La empresa de gestión de riesgos creó un fondo de US$5 millones para ayudar a los empleados que enfrenten dificultades financieras

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

Por los impactos económicos que ha tenido la propagación del Covid-19, la consultora en gestión de riesgos Marsh & McLennan ha implementado medidas para garantizar el empleo de sus más de 1.200 empleados a nivel nacional en ocho ciudades.

Por eso, desde que se anunció el confinamiento para frenar la pandemia, los directivos de la empresa se comprometieron a mantener a sus empleados en sus cargos y a no tener en cuenta incapacidades por enfermedad o vacaciones hasta que las cosas volvieran a la normalidad. Además se creó un fondo de US$5 millones para ayudar a los empleados que enfrenten serias dificultades financieras.

También implementaron el teletrabajo y equiparon a los trabajadores con elementos seguros para garantizar la conectividad con los clientes. Cabe mencionar que la compañía se comprometió a reembolsar a sus empleados el valor de los gastos comerciales invertidos en suministros que garanticen el adecuado desarrollo de las funciones.

Durante la crisis,  la empresa ha seguido buscando eficiencias dentro de los procesos operativos (como digitalización de documentos, viajes, mensajería e impresión) para optimizar gastos y mantener un nivel de rentabilidad aceptable para todos los accionistas.