La migración venezolana impulsará a mediano plazo el crecimiento de la economía

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

A pesar de que el año pasado se cumplió la meta fiscal propuesta por el Gobierno Nacional, para el banco de origen francés BNP Paribas los riesgos fiscales se concentrarán a partir de 2021. Así lo advirtió Joel Vigen, economista de la entidad financiera para América Latina, quien aseguró que en 2019 ayudaron los ingresos extras como las utilidades récord del Banco de la República y el esfuerzo por reducir el gasto oficial.

Sin embargo, Virgen advirtió que estas fuentes se irán agotando y a partir del próximo año se aumentarán los riesgos de no cumplir con las metas fiscales. El analista también agregó que ve con preocupación que no haya espacio para realizar una reforma pensional estructural, en medio de las protestas sociales que iniciaron el año pasado y cuya continuidad ya se anunció para este año.

Virgen aseguró que lo más probable es que, al final, haya una reforma "por partes", que si bien puede ir en la dirección correcta no terminará resolviendo todas las dificultades. Pese a esto, el análisis del BNP Paribas destaca que Colombia será una de las economías que más crecerá entre los países emergentes.

En este punto destacó el impacto que puede tener la migración venezolana, que pese al gasto adicional que generará, en el mediano plazo impulsará la economía. Según Virgen, este impacto ya se estaría viendo en la dinámica del consumo interno, una de las principales variables que está impulsando el crecimiento de la economía.

A nivel global, el BNP Paribas espera que la incertidumbre generada por el brote del coronavirus sea temporal y que el proteccionismo que caracterizó a 2019 se vaya diluyendo, en parte con la aprobación del acuerdo de la primera fase entre Estados Unidos y China.