Hacienda

Anuario Ripe 2019


Conozca las economías que tendrán un mejor desempeño este año

2019 fue un mal año para la economía de Paraguay a causa del clima que desencadenó una sequía, para 2020 esperan que las condiciones mejoren

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

Faltando pocos días para que termine 2019, tanto diarios paraguayos como los internacionales reportan que fue un año difícil para la economía de Paraguay. La caída fue sorpresiva para muchos analistas, pues los dos factores que afectaron los indicadores fueron externos. Uno de ellos, y tal vez el más importante, fue el de las condiciones climáticas en ese país desde finales de 2018, lo que condujo a una inminente sequía.

Esto afectó considerablemente al sector agrícola del país guaraní, reconocido como el cuarto mayor exportador de soja en el mundo y donde las actividades agrícolas pesan alrededor del 10% en el PIB. Según el exministro de Hacienda de Paraguay, Cesar Barreto, este país sigue siendo agroganadero, en el que su producción, y comercio exterior dependen de la soja, el bien más afectado durante el año.

El segundo factor externo que afectó la economía fue el del comercio de frontera, pues este depende en gran medida de Argentina, país que vivió un 2019 lleno de incertidumbre política.

Aunque este año la economía tuvo una de las bajas más importantes de los últimos cinco años, organizaciones internacionales como la Cepal, el FMI, y el Banco Mundial coinciden en que el crecimiento de la economía para 2020 será exponencial, incluso, por encima de 3%. El FMI es aún más optimista, proyectando un alza de 4%. Los indicadores señalan que las perspectivas para Paraguay son buenas, pero que esta recuperación dependerá casi exclusivamente de la mejora en el sector primario, esperando también mejores condiciones climáticas para el país.

En esto coincide Manuel Ferreira, exministro de Hacienda de Paraguay, quien aseguró que después de esta desaceleración económica, la recuperación será por parte del sector agrícola, el mismo que afectó la cifra de crecimiento en 2019. “El sector agrícola, sobre todo a nivel de la soja, debería aumentar su producción. La expectativa es que pase a valores del orden de las 10 millones de toneladas”, afirmó el exjefe de la cartera económica.

En la misma línea, Barreto, agregó que la economía se ha venido recuperando desde septiembre, por lo que esperan que el año que viene se continúe con esa recuperación, aunque afirma que “el contexto regional ha sido muy negativo este año, y va a ser relativamente negativo para el año 2020”.

LOS CONTRASTES

  • Manuel FerreiraExministro de Hacieda de Paraguay

    “lo que esperamos es un crecimiento importante en términos de la demanda interna, que ya se empezó a notar desde julio de 2019”.

Según los organismos internacionales, la recuperación en la producción de la soja es estrictamente necesario para la economía, puesto que es el principal producto de exportación de Paraguay, por lo que este año obtuvieron muy poco en la entrada de divisas.

En cuanto a los choques externos, los expertos coinciden en que la incertidumbre política en Argentina, y los bajos niveles de producción de Brasil afectaron el comercio exterior, no solo por cuenta de los bienes que dichos países le dejaron de comprar, sino por la pérdida de lo que llaman turismo de compra, el cual se hacía mayoritariamente por ciudadanos brasileños, quienes encontraban en Paraguay una ventaja comparativa, al tener aranceles más bajos.

Y aunque el Banco Mundial, proyecta un punto porcentual menos que el FMI (3%), también asegura que el crecimiento se deberá principalmente a la recuperación del sector agrícola. Además de un repunte en la industria, esta tesis la respalda Ferreira, quien asegura que la industria cárnica tiene una gran oportunidad este año para crecer y aportarle significativamente al PIB.

Pese a que la economía no ha tenido un buen año, los niveles de inflación no se han visto afectados y tienen una buena tendencia desde 2016.

Los factores que frenaron el crecimiento este año


Clima y agro

La agricultura, una de las principales actividades económicas de Paraguay, se vio golpeada por las largas temporadas de sequía que afectaron la producción. El producto más afectado fue la soja. Productores solo llegaron a 5% de la meta de siembra.

la Sequía hídrica
La sequía en la cuenca del río Paraná implicó una menor generación de electricidad de las binacionales, lo que redujo en un gran porcentaje (16%) la producción total de electricidad. El sector eléctrico cayó de 2,5% en 2018 a -8% en lo que va de este año.

Construcción
Al ser uno de los sectores que más contrata mano de obra, la contracción de este rubro repercute en problemas para la economía. Tan solo en el primer cuatrimestre de 2019, la actividad cayó 30%. También se vio afectada la industria de insumos.

Devaluación
Aunque el guaraní no tuvo una devaluación tan fuerte como la de otras monedas de la región, aproximadamente 8% en lo que va del año, sí se vio impactado por la devaluación de Argentina y Brasil, países de los que depende su comercio exterior.

Choques externos
La economía de Paraguay depende en gran medida del comportamiento de otros países como Argentina, la crisis política que se vive en el vecino país ha hecho que el precio de los commodities más relevantes de las exportaciones se hayan reducido.

Invertirán en la Mejora de la ruta Transchaco
La columna vertebral en materia de infraestructura del país es la ruta Transchaco, pues es el corredor vial que conecta a Paraguay de sur a norte. Los 559 kilómetros que comprende la vía no tienen las condiciones necesarias para generar eficiencia en el comercio exterior, por lo que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones comenzó el proyecto de reestructuración desde este año y planea darla por finalizada en 2022. Se realizará por medio de alianzas público-privadas y tendrá un presupuesto de US$606 millones.

Una nueva superintendencia pensional
El sistema pensional de Paraguay es de beneficios definidos. Según Cesar Barreto, exministro de Hacienda, este solo cubre a 25% de la población, por lo que es necesario una reforma que encamine al actual sistema a cubrir mínimo 75% de la población. Por esta razón, el BID otorgó al país guaraní un crédito por US$20,6 millones que le permita al Ministerio de Hacienda realizar una Superintendencia de Pensiones para que regule y haga el monitoreo las reformas que se van a ir desarrollando durante los próximos 10 años.