Si la propagación del Covid-19 se mantiene, pero sobre todo si los precios del crudo siguen cayendo, la divisa se seguirá fortaleciendo

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

El precio promedio del dólar llegó a un nuevo máximo histórico este miércoles, pues alcanzó los $3.836,21 tras el anuncio de Saudi Aramco de aumentar su producción de petróleo y después de que se confirmaran más casos de Covid-19 en el país, por lo que el Gobierno dio a conocer las nuevas medidas.

Al cierre del mercado, el precio promedio de la tasa de cambio registró un alza de $55,82 frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM), que se ubicó en $3.780,39.

La divisa abrió la jornada con un precio de $3.805 y su cierre fue de $3.892,25. El precio mínimo que se registró en la plataforma Set-Fx fue de $3.795,75, mientras que el máximo fue $3.908. El monto negociado durante la jornada fue de US$1.039,31 millones en 2.708 transacciones.

Dada la volatilidad de la semana, las comisionistas han comenzado a ajustar sus proyecciones para la tasa de cambio y las consultados por LR coinciden en que las probabilidades de que esta llegue a $4.000 son altas.

Raúl Moreno, director de estrategias de mercado de Global Securities, mencionó que con la coyuntura del mercado petrolero, se ha generado una fuerte depreciación de la tasa de cambio que podría llevar a niveles cercanos a $4.000, aunque sería un precio temporal que no creen que se mantenga por mucho tiempo.

“Si tenemos en cuenta la última guerra de precios, el dólar a $3.800 podría demorar tres meses. Sin embargo, consideramos que países y entidades ejercerán presiones para que dejen de caer los precios del petróleo, por lo que la tasa de cambio a ese nivel podría extenderse por tres o cuatro semanas”, explicó.

Wilson Tovar, jefe de investigaciones económicas de Acciones & Valores, destacó que, en noviembre del año pasado, la proyección para la tasa de cambio este año era $3.780.

“Si las tensiones entre Arabia Saudita y Rusia se mantienen, y el Covid-19 se sigue propagando, estimamos que la tasa de cambio podría llegar, incluso, a niveles cercanos a $4.300 durante el año”, mencionó.

El analista agregó que no se espera que los precios del petróleo se mantengan bajos por mucho tiempo, ya que si los barriles se venden por debajo de US$30 no hay inversión y se incrementarían las posibilidades de una desaceleración económica.

Así mismo, Juan David Ballén, director de análisis y estrategia de Casa de Bolsa, mencionó que la comisionista proyecta que el dólar se negociará en niveles de $3.900 y $4.000.

“Consideramos que hasta que no toque fondo la desaceleración económica que se ha generado por la caída de los precios del petróleo y la expansión del Covid-19, el dólar se seguirá fortaleciendo”, dijo.

Camilo Durán, analista senior de Credicorp Capital, estuvo de acuerdo en que el panorama en el corto plazo no parece alentador, ya que el desplome de los precios del petróleo junto con la llegada del Covid-19 al país generarán presiones sobre la economía.

“Si bien en trimestres recientes la tasa de cambio no había presentado una relación cercana con la dinámica de los precios internacionales del petróleo, su correlación inversa suele aumentar de manera importante cuando la materia prima está en tendencia de descenso, debido a que esta situación genera un choque tanto de precio como de cantidad en los ingresos externos del país”, indicó.

En cuanto a las proyecciones de Alianza Valores, Julián Cortés, analista macroeconómico de esta comisionista, expresó que la tasa de cambio, el crecimiento y la inflación dependerán de lo que pase con el petróleo.

“Hemos planteado dos escenarios. Uno en el que el choque terminaría en el primer semestre y causaría una reducción moderada del consumo. El otro es que continúe impactando en los próximos tres trimestres y aumente la inflación”, dijo.

LOS CONTRASTES

  • Wilson TovarJefe de investigaciones económicas de Acciones & Valores

    “En el segundo y tercer trimestre los bancos centrales tomarán decisiones fiscales como las que tomó el Banco de Inglaterra el miércoles. Colombia también deberá reaccionar”.

  • Camilo DuránAnalista senior de Credicorp Capital

    “Las monedas de las economías emergentes que dependen del petróleo sufren un significativo golpe, en un momento en que se evidenciaba una alta demanda por dólares a nivel global”.

El analista destacó que de la duración de las caídas de los precios del barril de petróleo dependerá cuánto tiempo dura la tasa de cambio en sus niveles actuales.

Dado que el miércoles continuaron las caídas en los precios del commodity, la dirección de investigaciones económicas de Bancolombia realizó un informe en el que concluyó que “en un escenario en el cual los niveles actuales del crudo se mantuvieron por el resto del año, la tasa de cambio promediaría un nivel de $3.900 durante el año”.

En cambio, si los precios del crudo Brent retornan a los US$60, el peso colombiano lograría corregir hacia niveles levemente por encima a los $3.300.

En el caso de Global Securities y en el de Acciones & Valores se proyecta que el dólar cerrará el año cerca de $3.600.

El yen y el franco suizo se fortalecen por mayor aversión al riesgo
Durante la jornada, el dólar se debilitó frente al yen japonés 0,9% y 0,2% ante el franco suizo, pues por las caídas de las bolsas los inversionistas recurrieron a activos refugio. El euro se mantuvo relativamente estable, mientras que la libra esterlina cayó 0,6% frente al dólar. La divisa de Reino Unido fluctuó entre ganancias y pérdidas durante el día después de que el Banco de Inglaterra recortó de emergencia 50 puntos base de su tasa de referencia, por lo que esta quedó de 0,25%. Además, anunció una línea de liquidez.