Laboral

Ambiente laboral y felicidad


El salario emocional es una prioridad hoy en día a la hora de retener talento en las pequeñas y grandes compañías

Las empresas siguen trabajando para mantener motivados a sus empleados y, por consiguiente, presentar mejores resultados.

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

El cambio generacional, aspiraciones cada vez más crecientes y modelos de trabajo personalizados en cada empresa han ido moldeando los ambientes laborales de cada una de estas, hasta el punto de que ya no existe un manual de instrucciones para que los empleadores puedan mantener motivados a sus empleados, o una guía generalizada para tener ambientes positivos y estimulantes al trabajo.

A pesar de este contexto general, las empresas siguen trabajando para mantener motivados a sus empleados y, por consiguiente, presentar mejores resultados.

Consultoras nacionales e internacionales coinciden en que motivar a los trabajadores es esencial para alcanzar las metas propuestas, al mismo tiempo que propiciar un buen ambiente de trabajo es positivo para el rendimiento.

Más que ambientes, los expertos sugieren crear experiencias en los empleados, empezando desde el proceso de atracción de talento, momento en que la empresa debe generar una experiencia agradable al candidato.

Después de esto, según indicó Liliana Gutiérrez, directora general de LG Consultores, “la transparencia y claridad “son indispensables en el proceso de contratación, así como un proceso de inducción en el que el nuevo empleado se sienta importante y se construya compromiso”.

“Las motivaciones de los colaboradores han cambiado, el diseño de programas de compensación y beneficios deben ser a la medida de acuerdo con la generación, en este momento, las motivaciones de la generación X, no son las mismas para los millennials ni centennnials”, agregó Gutiérrez.

La experta explicó que, por ejemplo, a la Generación X la motivan los beneficios orientados a su familia y económicos, mientras que para los millennials y centennials, el tiempo libre, espacios agradables de trabajo y flexibilidad, son condiciones que les genera mayor satisfacción.

En general, una empresa con valores claros, que sea socialmente responsable, con inclusión laboral y que esté abierta a las ideas de sus empleados tiene mejores resultados. Es a este modelo al que, según los expertos, deben apuntar sus directivas.

Además, desde las organizaciones, los ejecutivos se plantean preguntas de cómo se pueden crear entornos a los que la gente quiera presentarse y no a los que deba presentarse.

Para José Miguel Caro, socio de la firma consultora Plurum, el camino que hoy se está trazando desde las organizaciones se plantea este tipo de cuestiones.
“La idea es ofrecer una mejor experiencia al empleado, desde que llega hasta que se retire, buscando mecanismos que permitan resaltar los momentos más importantes y acompañar cuando las cosas no salgan tan bien”, dijo.

El experto agregó que “mientras las organizaciones se miden por resultados, las personas se miden por momentos”, por lo que cobra vital importancia el tema de ofrecer un mejor entorno a los empleados, También es fundamental brindarles espacios físicos que fomenten la conexión entre la gente.

Para Caro, en las empresas se considera obsoleto un sistema de liderazgo autoritario, por lo que recomienda a los jefes adaptarse a modelos más cercanos, que les entreguen “mejores resultados”.

“Los jefes deben mandar cada vez menos desde los escritorios”, concluyó el directivo.

¿Qué falla si no hay un buen ambiente?

Si en una empresa el ambiente laboral no es positivo y no motiva a sus empleados a tener un mejor desempeño, son varias las explicaciones de los expertos para dar respuesta a este fenómeno.

Por ejemplo, la falla puede estar en los estilos de liderazgo o en las estructuras organizacionales. También, si los valores empresariales no son claros. En general, fallan las organizaciones en los procesos de atracción de talento, en los que no se evalúan bien a los candidatos a fin de validar la afinidad que tienen con la empresa y su cultura.