aumentando la presión sobre las dos instituciones con sede en Washington para que hagan más en el continente.

Los préstamos de China a África se han quintuplicado desde 2010, según muestra un análisis de Bloomberg Economics. El financiamiento del Banco Mundial, por el contrario, ha crecido aproximadamente dos veces y media, y la región enfrenta ahora una escasez de financiamiento cada vez peor en medio de tasas de interés crecientes y monedas debilitadas.

Kristalina Georgieva
Kristalina Georgieva, directora del Fondo Monetario Internacional. Bloomberg

La miserable participación del continente en la economía global apenas se ha movido desde 1973 y los líderes africanos se quejan de que se les pasa por alto. Pero no les pidamos que elijan entre el Este y el Oeste: quieren más inversiones de ambos.

La elección no se trata de elegir amigos o enemigos”, dijo Vera Songwe, ex Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África. "La elección debería consistir en elegir intereses que impulsen los objetivos e intereses del continente".

Songwe, ahora miembro de la Brookings Institution en Washington y presidente del Fondo de Liquidez y Sostenibilidad, dice que África debería evitar involucrarse en cualquier nueva competencia de la “Guerra Fría” entre Estados Unidos y China, haciéndose eco de muchos de los líderes de la región.

La determinación de seguir adelante con las reuniones anuales de octubre en Marrakech, Marruecos, después de que un terremoto en las montañas sobre la ciudad el mes pasado mató a casi 3.000 personas pretende señalar la relevancia del FMI y el Banco Mundial para la región.

La necesidad de tal acercamiento quedó clara cuando las principales potencias de los mercados emergentes se reunieron en agosto para la cumbre de los Brics en Johannesburgo, denunciando el orden liderado por Occidente y ampliando sus filas para incluir a Irán y Arabia Saudita. Esa reunión se produjo unas semanas después de que el presidente ruso Vladimir Putin recibiera a líderes africanos en San Petersburgo.

"Lo que debería anunciarse al menos en Marrakech es aumentar la representación de África dentro de los órganos rectores del FMI y el Banco Mundial", dijo a los periodistas el jefe del banco central de Marruecos, Abdellatif Jouahri, el 26 de septiembre.

FMI
Reuters.

Las reuniones ahora también se llevan a cabo en un contexto de violencia que ha matado a cientos de israelíes y palestinos, después de que Hamás atacara a Israel desde la Franja de Gaza. Marruecos ha convocado una reunión ministerial de emergencia del Consejo de la Liga Árabe para discutir la situación.

Un tema clave en las reuniones será el impulso para ampliar los recursos del Banco Mundial para proporcionar crédito concesional en una escala mucho mayor.

Impulsar la capacidad de proporcionar financiamiento barato es vital para derrotar la pobreza, enfrentar la crisis climática y lograr el desarrollo que demandan los jóvenes de la región. De no hacerlo, se corre el riesgo de décadas de estancamiento y del tipo de ira que fomentó los golpes de estado en Níger y Gabón en los últimos meses.

Comportamiento de la tasa de pobreza en África.
Gráfico LR

“No podemos tener un mundo próspero a menos que también tengamos un África estable y próspera”, dijo a Bloomberg la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en una entrevista el 3 de octubre.

La administración Biden ha solicitado al Congreso US$2.250 millones para financiación del Banco Mundial, lo que, según los funcionarios del Tesoro, podría ayudar a “desbloquear” hasta US$25.000 millones en préstamos adicionales. Y si otros países ricos hacen lo mismo, el esfuerzo total, incluido el capital privado, podría alcanzar los US$100.000 millones.

Pero la región ya ha estado mirando hacia otra parte. El análisis de Bloomberg Economics muestra que China posee ahora alrededor de 10% de la deuda externa del África subsahariana, frente a 1% dos décadas antes, aunque sus nuevos préstamos a los países en desarrollo también se han desacelerado sustancialmente desde 2020.

Aun así, la escala de financiación necesaria es varias veces mayor de la que África ha podido atraer de ambas partes juntas. Un influyente informe de julio codirigido por el exsecretario del Tesoro de Estados Unidos, Lawrence Summers, en el que Songwe contribuyó, prevé que se necesitarán US$3 billonesal año para 2030 para los países en desarrollo, incluidos US$500.000 millones de los prestamistas internacionales para el desarrollo.

"Si simplemente catalogamos todas las necesidades que tienen estos países, son enormes", dijo Andrew Dabalen , economista jefe del Banco Mundial para África. "Pero la clave es que el financiamiento tiene que ser barato y tienen que ser transparentes sobre para qué están pidiendo prestado realmente".

La incapacidad de los prestamistas con sede en Washington para entregar algo parecido a la financiación que necesita el continente está impulsando la presión para la reforma.

Las calificaciones sobre el Fondo y el Banco son, en el mejor de los casos, mixtas”, dijo Mavis Owusu-Gyamfi , vicepresidenta ejecutiva del Centro Africano para la Transformación Económica en Accra, quien citó su ayuda de emergencia durante la pandemia como una clara victoria. "Hemos visto algunos éxitos y algunas grandes iniciativas, y también hemos visto algunos fracasos".

