Judicial

Los bufetes detrás de los grandes negocios de 2019


En LR le presentamos este informe especial por el Día del Abogado

Estar en un directorio es un reconocimiento a la constancia en la práctica del derecho, con altos estándares de ética y profesionalismo.

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

Varios son los rankings internacionales como Legal 500, Leaders League y Chambers & Partners que coinciden a la hora de destacar los bufetes de abogados más prestigiosos de Colombia. Si bien cada listado tiene su metodología y miden varios factores como el número de asociados, grado de especialización o la diversidad de los clientes, en la gran mayoría se repiten algunas firmas.

Es el caso de Brigard Urrutia, Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría (PPU), Gómez-Pinzón Abogados y Posse Herrera Ruiz. Los directorios describen los servicios de estas firmas como sobresalientes y personalizados. Por ejemplo, en el más reciente ranking de Chambers & Partners, estos cuatro bufetes están en “Banda 1”, en el área derecho bancario y financiero. Cabe resaltar que estar o no en un ranking internacional depende de afiliarse a la publicación.

Este año, Leaders League ha sido el único directorio que ha actualizado el listado (Legal 500 y Chambers & Partners actualizan en segundo semestre) y para esta edición la novedad para Colombia fue incluir el derecho penal, pues normalmente lo hacen en las áreas del derecho como la propiedad intelectual, el arbitraje o las fusiones y adquisiciones.

En este sentido, 17 firmas nacionales figuran en este ranking que está divido en tres categorías: líder, excelente y muy recomendable. En la primera categoría (líder) están tres firmas: De La Espriella Lawyers Enterprise, Jaime Granados Peña & Asociados, y Jaime Lombana & Abogados los reconocidos.
Precisamente, las firmas que figuran en el listado resaltaron que la ética profesional, la academia, la experiencia y el servicio personalizado a los clientes son factores determinantes para el éxito.

“La excelencia académica es uno de los requisitos para hacer parte de la firma. Como profesor de la Universidad del Rosario en derecho penal busco siempre a los mejores”, expresó Jaime Lombana.

Ahora bien, ¿qué beneficios tiene estar en los rankings? De acuerdo con Santiago Trillos Clavijo, consultor en estrategia y mercadeo en Practice 360, las ventajas son a nivel de marketing, es decir, posicionamiento de marca y recordación (top of mind). Otro beneficio es que las multinacionales tienen en cuenta estos rankings a la hora de adquirir servicios legales en el país, pues su credibilidad es muy fuerte.

“Estar en el ranking no significa que van a llegar más clientes, pero sí es una carta de presentación importante para determinados casos. Además, son un referente que los estudiantes tienen en cuenta a la hora de querer trabajar en una firma, pues son los que mejores abogados tienen”, expresó Trillos.

Según un informe realizado por Adam Smith, Esq, consultora boutique de gestión que presta servicios a bufetes de abogados, las guías comerciales, como Chambers & Partners y The Legal 500, son solo de nivel secundario en importancia para los clientes. “Las empresas rara vez los utilizan como punto de partida para buscar un consejo externo. Más bien, los utilizan para confirmar las recomendaciones o también los usan para validar sus propias elecciones. Es tranquilizador para ellos si el bufete de abogados que han elegido aparece como nivel uno en las cámaras”, indica el estudio.

Antonio Leal, autor del documento y director de la empresa, indicó que una vez una firma entra en un ranking, por lo general se mantiene dentro. Sin embargo, para entrar debe demostrar que tiene una oferta distintiva en el mercado y el reconocimiento de los clientes, lo que suele tomar varios años.
Trillos indicó que lo más importante a la hora de entrar a los listados y mantenerse es tener selección, orden y constancia en el trámite de aplicación además de conocer muy bien el paso a paso y la metodología.

Con todo esto, es evidente que los abogados locales están obteniendo un reconocimiento significativo en Latinoamérica por la variedad de prácticas que manejan y, especialmente, por su capacidad resolutiva de conflictos legales y jurídicos.

En The Legal 500 también aparecen firmas como Dentons Cardenas & Cardenas, Esguerra Asesores Jurídicos, Lloreda Camacho & Co, Durán & Osorio Abogados Asociados, Muñoz Tamayo & Asociados, entre otros.
Además, en su más reciente edición Chambers & Partners resaltó a 50 abogados colombianos en 15 áreas del derecho. Entre estos están Fernando Macías, socio de Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría (PPU); Sergio Michelsen, socio de Brigard Urrutia o José Luis Suárez, socio de Gómez-Pinzón Abogados.

Estar en un directorio es, entonces, un reconocimiento a la constancia en la práctica del derecho, con altos estándares de ética y profesionalismo. También es tener un servicio personalizado y especializado que sea innovador y a la vez efectivo, para que el cliente siempre se sienta satisfecho con los servicios que le brindó la empresa que lo asesoró.