La iniciativa del Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, es la publicación de un decreto que trae cambios en los corresponsales

María Carolina Ramírez - mramirez@larepublica.com.co

Los corresponsales bancarios, sin duda, fueron una de esas herramientas que cambió la forma como los colombianos hacían transacciones. No tener una oficina física de cada banco en una misma cuadra sino que a través de tiendas, panaderías, ferreterías o que en cualquier negocio se pudieran recibir pagos y consignaciones fue una de las mejores maneras de avanzar en inclusión financiera.

Pues bien, ahora esta figura tiene una evolución y se puede decir que el corresponsal bancario pasa a la industria 4.0 y se transforma en el corresponsal digital. Este es un cambio que sale de un decreto que tiene listo el Ministerio de Hacienda donde, además, se hacen ajustes al otorgamiento de créditos de bajo monto y a las cuentas simplificadas.

El superintendente financiero, Jorge Castaño, quien en el Foro LR ‘La banca, el reto digital 2020’ anunció esta noticia, dijo que “este decreto trae las medidas para que los corresponsales ya no estén amarrados a algo físico y conectados en tiempo real, sino que sea el corresponsal el que tenga la capacidad de ir al consumidor financiero, que tenga un dispositivo móvil digital con el que pueda acudir a la última milla, llegar a esas regiones rurales y, por qué no, a los jóvenes menores de 25 años”.

LOS CONTRASTES

  • Freddy CastroGerente de la Banca de las Oportunidades

    “Los corresponsales móviles, con apoyo tecnológico, pueden cubrir las necesidades financieras de aquellos que viven en las zonas rurales y rurales dispersas”.

La iniciativa de los corresponsales fue bien recibida por el sector. Para Gerardo Hernández, codirector del Banco de la República y ex superfinanciero, “este es un paso natural, pasamos de los corresponsales bancarios, a los no bancarios y ahora a los digitales y es sin duda el paso correcto. Seguramente tendrá un impacto muy grande sobre todo en las poblaciones más jóvenes que son las que están ahora conectadas”.

Pero el decreto no solo modifica el tema de la corresponsalía, también hace cambios a unos llamados de atención que tenía la industria sobre los créditos de bajo monto y las cuentas de ahorro simplificadas.

Según Castaño, hay un cambio en las reglas para otorgar créditos de bajo monto “escuchando al consumidor y a los bancos hemos decidido que entre las nuevas reglas está que ya no será un crédito de 36 meses, sino que ustedes (bancos) lo definen, estará amarrado a un mínimo de cuatro salarios mínimos legales y podrán cambiarlos cuando deseen, usará tecnologías sustitutivas y será rotativo entre otras”.

También aseguró que el siguiente punto del decreto tiene que ver con el pasivo de las cuentas de ahorro, el cual se había vuelto un problema de trámite y un complique para las entidades financieras.

“Empaquetamos todo y le dimos solo dos características, creamos la cuenta de depósito de bajo monto, esto va a permitir que hasta con un saldo de ocho salarios mínimos tenga un conocimiento simplificado del consumidor financiero”, dijo el Súper.

Freddy Castro, gerente de la Banca de las Oportunidades, aseguró que “con la revisión regulatoria de los productos de depósito de trámite simplificado se busca que toda la población acceda a los beneficios que ofrecen estas cuentas”.