Hacienda

Anuario Ripe 2019


Conozca las economías que tendrán un mejor desempeño este año

sábado, 21 de diciembre de 2019

El FMI proyecta que la economía española crecerá 2% en 2019 mientras que la Ocde apunta a un alza de 2,2%

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

La desaceleración global es un fenómeno que está afectando al grueso de los países en el mundo y las naciones que integran Europa están entre las más vulnerables a estos choques. Esta es la principal causa por la que el Banco Mundial proyectó una reducción del crecimiento de Europa y Asia Central en 2019, quedando en 1,6%, una caída de 1,5 puntos porcentuales en relación con 2018.

España, la quinta economía de Europa, también ha sentido estos efectos, que han generado una disminución en su crecimiento a pesar de que el país se mantiene por encima de la media regional. Al tercer trimestre del año, el PIB español registró un avance de 2%, y estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) calculan que cerrará el año en 2,2% y 2%, respectivamente, desempeños inferiores a los alcanzados en 2018 (2,4%) y 2017 (2,9%).

Pero si este año no pinta muy bien para el país ibérico, el próximo año tampoco. El FMI cree que el PIB español solo crecerá 1,8% en 2020 y la Ocde espera que solamente se expanda 1,6%. Además de las presiones globales y regionales, el lunar en la economía española también son los choques internos, pues los hogares han venido reduciendo su consumo, el principal dinamizador económico.

El Banco de España ha alertado por una tendencia de mayor ahorro y menos gasto desde 2018, mientras que la Comisión Europea redujo sus proyecciones en cuatro puntos en 2019 y 2020 por un bajón en el consumo privado. Este efecto estaría acentuado también por los indicadores laborales, pues al tercer trimestre la tasa de desempleo se ubicó en 13,92%,

Este escenario llama la atención porque el dato de inflación se mantiene en niveles bajos, 0,4% interanual a noviembre de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE) de ese país, lo que se suma a una tasa de intervención de 0% del Banco Central Europeo.

“La inflación es muy baja en toda Europa y en España porque hay una política de contención manifiesta, la intervención del Banco Central Europeo, comprando deuda pública, también tiene efectos sobre los procesos inflacionarios, y en términos generales porque la masa monetaria crece de una forma muy pausada, y eso permite controlar los flujos inflacionistas”, explicó Albert Garrido, periodista y docente de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

LOS CONTRASTES

  • Albert GarridoDocente de la U. Pompeu Fabra

    “Las previsiones de descenso del paro son muy modestas para 2020, y eso también tiene efectos sobre el mercado interior”.

Precisamente, la deuda pública es otro de los inconvenientes que enfrenta España en este momento. El acumulado a septiembre se ubicó en $1,2 billones de euros (US$1,33 millones), con lo cual el nivel de deuda de la administración pública llegó a 98% del PIB español. El Instituto de Estudios Económicos (IEE), uno de los principales centros de pensamiento de España, recomendó reducir la deuda, pero alertó también que una mayor carga tributaria puede generar una reducción en el largo plazo de entre uno y dos puntos en el PIB.

La Ocde publicó el mes pasado un informe, ‘Gobiernos a un vistazo, 2019’, en el que advierte cómo los elevados niveles de deuda pública, especialmente de las economías desarrolladas, ha venido limitando la actuación de los gobiernos. El organismo recomendó al país el cumplimiento a mediano plazo de objetivos fiscales “que garanticen una senda estable y efectiva de reducción del pasivo”, y también aseguró que el alto nivel de deuda, junto a la incertidumbre global, acrecientan el nivel de inseguridad de los ciudadanos, y por tanto, afecta a los sistemas democráticos.

Los factores que frenaron el crecimiento este año

Deuda pública
El alto nivel de endeudamiento de España, que a principios de mes llegó a 97,7% del PIB, es uno de los dolores de cabeza de esta economía. El Instituto de Estudios Económicos (IEE) recomienda reducirla, pero advierte que alza en impuestos podría afectar el PIB.

Poca inversión
Aunque hay una inflación baja, eso no se ha sentido sobre el incremento del consumo, y tampoco ayuda que haya un alto nivel de inversión. Además, el poco espacio de maniobra del Banco Central Europeo, con tasas de interés de 0%, frena la reactivación.

Industria caída
Tanto las estadísticas industriales como el Índice de Gerentes de Compras (PMI), que en noviembre cayó por sexto mes consecutivo y se ubicó en 47,5 puntos, muestran poco dinamismo en el sector manufacturero español.

Menos consumo
De acuerdo con el Banco Central de España, ante la incertidumbre, los hogares españoles han venido aumentando su ahorro y moderando su gasto, situación que repercute directamente sobre el consumo y su capacidad de dinamizar la economía.

Tensión política
La inestabilidad política para formar Gobierno ha tenido efecto en la economía. Según el más reciente informe de perspectivas económicas de la Ocde, “la incertidumbre política genera ambigüedad sobre la futura política fiscal”.