El marcado global también espera la reunión que sostendrán Estados Unidos y China el próximo sábado 15 de agosto por sus relaciones

Juan Sebastian Amaya

El dólar comenzó la jornada de ayer con un retroceso de más de $25, pero finalizó el día con una recuperación y alza de $0,57, y una cotización promedio de $3.770,69.

La dinámica al alza que presentó la divisa se registró a pesar de un alza importante en los precios del petróleo, especialmente, porque los inversores globales se centran en las medidas de estímulo fiscal en Estados Unidos y la tensión entre Washington y Pekín antes de negociaciones comerciales esta semana.

En principio, según el último cierre de Reuters, el crudo internacional Brent, referencia para el mercado colombiano, subió US$0,59, o 1,33%, hasta US$44,99 el barril, mientras que el West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) avanzó US$0,72, o 1,75%, a US$41,94 el barril.

En ese sentido, el petróleo se vio respaldado por algunos datos macroeconómicos que sugieren que las fábricas chinas estaban volviendo a sus niveles de antes de la pandemia, lo que el mercado tomó como señales de una creciente demanda de energía y esperanzas de un acuerdo en Estados Unidos para un mayor estímulo económico.

Además, el crudo se fortaleció después de la perspectiva optimista de Saudi Aramco frente a que la demanda podría volver con fuerza para fin de año.

“La opinión positiva de Aramco sobre el mercado fue la primera de cuatro ideas críticas sobre las perspectivas de la demanda de crudo para esta semana. El martes, la EIA publicará su perspectiva energética mensual a corto plazo, el miércoles, la Opep publicará su informe mensual, seguido por la AIE el jueves”, dijo Edward Moya, analista de Oanda.

“Lo más probable es que veamos esta semana una mayor consolidación de los grandes movimientos cambiarios, pero el panorama en el largo plazo sigue siendo muy bueno para el euro”, dijo.

El experto agregó que el dólar también repuntó a nivel global porque los datos de empleo en Estados Unidos, publicados el viernes pasado, calmaron los temores sobre el mercado laboral; y debido a que después del fracaso en las conversaciones sobre la próxima ronda de estímulo fiscal, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó decretos el fin de semana con los que restaura parcialmente los pagos por desempleo mejorados para decenas de millones de estadounidenses.

Finalmente, el mercado está a la espera de las medidas oficiales de estímulo fiscal en Estados Unidos y de las tensiones entre Washington y Pekín antes de las negociaciones comerciales clave del próximo 15 de agosto.

Ante este panorama de posicionamiento de la divisa de Estados Unidos, los precios del oro retrocedieron desde picos históricos y se ubicaron en US$2.030 la onza.