sábado, 8 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Stephanny Pérez - sperez@larepublica.com.co

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) en su obligación de proteger a los ciudadanos que operan en el sistema financiero, ajustó e incrementó las obligaciones de las centrales de riesgo, a la hora de manejar, solicitar y entregar la información a sus clientes.

Dentro de los asuntos incluidos en la norma, se reafirma la obligación de pedir y conservar la autorización de los ciudadanos para ser reportados a las centrales de riesgo y la de eliminar la información que ha sido reportada sin contar con su autorización previa. 
 
“Igualmente, para garantizar la calidad de la información, se ha incorporado un mecanismo en el que se precisa el deber de indicar en las historias de crédito, las condiciones reales de la obligación, así como rectificar la información incorrecta y, de ser el caso, incluir una leyenda en la que se señale la existencia de un reclamo en trámite” , expresó la Superindustria. 
 
Así mismo, la norma expresa que las fuentes tendrán la obligación de informar a los operadores cuando se reciban quejas por suplantación de identidad y adelantar el trámite interno correspondiente para determinar si hay indicios que lleven a eliminar el reporte negativo. 
 
En todo caso, si la fuente determina que no hay lugar a eliminar el reporte, el titular podrá presentar su reclamación ante la SIC para que se pronuncie sobre la permanencia de los datos.
 
De otra parte, la Superindustria ha determinado que con el fin de facilitar el ejercicio del derecho de los ciudadanos a solicitar rectificaciones, actualizaciones o eliminación de sus datos en sus historias de crédito, “se obliga a las fuentes y operadores a recibir reclamos también por medios electrónicos, como la página web o el correo electrónico”.
 
 A su vez, se deja la posibilidad de que los operadores de información habiliten un canal electrónico para que los titulares puedan acceder a su historia de crédito, siempre y cuando cuenten con las medidas de seguridad adecuadas para impedir el acceso no autorizado a los datos. 
 
Sin duda alguna, la protección de los datos de los consumidores del sistema financiero, es una de las prioridades tanto de los bancos como del Gobierno Nacional, pues la labor de la centrales de riesgos es precisamente, cuidar los datos de quienes realizan sus transacciones, pues estos son la puerta de entrada al momento de efectuarlas. 
 
Es más, para conocer el registro de las entidades bancarias, se hace necesario que estas entidades estén funcionando en optimas condiciones. 
 
Es por esta razón que la ley de Habeas Data, ha sido una de las herramientas fundamentales en este proceso, pues como queda claramente expuesto en el artículo 15 de la Constitución Política de Colombia es el derecho de conocer la información que han entregado los bancos y otras entidades financieras a su nombre. 
 
Con la optimización de este servicio son más colombianos que se beneficiarán del uso de sus datos, ya que es la principal fuente de información sobre sus transacciones financieras y es la carta de presentación al momento de solicitar un préstamo bancario.