sábado, 3 de agosto de 2013
  • Agregue a sus temas de interés

Rubén López - rlopez@larepublica.com.co

Hoy en día, el crédito de consumo sigue siendo la modalidad con la que la mayoría de personas se endeudan. Sin embargo, lo que pocos saben es que los préstamos libranza son el gran jalonador de la cartera en Colombia.

Según las datos de Asobancaria en cuanto a la composición de esta cartera, 34% de participación lo tienen las libranzas, lo que refleja un amplio crecimiento, ya que la cifra en 2008 era de tan solo 22%. El resto de la cartera está dividido en 23% para libre inversión y 22% tarjetas de crédito.

Pero para entender el porqué la libranza ha tenido este auge hay que conocer en qué consisten. De acuerdo con Luis Francisco Cubillos, director del programa de administración de empresas de la Universidad del Rosario, la libranza es un producto financiero que se otorga a los empleados y cuyas cuotas se descuentan directamente de la nómina, tarea que realizar la empresa como intermediaria.

Con esto, las razones que explican su avance son varias. Según los expertos, es un producto de gran demanda debido a su fácil acceso y porque las condiciones para su estudio y aprobación son menos complejas. Además, la solicitud se realiza a través de la empresa y el empleado no tiene que realizar trámites en entidades bancarias. Asimismo, la fijación de cupos está asociada a su capacidad de pago a través de su salario y el destino del dinero es libre.

Igualmente, el especialista en banca Alfredo Barragán sumó dos nuevos puntos a la lista de beneficios. “En primer lugar, es una herramienta perfecta para crear una buena historia crediticia, ya que como los descuentos son automáticos, es más difícil quedar en mora, y la segunda es que las tasas de interés por lo general, son más reducidas”.

En cuanto a este último punto, las cifras de la Superintendencia Financiera muestran que en efecto el interés por de estos productos es menor. Al comparar el promedio de todas las entidades que ofrecen este servicio, la tasa para libranzas es de 14,97% mientras que en el crédito tradicional de consumo el interés llega a 17,89%.

Desde el punto de vista de los bancos, tal como asegura Juan David Ballén, analista de Alianza Valores, como el préstamo se debita del sueldo, implica un menor riesgo para la entidad y eso impulsa a que las mismas traten de potenciar su uso.

La evolución de este crédito también a reacomodado el orden de los principales colocadores. Al tomar como referencia el año 2008, Banco Popular se establecía como líder en solitario en este segmento con una participación de 44,2% del total de la cartera, mientras que en 2012 esa cifra se redujo a 27,3%, dando un mayor protagonismo a bancos como Bbva o Davivienda.

Pero la libranza también tiene sus peros. Según Barragán, el principal riesgo es quedarse sin empleo e incumplir los pagos con el banco. “Es un problema común en este producto y por eso, es recomendable contratar algún seguro de desempleo que cubra la cuota por al menos seis meses”.

De igual forma, hay que destacar la gran concentración que tiene. Según el experto, “la mayoría de las libranzas están contratados con el sector público u oficial, junto con las compañías intensivas en mano de obra”, lo que a futuro podría representar un riesgo.

Con esto, la conclusión es que a pesar de que tiene aspectos en contra por el riesgo a quedar desempleado, la expectativa es que el crédito de libranza mantenga una tendencia positiva, dado el interés que genera tanto para el empleado como para el banco, la recomendación final es que antes de endeudarse verifique su capacidad de pago, pues cualquier crédito puede convertirse en pesadilla si no lo sabe manejar.

Producto sensible al panorama económico
Siempre se ha dicho que el comportamiento del crédito en un país está relacionado con el desempeño que tengan los indicadores económicos. Es por esto que hay que destacar que el crédito de libranzas es posiblemente la rama que más se ajusta a esa idea, ya que como asegura Juan David Ballén, “los descensos que se han visto en la tasa de desempleo tiene una relación directa en el crecimiento del crédito de libranzas, ya que al haber más gente contratada, hay más clientes que pueden beneficiarse de esta rama”.

Las opiniones

Luis Francisco Cubillos
Director programa de administración de empresas - Universidad del Rosario

“A diferencia del crédito convencional, el proceso en las libranzas lo realiza el empleado directamente en su empresa, y por eso, los trámites con el banco los hace la compañía”.

Alfredo Barragán
Especialista en Banca

“El principal inconveniente que tienen los créditos de libranza es que como los trámites se hacen con la empresa, al quedar desempleado es más fácil quedar en mora con el banco”.

Juan David Ballén
Analista de renta variable de Alianza Valores

“La reducción en el desempleo de Colombia ha sido uno de los grandes impulsores de este tipo de financiación, ya que al haber más empleados, hay mayor base de clientes”.