.
BANCOS La revolución de la banca tradicional
martes, 23 de julio de 2019

El arraigo de los colombianos al efectivo es muy importante, el mayor en Latinoamérica

Carlos Bernal

Una de las principales conclusiones de la reciente Convención Bancaria es que la revolución 4.0 será una de las protagonistas en el futuro del sector. En una de sus intervenciones, el presidente de la Junta Directiva de Asobancaria, Juan Carlos Mora, resaltó que dicha transformación está en la base de la banca moderna, y permitirá la construcción de un sistema ágil e incluyente.

El Informe de Medios de Pago 2018 que realizamos en Minsait, la compañía de consultoría de transformación digital y Tecnologías de la Información de Indra, muestra que la implementación y evolución de la tecnología en los medios de pago electrónicos es fundamental en el camino de construcción de un ecosistema Fintech.

De este estudio se desprende que el arraigo de los colombianos al efectivo es muy importante, el mayor en Latinoamérica, motivo por el cual aparece una gran oportunidad para la evolución a través de la mejora de los medios de pago digitales. Una muestra del alto uso del efectivo, es que 93,6% de las personas bancarizadas utilizan este medio de pago de manera mensual. A su vez, 44% utiliza el efectivo para pagar sus compras online, mientras que seis de cada 10 colombianos nunca han utilizado las Apps de pago a través del móvil.

Los resultados evidencian que en la medida en que incrementa la inclusión financiera, el consumidor cambia sus hábitos de pago. Por este motivo es fundamental entender el comportamiento del usuario, quien exige soluciones rápidas y flexibles, de modo que se deben generar alternativas que faciliten la ejecución de sus transacciones, además de dar un acompañamiento en el proceso de digitalización.

En Colombia, por ejemplo, uno de los avances más relevantes en los últimos años fue el pago electrónico con tarjeta débito. A diferencia de otros países donde prima el uso de tarjetas de crédito, en el país existen más de 27 millones de usuarios del débito versus 14 millones de usuarios del crédito. De acuerdo con Minsait, en 2018, el Bbva habilitó tres millones de nuevos compradores digitales vía tarjeta débito.

Esta tendencia, nos lleva a preguntarnos, ¿cuáles deberían ser entonces los siguientes pasos para promover los medios de pago electrónico en Colombia? En primer lugar es clave apalancarse en el débito para fomentar la digitalización y atraer al segmento no bancarizado.

Por el lado de los canales, aún existen varios retos a solventar. La transformación digital de las empresas del sector es uno de ellos. Por esto, Minsait propone un modelo para la implementación de la banca digital basado en cuatro aspectos clave: máxima personalización de la oferta de cara al cliente de la entidad, sencillez de uso, agilidad en la incorporación de nuevos servicios y adaptabilidad. En esta propuesta, juegan un rol muy importante las tecnologías de Analytics, Big Data y técnicas como el machine learning o el uso de algoritmos para la predicción de compra y de marketing digital para la atracción y atención de clientes.

Un tercer reto es sin duda la ciberseguridad. Todavía existe un 33% de usuarios en Colombia que considera que los pagos online son inseguros. Por esta razón, es importante aumentar la confianza en materia de seguridad y control del fraude a partir de estrategia que permitan reforzar este aspecto, tales como la biometría y mensajes de seguridad, entre otros.

Como cuarto punto, debemos seguir avanzando en mecanismos de interoperabilidad entre diferentes tipos de proveedores de servicios de pago, como los bancos, las Fintech y las billeteras digitales o Sedpe, para asegurar mayores alternativas y experiencias integradas al usuario final.

En esta revolución 4.0 de la banca colombiana será clave aportar a la digitalización e innovación del sector a través del desarrollo tecnológico, promoción y transformación de los medios de pago electrónicos. La industria nacional ya ha dado grandes pasos en esta dirección y con seguridad, en los próximos años veremos una mayor materialización de esta revolución del sistema bancario en el país.