Una nueva acusación del Departamento de Justicia de Estados Unidos pone nuevamente al evento deportivo en el ojo del huracán

Reuters

El Mundial de Qatar 2022, el único gran evento futbolístico que no ha cambiado de fecha luego de la crisis por el coronavirus, se ha convertido en el foco de nuevas denuncias de corrupción al interior de la Fifa después de la publicación de una nueva acusación del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Sospechas y rumores han rodeado la votación del ejecutivo de la Fifa en 2010 para otorgar los mundiales de 2018 a Rusia y de 2022 a Qatar. Sin embargo, el lunes los fiscales estadounidenses presentaron por primera vez acusaciones formales y directas.

Según los fiscales, representantes que trabajaban para Rusia y Qatar sobornaron a funcionarios del comité ejecutivo de la Fifa para cambiar votos en la decisión del organismo que rige al fútbol mundial.

Aunque la Fifa ha respondido a acusaciones previas de la prensa sobre el proceso de postulación de Qatar y ha insistido en que el torneo no se verá afectado, las acusaciones en Estados Unidos llevarán a nuevas preguntas sobre la sede de la competencia, que está programada entre noviembre y diciembre de 2022.

El Departamento de Justicia acusa que el entonces vicepresidente de la Fifa Jack Warner recibió un pago de US$5 millones a través de varias compañías ficticias a cambio de que votara a favor de que Rusia organizara el Mundial de 2018.

Warner ha sido acusado de varios delitos en la prolongada investigación en Estados Unidos y enfrenta un proceso de extradición desde Trinidad y Tobago. Warner, quien no estuvo disponible de inmediato para realizar comentarios, siempre ha negado cualquier ilícito.

La acusación también sostiene que tres miembros sudamericanos del ejecutivo 2020 de la Fifa -el brasileño Ricardo Teixeira, el fallecido Nicolás Leoz de Paraguay y otro conspirador no identificado- recibieron sobornos para votar a favor de Qatar como anfitrión del torneo 2022.

"A Ricardo Teixeira, Nicolás Leoz y el coconspirador #1 se les ofreció y recibieron pagos de sobornos a cambio de sus votos a favor de que Qatar organizara el Mundial 2022".

Los comités a cargo de las postulaciones de Rusia y Qatar siempre han negado pagar sobornos. Los organizadores cataríes no ofrecieron comentarios de inmediato cuando fueron contactados por Reuters.