.
BANCOS Algunos elementos que debe considerar si va a pedir un préstamo para cancelar otro
martes, 22 de junio de 2021

Es fundamental analizar la tasa de la nueva obligación para verificar que sea más beneficiosa que la del crédito que busca liquidar

Diego Andrés Stacey Salazar - dstacey@larepublica.com.co

Debido a la pandemia, miles de personas en Colombia tuvieron que buscar salidas económicas para sobrellevar su situación, y una de las soluciones fue recurrir a créditos en entidades bancarias o de financiamiento.

Según la encuesta Consumer Pulse, realizada por la compañía de información financiera Transunion, para marzo de 2021, la mitad de los consumidores colombianos seguía enfrentando dificultades financieras provocadas por la pandemia, y uno de cada cuatro de ellos admitió haber aumentado su uso de crédito disponible.

Sobre el tema, la directora del programa de Administración de Empresas de Areandina en Valledupar, María del Mar Restrepo, aseguró que “el crédito en sí mismo no es una mala opción, pero debe ser visto como una herramienta que se debe usar con inteligencia”.

Esto, especialmente, si el préstamo que solicita una persona se utiliza con el fin de cancelar otros. Dicha opción puede ser útil “siempre y cuando las condiciones (del nuevo crédito) sean mejores y ayuden a alivianar el flujo de caja”, indicó Paola Páez, CEO de la empresa Biofinanzas.

Para la experta, hay que tener mucho cuidado al momento de ejecutar esta estrategia pues, en poco tiempo, se puede convertir en una “bola de nieve” y resultar en un endeudamiento mayor, si no se cumplen con las obligaciones.

A esta advertencia, David Nieto Martínez, director del programa de Finanzas de la Universidad El Bosque, agregó que, antes de recurrir a este tipo de alternativas, es necesario establecer el uso que se le va a dar a esos recursos, en la medida en que los créditos no se deberían emplear “como dinero de bolsillo”.

Los consumidores de alto riesgo, según el informe de Transunion, aumentaron su deuda promedio en 13,3% durante el primer trimestre de 2021, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Estas personas, al no ser tan prudentes con sus finanzas, se permiten adquirir créditos que puedan solucionar problemas de flujo de caja de manera inmediata, pero que pueden ser perjudiciales en el largo plazo, si no se tienen en cuenta todas las condiciones del préstamo.

Para pedir un crédito, entonces, se deben tener en cuenta al menos tres variables, que son el plazo de pago, la cuota a cancelar y la tasa de interés, explicó Reinaldo Medina Alzate, docente de finanzas de Areandina Bogotá.

LOS CONTRASTES

  • Paola PáezCEO de Biofinanzas

    "Hay que equilibrar las necesidades con los recursos. Adquirir un crédito para pagar lo básico puede abrir un hueco para no terminar de cerrar otro".

El académico añadió que siempre hay que tener un presupuesto realista, y que adquirir un crédito para cancelar otro, sirve el mismo propósito y utilidad cuando lo solicita una persona jurídica pues, con una cuota más baja para pagar, las empresas pueden tener un panorama con más oportunidades y liquidez.

Por ello, Nieto explicó que muchas veces las empresas “incurren en deudas más elevadas debido a su funcionamiento”, y por tal razón es importante conocer las opciones que brinda el mercado, siendo una de ellas el solicitar un préstamo para favorecer el flujo de efectivo.

Sin embargo, e independientemente de la naturaleza de la persona, Restrepo resaltó que hay una falta de cultura financiera en el país y que, en determinadas ocasiones, eso lleva al sobreendeudamiento. Hay una “falta de organización con los ingresos y egresos”, concluyó.

¿Qué tan seguros y convenientes son los préstamos “en minutos”?

Muchos de los créditos que solicitan los colombianos hoy en día son aquellos que garantizan una aprobación en minutos, sin papeleo y de manera completamente digital.

Sin embargo, Paola Páez advirtió que, muchas veces, cuando las personas acuden a ese tipo de soluciones tecnológicas, con el fin de hacer más expedito el proceso, pasan por alto las condiciones establecidas.

Por esto, la experta recomendó revisar en detalle los términos y la letra menuda, para no terminar con una obligación menos conveniente a la que se quería cancelar.