Hacienda

Economía y regiones 2020


Este es el panorama de la política regional para los próximos cuatro años después de las elecciones del domingo

Deberá posicionar al departamento como un destino de negocios internacional y atender los efectos de la migración venezolana

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

La disputa por el poder de la región santandereana la ganó Mauricio Aguilar Hurtado con 35,52% de los votos (más de 374.000) con un escrutinio de 96,8%, quien en los próximos cuatro años asumirá el reto de sacar adelante la cuarta economía del país.

Con un PIB de $63,3 billones en 2018, el departamento de Santander se sitúa como una de las regiones más prósperas del país. Sin embargo, su nuevo mandatario tendrá que enfrentar algunos problemas como la inseguridad o la inequidad en sus calles, consolidar el sector empresarial para poder aumentar el empleo cualificado y mejorar la competitividad en aras de internacionalizar la economía y posicionar al departamento como un destino de negocios internacional.

Otro de los problemas a resolver es la corrupción. Según Transparencia por Colombia, Santander es el que tiene el mayor número de casos de corrupción reportados entre 2016 y 2018, con 47 de los 327 en total.

LOS CONTRASTES

  • Richard AguilarExgobernador de Santander

    “Se debería trabajar en la pronta delimitación del páramo de Santurbán. Además, se debe evitar que se dé concepto técnico viable sobre la licencia de Minesa”.

Lo que más pesa en la economía santandereana es la manufacturera, el comercio, la administración pública y la construcción. No obstante, lo que está jalonando la locomotora del departamento es la rama de la explotación de minas y canteras, que crece 8,81%, una cifra muy superior al crecimiento de toda la región que fue de 2,2%, por debajo del promedio nacional de 2,6%, dependiente del petróleo.

Otro de los puntos a tener en cuenta será la pobreza, que si bien se ha mantenido a la baja en los últimos años y, según el Dane, Santander es el quinto departamento menos pobre, el porcentaje todavía se sitúa en 12,9%. Hay que tomar en cuenta el fenómeno migratorio de los más de 69.000 venezolanos, de los que 54.000 se concentran en el área metropolitana.