El Banco Credifinanciera le apuesta a ser un banco digital, por eso tiene una estrategia para esto y lanzó el crédito de libranzas digital

Heidy Monterrosa Blanco - hmonterrosa@larepublica.com.co

La pandemia aceleró el uso del canal digital en el sector bancario y el Banco Credifinanciera, que nació como entidad bancaria a principios de 2020 después de varios años como compañía de financiamiento, no fue la excepción. En Inside LR, Carlos Iván Vargas, presidente del banco, anunció el lanzamiento, en un par de semanas, de una cuenta de ahorros digital y autoasistida.

¿Cuál es el balance en estos primeros meses como banco más allá del impacto de la pandemia?
En este momento, tenemos una utilidad de aproximadamente $28.641 millones a octubre y vamos a cerrar el año con cerca de $34.500 millones.

En libranzas, que es nuestro negocio principal, ya nos estamos acercando a $1 billón. En microcrédito y en Pyme tenemos cerca de $150.000 millones en cada uno, para completar una cartera de alrededor de $1,2 billones. Tenemos 115.000 clientes, un indicador de cartera vencida de 3,31%, una solvencia cercana a 16% y el rendimiento sobre la inversión ha estado cerca de 30% durante el año.

¿A cuántos clientes les otorgaron alivios y cuánta cartera se vio cobijada?
Les dimos alivios a 90% de los clientes de microcrédito, pero hoy más de 90% de esos clientes nos está pagando. El recaudo que tenemos hoy de las cuotas de microcrédito es superior al que teníamos en marzo cuando comenzó la pandemia. En Pyme, les dimos alivios a aproximadamente 75% de nuestros clientes. En libranzas, 90% de nuestros clientes son pensionados, 5% son empleados públicos y 5% son del sector privado, así que eso nos permitió tener un segmento anticíclico. Tuvieron problemas de liquidez, pero fueron clientes que no perdieron per se su capacidad de pago.

¿Cómo avanza la colocación de créditos en medio de esta coyuntura y qué están teniendo en cuenta para la aprobación?
El sistema se ha afectado. Hicimos algunos ajustes a todos nuestros modelos de riesgo y esos cambios rápidos comprendiendo las circunstancias que estaba viviendo el consumidor, nos ha permitido seguir conservando los estándares de calidad. En libranza hemos seguido colocando, hicimos un cupo de $100.000 millones apenas inició la pandemia para colocar créditos. En microcrédito no estamos colocando lo mismo que antes de la pandemia, pero en libranza sí estamos igual. En Pyme ha sido más lenta la recuperación.

¿Qué estrategias han implementado para lograr las altas rentabilidades que menciona?
Hay cuatro factores de éxito. El primero es el servicio cercano y el segundo es la fuerte apuesta tecnológica. La pandemia nos dio la oportunidad de digitalizar varios de nuestros productos, así que ya lanzamos un CDT en casa, una plataforma de microcrédito digital y la libranza digital. A mediados de diciembre, tenemos un regalo navideño para nuestro clientes y vamos a sacar nuestra cuenta de ahorros digital. Esta es totalmente autoasistida y puede hacerse a través de los canales virtuales. El tercer factor es la estrategia focalizada, así que somos líderes en ‘silver economy’ y en los negocios del pueblo, y el cuarto es que aunque el banco es joven, tiene experiencia.

LOS CONTRASTES

  • Alfredo BarragánExperto en banca de la U. de los Andes

    “Por el perfil de sus clientes, Credifinanciera tiene el reto de crear herramientas digitales muy intuitivas para que las personas pierdan el miedo a la tecnología”.

¿Cuántos clientes nuevos esperan tener con la cuenta de ahorros?
Somos un banco que le está apostando al ecosistema. El gran atributo de esa cuenta de ahorros es que se puede dispensar en la puerta de la casa. El próximo año le estamos apostando a que aproximadamente 50% de nuestros clientes, que son cerca de 120.000, tengan esta cuenta de ahorros.

¿Qué otros productos van a lanzar además de la cuenta de ahorros?
El próximo año tenemos pensado completar el tema de la digitalización de la libranza. También estamos apostándole a un crédito rápido de consumo totalmente digital y, tal vez a final de 2021, tendremos nuestra tarjeta de crédito digital. La apuesta del banco para el próximo año es ser totalmente digital sin olvidar lo importante que es el servicio al cliente.

¿Cuánto han bajado las tasas por la actual coyuntura y considera que hay espacio para bajarlas más?
La tasa más cara que tiene un cliente es el crédito que no puede tener. Hoy las cuentas de ahorro y las corrientes son las que han crecido significativamente y a donde se ha dirigido la liquidez del sistema financiero. Con estas cuentas, generalmente, no se fondea el crédito, sino con estructuras un poco más a largo plazo. Además de la liquidez, el riesgo también es un componente de los precios y de las tasas.

¿Cuántos clientes han sumado en 2019 y cuántos esperan completar el próximo año?
Llegamos a 115.000 clientes y la meta que teníamos a cerrar el año era cerca de unos 90.000 clientes. En el transcurso del año, han llegado aproximadamente unos 20.000 clientes, pues durante la pandemia se vincularon muchas personas. Ha sido un crecimiento aproximado de 10%. Le estamos apostando a llegar el próximo año a entre 140.000 y 145.000 clientes.

¿Cuál es la meta en los clientes de CDT y cuál es el monto promedio en estos certificados?
Tenemos 11.500 clientes y unos 17.000 títulos. El cliente promedio tiene unos $95 millones en este producto . Esperamos seguir atomizando el número de clientes en CDT el otro año y creemos que finalizaremos 2021 con unos 16.000 clientes. Para llegar a eso, tenemos que contactar a unas 50.000 personas, que lo estamos haciendo con nuestros streamings.

EL PERFIL
Carlos Iván Vargas Perdomo es el presidente del Banco Credifinanciera. Es economista con experiencia en desarrollo estratégico, mercadeo y banca de inversión. Ha sido conferencista de congresos internacionales y cuenta con experiencia en el sector financiero en banca de consumo. También ha sido docente en diferentes universidades del país. Además, lideró el proceso de la creación del Banco Credifinanciera, luego que a la compañía de financiamiento se le aprobara la adquisición de 100% del Banco Procredit en diciembre del año pasado.