sábado, 8 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Stephanny Pérez - sperez@larepublica.com.co

Después de la intensiva intervención cambiaria del Banco de la República en los últimos meses, que ha promediado los US$27 millones, pocos se esperaban en el mercado una caída en el precio de cotización del dólar, tal y como pasó al cierre de la semana pasada, cuando la divisa retrocedió $13,33.

Pese a que la coyuntura internacional es levemente positiva, los analistas explican que ésta no parece ser una razón suficiente para explicar la pérdida registrada en la cotización de la moneda, e incluso, señalan que el comportamiento que registró la divisa el jueves, cuando empezó su tendencia bajista, fue atípico, pues el peso no siguió el desempeño de otras monedas similares. “Las monedas de la región tendieron a apreciarse frente al dólar, cosa que no pasó con las más fuertes del mundo”, como explicó el analista de Global Securities, Cristian Duarte.  

Así mismo, luego de que durante varias sesiones los volúmenes de negociación se mantuvieran en un promedio de US$860 millones, el jueves se transaron US$1.119 millones, situación que demuestra las monetizaciones que se vienen realizando en el sector real, particularmente en el minero energético, lo que sin duda alguna, altera los flujos de caja, que durante todo el año han permanecido en niveles altos.

“Las cajas de los intermediarios del mercado han estado altísimas recientemente. Estamos hablando de niveles históricos cercanos a los US$2.000 millones en la posición propia de contado”, agregó el director de investigaciones económicas de Corficolombiana, Andrés Pardo. 

Sin embargo, para los expertos, una de las razones de más peso en el desempeño del mercado cambiario es la reforma tributaria que se está discutiendo actualmente en el Congreso, y en la cual se afirma que el impuesto de renta por las inversiones de portafolio de extranjeros en renta fija podría caer de 33% a 14%.

La situación llevaría a un incremento en la cantidad de dólares en el mercado y en la inversión extranjera en portafolios, y a su vez, a una reducción en el precio de cotización de la divisa estadounidense frente al peso colombiano.

La expectativa está entonces ante el último debate que se realizará sobre la reforma  este miércoles, y donde se definirá si los cambios en la tributación para las inversiones se modifican. De hacerlo, los expertos proyectan que la apreciación del peso se mantendrá en los próximos meses. “Es por esta razón que en 2013, podríamos ver una cotización por debajo de $1.800”, puntualizó Cristian Duarte.

Otro punto que contribuiría al fenómeno, al menos en lo que queda del año,  podrían ser “los stop-loss que habrían comprado dólares entre $1.810 y $1820, esperando que subiera a una cifra cercana a $1.830 a fin de año.  Cuando ven que el precio se devuelve de una manera fuerte, se estropean, por esta razón, adoptan la posición contraria, la de vender, porque su estrategia no dio resultado”, según lo explicó el director de investigaciones económicas de Correval, Daniel Velandia.

Aunque aún faltan algunas semanas de diciembre, que por bajos volúmenes de negociación se puede llegar a pensar que la divisa tenga retrocesos, es probable que al cierre de 2012 la moneda esté en $1.775, con lo cual, la TRM acumularía una pérdida de $167,7, si se tienen en cuenta que el año inició en $1.942,70.

La divisa perdió  otros $6,26 en su última jornada

El peso colombiano continuó fortaleciéndose en la jornada del viernes, pues el promedio del dólar perdió $6,26 frente a una Tasa Representativa del Mercado (TRM) de $1.803,69. Según la plataforma Set Fx, de la Bolsa de Valores, la divisa estadounidense inició la jornada en $1.800 y obtuvo a su cierre un valor de $1.796,75. El precio de cotización máximo que logró la moneda norteamericana fue de $1.800,50 y el mínimo que tocó fue equivalente a $1.794,70. 

La opinión

Cristian Duarte

Analista de Global Securities

“Uno de los aspectos que generó presión a la baja de la divisa es que en la reforma tributaria se está analizando la posibilidad de reducir el impuesto de la inversión extranjera”.