Mercado pago, la solución de pagos de Mercado Libre, proyecta fortalecer la billetera digital con más servicios e incentivar los pagos QR

Juan Sebastian Amaya

En entrevista con LR, Jaime Ramírez, director para la Región Andina de Mercado Libre, destacó que, debido a la coyuntura y una vez se reafirme la reactivación económica, la pasarela de pagos o billetera virtual Mercado Pago incorporará el servicio de recargas de celular y de transporte público. Además, aseguró que la herramienta contribuirá con la reducción del uso de dinero en efectivo por medio de pagos con códigos QR.

¿Cómo avanza el mercado de los pagos digitales?
Mercado Pago tiene dos grandes negocios: uno de procesamiento de pagos digitales, que ha tenido una muy buena aceleración en las últimas semanas, y el otro que es la billetera digital que permite pagos sin contacto desde el celular y que, al estar el mundo físico semicerrado, bajó el consumo de este tipo de servicios. La parte de Mercado Pago que sí vio una afectación negativa fue la del mundo físico.

¿Cómo reactivar esos pagos?
Una vez el mundo físico empiece a abrir, esto va a ganar mucha popularidad porque, con el código QR, si una persona llega a un comercio con el que tenemos convenio, puede pagar con su celular. Esto evita el uso de efectivo, el paso de la tarjeta de crédito y las filas, que también son un medio de contagio. Solo con el celular se escanea el código QR y no tiene que haber contacto con nadie.

Estamos convencidos que esta herramienta va a ser muy interesante y esperamos que retome un crecimiento.

¿Para desincentivar el uso del dinero en efectivo?
Es correcto, incluso, pre covid-19, veníamos trabajando en esto, es un tema de hábitos. En Colombia hay un uso muy alto de efectivo y este tipo de herramientas nos ayudan mucho a bajarlo, con pagos digitales y presenciales, pero sin contacto.

¿En dónde se usa la billetera?
Nosotros lanzamos este proyecto de pagos QR a finales de 2019 y ya tenemos convenios con muchísimos comercios, (Jumbo), estaciones de servicio (Terpel) y cadenas de restaurantes. Lo que estamos haciendo es ofrecer descuentos para quienes usan estos canales y queremos generar ese cambio de hábito porque pagar con esto es muy fácil, rápido y seguro.

¿Cómo se accede?
Pueden usar cualquiera de nuestras dos apps (Mercado Libre o Mercado Pago), la descargan en la app store de Apple o Android. Se registran, agregan su tarjeta de crédito y ya. Cuando van a un establecimiento, en la app hay una sección de pagar con QR, se lee el código y automáticamente se paga. Cualquier tarjeta de crédito se puede utilizar a través de la plataforma.

¿Y vienen nuevos servicios?
Nos vamos a enfocar mucho en fortalecer esta billetera. Por ejemplo, esperamos prontamente ofrecer nuevos servicios, como recargas de celulares y, con el tiempo, que se pueda recargar a través de la app; también apuntarle a tener pagos de transporte masivo. Nuestro principal proyecto al corto plazo es volver masiva esta billetera, que nos sea solo para pagos en establecimientos, sino que puedan solicitar todas las necesidades.

¿La coyuntura promoverá los pagos digitales y sin contacto?
Muchísimo, definitivamente las personas han empezado a usar estos medios y han tenido buenas experiencias. El covid-19 fue un catalizador para cambios en bancarización y pagos digitales. Hemos visto un aumento en nuevos usuarios.

En Latinoamérica, cinco millones de personas compraron electrónicamente. En Mercado Pago, uno de los elementos que más se disparó fue el de los servicios remotos.

¿Piensan convertirse en una entidad vigilada y ofrecer servicios financieros?
Sí, estamos avaluando diferentes alternativas. Ahora tenemos diferentes proyectos que están andando y, claramente, una de las posibles alternativas es empezar a ofrecer servicios del corte financiero, pero es un proyecto a mediano plazo porque eso requeriría que nos convirtamos en una entidad vigilada y si bien es una de las opciones en el abanico, todavía no hemos tomado esa decisión.

Sí es una de las opciones que estamos considerando. Por ejemplo, En Argentina ya lo hacemos y tenemos un abanico de producto muy altos (pagamos intereses, otorgamos créditos) y no se descarta que más a delante también lo hagamos.

Estamos analizando, todavía no hay nada formal, esto es más hacia mediano plazo. Volverse una entidad vigilada es un proceso de hasta dos años.