jueves, 3 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ricardo Barboza - rbarboza@larepublica.com.co

La pérdida de los ingresos por causas del desempleo o por incapacidad temporal, constituyen la principal preocupación de los colombianos según un estudio realizado por Ipsos Mori para la aseguradora global de protección de pagos, Genworth.

Dicha preocupación, para los encuestados, se atribuye a que, quedar desempleado no solo representaría un retroceso en el nivel de la calidad de vida, sino que los alejaría de lograr una verdadera independencia financiera.

Y es que aunque el Banco Mundial destacó que la clase media ha presentado un evidente despertar, tras pasar de representar 15% de la población a 28% en los últimos 10 años, muchas familias colombianas han llevado sus finanzas al límite y continúan siendo vulnerables a los cambios en sus circunstancias.

De los 981 encuestados en todo el territorio nacional con edades entre los 16 y 50 años, 11%, es decir uno de cada diez, manifestó que no podrían cumplir con las obligaciones financieras de sus hogares ( préstamo hipotecario, arriendo, servicios públicos y alimentación), si la fuente de ingresos en el hogar pierde su trabajo. Otro 49% de las personas que participaron en la encuesta manifestó que solo podrían cumplir con los compromisos financieros del hogar por un periodo de seis meses.

Lo preocupante, según expertos, es que el temor de los colombianos a perder el trabajo y con estos sus ingresos mensuales, no ha logrado generar una cultura de protección frente a cambios negativos en sus circunstancias financieras. Cerca de tres de cada diez encuestados (27%), no tiene ahorros, seguros o fondos de pensiones. El 18% de esta población corresponde a cabezas de familia.

En acceso a crédito también se rajaron los colombianos consultados, pese a ser éste, uno de los más importantes motores en el incremento del gasto y la calidad de vida.

Tan solo 8% de los consultados dijo tener algún tipo de seguro de protección de pagos para sus créditos que cubren pagos mensuales de préstamos hipotecarios, tarjetas de créditos o sobregiros, préstamos personales, entre otros. A esto se le suma que los consumidores siguen presentado amplios problemas de sobrecostos y sobreendeudamiento.

Para Andrés Mendoza, Country Manager de Genworth Colombia, “esta situación se presenta debido a los bajos salarios que ofrece el mercado laboral y además , estos están gastando todos sus ingresos y solicitando préstamos para cubrir todas las necesidades que tienen que ver con acceso a estudio y sostenimiento ”.

El directivo, recalcó que en este contexto, “la educación financiera debe ser clave y todas las entidades de crédito deben trabajar, participar e incentivar al buen manejo de las finanzas personas de todos los usuarios con el fin de que haya un beneficio mutuo entre las partes”.

Por su parte Ángela Mora, especialista en economía del Politécnico Grancolombiano dijo que, parte de la problemática que evidencia los resultados del estudio se debe a que, “ el sistema financiero del país, desafortunadamente no es incluyente por estar diseñado para las personas con altos ingresos”. Debido a esto, dijo la académica, “es clara la necesidad de tomar conciencia y reestructurar el presupuesto con el fin de empezar a ahorrar un pequeño porcentaje de los ingresos que permita asegurar una excelente calidad de vida”.

Lo cierto es que, los resultados de la encuesta, refleja que los colombianos pueden estar acumulando un posible riesgo de deuda, el cual los podría afectar de manera significativa al momento de presentarse una desaceleración económica.

En este sentido, los expertos financieros recomiendan realizar una reestructuración del presupuesto mensual, evitar las compras innecesarias y empezar ahorrar entre 5% y 10% ya que así podrían asegurar calidad de vida adecuada. Adicionalmente, disminuirían los sobrecostos y deudas.

Educación financiera es clave para la economía
La educación financiera se ha convertido en un elemento de gran importancia para ayudar a mejorar las finanzas personales. Los expertos manifestaron que a pesar de que ésta no es aplicada en su totalidad, recomiendan que es la mejorar forma de lograr situaciones económicas sólidas a largo plazo. Andrés Mendoza, country manager de Genworth, dejó claro que hace falta educación financiera por parte de las entidades de crédito y estas están en la obligación de educar a sus clientes por medio de campañas que permitan ganar conciencia del manejo de los productos adquiridos.

La opinión

Andrés Mendoza
Country Manager de Genworth Colombia

“La educación financiera es muy importante y hace falta participación e interacción por parte de las entidades financieras”.