En Europa, las ganancias iniciales en Londres, Fráncfort y París desaparecieron por desplome del 6,5% de las acciones de aerolíneas y viajes

Reuters

Los mercados bursátiles mundiales y los precios del petróleo pasaban por momentos complicados el martes, después de que en la víspera el pánico por el coronavirus provocó la mayor liquidación diaria en Wall Street desde el "lunes negro" de 1987.

En Europa, las ganancias iniciales de entre un 1,5% y un 3% en Londres, Fráncfort y París desaparecieron rápidamente por el desplome del 6,5% de las acciones de aerolíneas y viajes .

El dólar recuperaba algo del terreno perdido ante una divisa de refugio como el yen y el barril de crudo Brent caía de nuevo por debajo de los US$30.

Los mercados financieros se hundieron el lunes, con un desplome del 12% del índice S&P 500. Las rebajas de emergencia de las tasas de interés por parte de los bancos centrales a nivel mundial solo contribuyeron a aumentar el pánico de los inversores.

El índice más amplio de MSCI de acciones de Asia-Pacífico y el Nikkei japonés cerraron estables. No obstante, Corea del Sur cedió un 2,4% y Filipinas se convirtió en el primer país que suspende todas sus operaciones por el virus.

Los futuros de los índices de Wall Street apuntaban a una apertura en positivo. Los e-minis del S&P 500 ganaban un 1%, aunque antes llegaron a trepar un 3,8%.

El S&P 500 perdió cerca de US$2,7 billones en valor de mercado el lunes, tras sufrir su tercera mayor caída porcentual diaria jamás registrada.

En los últimos 18 días, el índice referencial de la Bolsa de Nueva York ha perdido US$8,3 billones, mientras que la hemorragia de las acciones mundiales supera los US$15 billones.

El oro, que suele ser adquirido como un activo seguro, ampliaba su declive el martes, ya que algunos inversores preferían vender lo que pudieran para mantener su dinero en efectivo.

En el mercado cambiario, el dólar ganaba un 0,5%, a 106,40 yenes, tras un descenso del 2% en la víspera.

El rendimiento de los Bund alemanes referenciales a 10 años tocaron un máximo de un mes por un alza de las expectativas de un fuerte programa de gasto gubernamental.

El retorno de la deuda germana a largo plazo subió 50 puntos básicos desde los récords mínimos tocados hace solo una semana atrás. Los costos del préstamo en Francia y España han alcanzado su máximo desde el pasado mayo.