En la periferia del desierto de Nubia, en Egipto, el proyecto de energía solar Benban es un escaparate de lo que se puede lograr cuando los prestamistas de desarrollo lo hacen bien. El Banco Mundial apoyó la construcción del proyecto, que atrajo US$2.000 millones en inversión extranjera directa.

Con una capacidad actual de 1.465 gigavatios (suficiente para alimentar a más de un millón de hogares), Benban ha ayudado a Egipto a aliviar la escasez de electricidad y reducir su uso de combustibles fósiles. También ha creado aproximadamente 18.000 puestos de trabajo en la nación del norte de África.

"Cambió totalmente nuestras vidas", dice el ingeniero Ahmed Atef. "Muchas de las personas nunca habían tenido un empleo estable antes del proyecto".

Pero otros proyectos no dieron resultado. El Banco Mundial suspendió su financiación para un oleoducto Chad-Camerún en 2006, por ejemplo, después de que Chad rompió su promesa de utilizar los ingresos para el desarrollo y parte del dinero se destinó al ejército.

Los duros programas de ajuste estructural impuestos a las economías africanas en problemas como el precio de los préstamos del Banco y el Fondo también se recuerdan con amargura en toda la región.

Ahora se insta a las instituciones a que sean más ágiles y al mismo tiempo permitan a las naciones africanas participar directamente en las decisiones, de modo que reflejen una realidad africana. Esto incluye abandonar la tradición en la que un europeo dirige el FMI y un ciudadano estadounidense está al mando del Banco.

"Cuando África tiene una posición, tiene que iniciar toda una campaña mundial de promoción para lograr que todos nos escuchen", dijo Owusu-Gyamfi. "Es un poco agotador".

Ha pasado medio siglo desde que McNamara desafió a Occidente –con una voz quebrada por una emoción audible– a no “dar la espalda con cinismo e indiferencia”. Eso fue música para los oídos de Daniel Ritchie, un joven oficial de préstamos del Banco Mundial en ese momento, que estaba en la reunión porque había aprendido suajili como voluntario del Cuerpo de Paz en Kenia en los años 1960.

"Fue una medida pionera", dijo Ritchie, quien se jubiló en 1998 y aún vive en Washington. "No me di cuenta en ese momento, pero 50 años después, el Banco Mundial sigue hablando de pobreza".

De hecho, la cuestión ocupó un lugar destacado en las declaraciones del nuevo presidente del Banco Mundial, Ajay Banga , en la cumbre de líderes del Grupo de los 20 celebrada en Nueva Delhi el mes pasado. “Nos enfrentamos a un progreso cada vez menor en nuestra lucha contra la pobreza, una crisis climática existencial, inseguridad alimentaria, fragilidad, una recuperación pandémica incipiente, una disparidad cada vez mayor y una guerra paralizante en las fronteras de Europa”, dijo Banga .

Ciertos indicadores han mejorado: la esperanza de vida en África ha aumentado de 46 años en 1973 a 60 años, según datos del Banco Mundial, mientras que las tasas de mortalidad infantil han caído drásticamente.

El índice de pobreza de África, o la proporción de la población que vive con menos de US$2,15 al día, ha disminuido de alrededor de 56% a principios de siglo a 35%. Pero la misma métrica en el sur de Asia ha caído de casi 40% a alrededor de 10% durante un período similar.

Algunas de las cosas que le salieron mal a África (incluidas la pandemia y la inflación global) no son culpa suya. Pero las malas decisiones cuando el dinero fluía cuando los precios de las materias primas eran altos, y atiborrarse de préstamos baratos que se vuelven insosteniblemente caros en medio de aumentos de las tasas de interés, son problemas internos.

Zambia y Ghana recibieron rescates de emergencia del FMI este año después de incumplir sus obligaciones. Muchos otros enfrentan problemas de endeudamiento y se ven excluidos de los mercados de capital.

Andrews Kwame Pianim, un economista ghanés que asistió a las reuniones anuales en Washington en 1971, recordó el optimismo de la época y cómo la esperanza se desvaneció en el medio siglo siguiente.

Creíamos que teníamos las respuestas: mientras los países simplemente siguieran las reglas, todo iría por el camino correcto. Por supuesto, no teníamos las respuestas”, dijo. "Los africanos deben hacer el trabajo del crecimiento económico y no esperar que lo hagan el FMI y el Banco Mundial".

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Perú 15/07/2024 ¿Podrá postularse el exmandatario Alberto Fujimori a presidencia de Perú en 2026?

El expresidente cree que con el indulto humanitario que recibió le permite estar habilitado para la próxima contienda electoral

EE.UU. 17/07/2024 Los futuros del S&P 500 caen 1% con la postura antichina y apoyo a Taiwán de Trump

Nvidia, Advanced Micro Devices y Broadcom perdieron más de 3% en las operaciones previas a la apertura del mercado, Asml Holding cayó 7,8%

Rusia 19/07/2024 Tras varios años de sanciones, Rusia sale indemne de un apagón informático mundial

Microsoft y otras empresas de TI han suspendido la venta de nuevos productos en Rusia y han reducido sus operaciones por la guerra con Ucrania