Judicial

Los bufetes detrás de los grandes negocios de 2019


En LR le presentamos este informe especial por el Día del Abogado

Cerca de 5,5% de los colombianos necesitaron contratar a un abogado en el último año, conozca cómo se hace el cobro de los servicios.

Felipe Ortegón Romero - felipeortegon1983@hotmail.com

Cerca de 5,5% de los colombianos necesitaron contratar a un abogado en el último año, según las estadísticas de la rama judicial presentadas al Congreso de la República en 2018. Se habla de unas 2,8 millones de personas, pero la cifra puede ser más alta debido a que no contempla los múltiples trámites notariales como divorcios por mutuo acuerdo, herencias y contratos, entre otros.

El valor de los honorarios de este tipo de profesionales no se rige bajo ninguna normatividad, estos pueden fijarse de común acuerdo entre el cliente y su representante, aunque entidades como el Colegio Nacional de Abogados (Conalbos) cada año definen unas tarifas que sirven de guía para determinar
los montos por hora, sin embargo en la práctica poco se tienen en cuenta.

“Estas tarifas son solo una guía ante aspectos no previstos por la voluntad de las partes (cliente y representante) o cuando se presenten conflictos por el excesivo cobro de honorarios”, dijo Samuel Escobar, director del Consultorio Jurídico de la Universidad del Rosario.

En la práctica, según Hernán Olano, director del Centro de Ética y Humanidades de la Universidad La Gran Colombia, “los bufetes, de acuerdo a su categoría, experiencia y reconocimiento del abogado que atienda el caso, cobran desde $200.000 hasta $600.000 por hora”.


Al consultar a las firmas más prestigiosas del país, estas manejan actualmente un precio promedio por hora de $250.000 para profesionales junior, $400.000 para senior y hasta $800.000 o $1 millón para socios.

Este valor -agregó Olano-, “depende del trabajo desplegado por el jurista, de su prestigio, complejidad del asunto, del monto o cuantía del pleito y de la capacidad económica del cliente. Así lo determinó el Consejo Superior de la Judicatura”.

Otros aspectos a tener en cuenta son: la experiencia del profesional y su área de práctica. “Entre más especializado sea, más cobrará. Los que manejan casos en el sector financiero, telecomunicaciones o bancario pueden cobrar hasta 30% más que los de familia o civil”, dijo Ana Rocío Niño, profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad Libre.

Según Niño, para la liquidación y pago final de los honorarios, “el Consejo de Estado ordenó tener en cuenta el lugar donde el abogado prestó sus servicios, los elementos probatorios aportados por el cliente y la facilidad o dificultad para sacar adelante las pretensiones encomendadas”, señaló.

Recuerde, no todas las consultas jurídicas se cobran, esto dependerá de la discreción del abogado. Asuntos menores como redacción de tutelas, derechos de petición y contratos de compra venta, entre otros, los cubren generalmente los consultorios jurídicos de las universidades, los cuales nacieron en 1971 y aún siguen vigentes en las 185 facultades.