Industria

Emprendimiento


Pese a la falta de financiación, cada vez son más los colombianos que deciden emprender su propio negocio. LR presenta un informe sobre las unidades de emprendimiento de las universidades, los grandes grupos empresariales, las opciones para obtener recursos y el papel de las cámaras de comercio.

Macondo lab se ubica como la primera aceleradora de negocios del país

Isis Beleño - ibeleno@larepublica.com.co

En el mundo se busca la fórmula para generar emprendimientos de alta ambición o dinámicos. La mirada de los inversionistas, empresarios, diseñadores de políticas de desarrollo económico y la academia se ha enfocado sobre aquellas ideas y proyectos que pueden generar un gran impacto en la sociedad.

A tono con esta tendencia global, las universidades colombianas han creado unidades de emprendimiento para acompañar el proceso de creación de empresas de su comunidad universitaria de la que no solo hacen parte los estudiantes y profesores sino también sus empleados y egresados.

El Latam Accelerator Report 2016, medición que elabora la firma Gust & Fundacity para destacar el comportamiento de las compañías emergentes en América Latina, catalogó al Centro de Crecimiento Empresarial MacondoLab de la Universidad Simón Bolívar (Barranquilla) como la primera aceleradora de negocios en Colombia y la incluyó en el top 20 de América Latina.

En esta apuesta académica se han invertido cerca de $5.000 millones anuales. Hay un esfuerzo conjunto del sector público y privado: el ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones con su programa Apps.co, el ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Colciencias, la Gobernación del Atlántico, la Alcaldía de Barranquilla y la Cámara de Comercio.

Dos de los emprendimientos de Macondo Lab fueron escogidos por el programa de becas de innovación de la Real Academia de Ingeniería de Reino Unido (LIF) por considerarlos iniciativas de alto impacto global. Se trata de Victa, una boya creada para hacer mediciones en tiempo real del estado de la calidad de agua; y Dragrob, una herramienta tecnológica parecida a un submarino creada para expediciones subacuáticas en aguas de río y mar.

En el listado de medición de innovación de Sapiens Research, entre 180 instituciones del país, la Universidad Simón Bolívar aparece en la primera posición. En el puesto cinco destaca la Universidad del Norte, cuyo centro de emprendimiento, entre 2015 y 2017, ha apoyado 698 ideas de negocios y ha facilitado la creación de 43 empresas.

Entre los emprendimientos de mayor impacto figuran Orgánicos del Caribe S.A.S., empresa que presta servicios de gestión integral de residuos orgánicos mediante un proceso de transformación técnico y amigable con el medio ambiente; y FibraTech que propone una nueva forma de elaborar puertas. En vez de usar madera como materia prima se usa la fibra de vidrio. La propuesta es sinónimo de innovación por la eficiencia y versatilidad de la materia prima.