sábado, 1 de junio de 2019

Andrés Moreno Jaramillo

Las redes sociales en Colombia se han convertido en una herramienta muy útil para encontrar información sobre economía, análisis financiero de empresas y evolución de los mercados bursátiles.

Sin embargo, Facebook, Instagram, Twitter y Youtube han sido aprovechadas también por inescrupulosos, volviéndolas de manera peligrosa en la carnada ideal para que ciertos “gurús” financieros ofrezcan servicios de asesoría ilegal. Vemos a menudo como publican fotos en Instagram de sus operaciones bursátiles siempre exitosas, acompañadas de fotos con objetos de lujo, intentando demostrar que siempre son exitosos y que los inversionistas novatos necesitan de ellos para “aprender a invertir” y ser millonarios.

En Colombia, se han conocido casos de personas que eran “ordenantes” o “apoderados” de cientos de cuentas en donde hacían operaciones bursátiles sin ningún tipo de control, lo cual fue restringido por la Superfinanciera en 2007. También están los que intentaban cobrar a sus seguidores por señales de trading y por “evitar mayores pérdidas” cuando alguna acción caía. Así como los que promocionaban la inversión en libranzas en empresas captadoras intervenidas por el Gobierno.

Esos mismos “gurús” recientemente dan asesoría para la compra y venta de Bitcoin y mercado Forex, cuyos activos se ofrecen sin clasificar el perfil de riesgo de los inversionistas y sin decirles que son de riesgo extremadamente alto.

Las autoridades deben seguir alerta ante este tipo de personas. Se creen dueños de la verdad sobre la tendencia de los mercados y las acciones,y buscan siempre mostrar sus ganancias con el fin de volverse influenciadores bursátiles con capacidad de mover las tendencias del mercado de valores pensando en beneficio propio.

Los ciudadanos deben entender que los “gurús” financieros no tienen vigilancia de los organismos de control, y ante una queja o un fraude no tienen a quién acudir para que les garanticen sus derechos.

La Superfinanciera ha prohibido la asesoría bursátil a quienes no tienen certificación. Si bien la libre opinión sobre los mercados en redes sociales tiene que protegerse, debe haber un control permanente en quienes buscan influenciar a inversionistas novatos en redes sociales.

Los “gurús”, quienes según ellos ganan todo el tiempo, deberían hacer lo que hizo el exitoso inversionista Warren Buffett. Crear un fondo de inversión en donde sus recomendaciones puedan ser monitoreadas y sometidas a vigilancia por las entidades de control. Es la mejor manera de estar regulados y de demostrar que lo que tanto pregonan en redes efectivamente se cumple.